Los ‘clasemedieros’


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Allí estamos varios, somos esos. Me gusta el término por despectivo, a veces nos lo merecemos. Contrario a los de clase baja, los clasemedieros tenemos las necesidades básicas y más allá, bien resueltas ¡pero, ni nos damos cuenta! Nos ganan las quejas.

Contrario a los de clase alta, que gozan sus lujos, los clasemedieros los sufren con deudas permanentes.

LEA: 10 ideas para que el salario alcance y nos haga ricos

En alguna definición nos dicen que somos en mayoría profesionales, que disponemos de ingresos medios, que nos permiten vivir bien, satisfacer necesidades y darnos algunos gustos, pero no todos.  

Los que somos “clasemedieros”, –recibimos un salario que casi nunca alcanza–, y sin temor a equivocarme cometemos el mismo error financiero: gastamos más de lo que ganamos.

Nuestra condición de “clasemedieros” nos hace estar bancarizados, ser sujetos de crédito en las tiendas y en los bancos, nos llueven las opciones de “¡Endeudese conmigo!” y eso en secreto nos hace sentirnos “importantes”.

Con el pasar de los años asumimos más deudas, primero la de la tarjeta, la del carro, la de la casa, la refrigeradora, el regalo del día de la madre, luego el adicional a la hipoteca para el cuarto extra… compramos todo a pagos, hacemos apartados.  Acumulamos cosas.

Somos asalariados, pero no nos negamos a los lujos “burgueses” tan a nuestro alcance, porque  tenemos la tarjeta en la punta de los dedos. Podemos vacaciones, vinos y popularizamos las “pandoras”, lo Furla y lo Michael Kors.  Los clasemedieros se ponen uniforme.

El sistema crediticio vive y crece fuerte a punta del 40% de nuestros ingresos, y sin embargo nos consideramos casi pobres, porque la plata nunca alcanza.

CALCULE su endeudamiento: si paga por deudas más del 40% de sus ingresos mensuales está sobreendeudado 

Somos expertos en quejarnos, por los abusos de los otros, las irresponsabilidades de los otros (deberíamos parar el propio abuso contra nosotros mismos y nuestros ingresos). Sin embargo, nosotros los clasemedieros pese a todo sabemos resguardar esperanza, la vida que llevamos nos permite soñar ¡Eso nos hace poderosos! 

Esa gran posibilidad (que no tienen otros) nos permite disfrutar la vida más allá de lo cotidiano, tenemos expectativa de una mejoría económica sistemática y una percepción de que  la educación es imperativa para el desarrollo.

LEA TAMBIÉN: ¿Va a pagar por un colegio privado? Le interesa leer esto

Buscamos para nuestros hijos las mejores escuelas y sembramos semillas para nuestra permanencia en la clase media. Eso es afortunado, deberíamos saber aprovecharlo siendo cada vez más libres de deudas, menos igualados y potenciando nuestro capital de cambio.

img-title-blogs author-image

1+1=3 Gabriela Mayorga

Gabriela Mayorga López es parte del 50% de la población de mujeres de Costa Rica, y del 55% que para este tiempo está en edad laboralmente productiva, ¡que así sea!. Es deudora y paga tasas de interés por una hipoteca y también por una tarjeta de crédito por tanto, es masa. Es parte del 40% de empleados del sector privado, del 27% de los ciudadanos que tienen entre 15 y 49 años, y engrosa las filas de graduados universitarios, que cada año suman cerca de 23.000 nuevos profesionales. Es periodista pero, es más importante decir que ha hecho periodismo (casi siempre) en temas económicos y financieros desde hace un buen rato.

Post por fecha

Junio 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
      1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30