Mi procrastinación que padecemos


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Es culpa del cerebro primitivo, científicamente es el más influyente a la hora de tomar decisiones. Él es el culpable de que ahorrar no nos resulte atractivo hoy. Mañana parece a todas luces ser una buena decisión pero hoy... mejor mañana.

Una capa de neuronas cubre ese nuestro cerebro reptílico, y le agrega emoción, lógica y pensamiento, pero no siempre esta última logra ganar la batalla en el ahora.

Hoy siempre preferimos empezar mañana, procrastinamos... el ahorro, el ver cine de autor, el hacer la tesis, el pagar la deuda o el pedir perdón. A corto plazo el procatisnar genera satisfacción. "¡Ahhhh, la vida que me merezco!". Ese es nuestro primitivo cerebro que mucho sabe de identificar el beneficio inmediato, sabe de bienestar y busca lo que le es concreto, cercano, familiar, amigable y fácilmente reconocible.

Sin embargo, algunas veces el autocontrol se impone. Un día lo hacemos, optamos por banano en lugar de chocolate. Empezamos a ahorrar. ¿Cómo lo logramos para saber cómo repetirlo? resumo algunas técnicas: 

  1. Buscar distracción. Si algo no se puede o no se debe y usted quiere... no preste atención a su deseo distraigase con un juguete (eso hacen los niños inteligentes cuando aprenden a no hacer rabieta). De acuerdo con Walter Mischel, las rutinas más insignificantes de la infancia (como no quejarse antes de la cena, esperar hasta la mañana después de Navidad para abrir los regalos) son ejercicios que nos enseñan a deshacernos de nuestros deseos. 
  2. Si en el corto plazo el cerebro primitivo escoge siempre la satisfacción AHORA, asegúrese que los logros de su neocorteza o cerebro pensante también tengan gratificaciones. 
  3. Diviértase a diario, no solo de vez en cuando. Si no realiza actividades placenteras a diario, se es más propenso a que busque ese placer cuando se encuentre en una situación de estrés. Fijo entonces comprará lo que no debe.
  4. Ser consciente. Tener todos los sentidos puestos en el ahora ayuda a concentrarse y experimentar todo (trabajo, descanso o diversión) con más intensidad y reflexión.
  5. Siéntase cómodo. En la escasez es mucho menos improbable que se logre el dejar de procrastinar. El mismo estudio de Mischel, advierte que los niños de bajos recursos saben poco de posponer el deseo. "Cuando uno crece pobre, uno no tiene la costumbre de hacer esperar las retribuciones". Por tanto, es mejor tener la suéter puesta si hace frío.  

img-title-blogs author-image

1+1=3 Gabriela Mayorga

Gabriela Mayorga López es parte del 50% de la población de mujeres de Costa Rica, y del 55% que para este tiempo está en edad laboralmente productiva, ¡que así sea!. Es deudora y paga tasas de interés por una hipoteca y también por una tarjeta de crédito por tanto, es masa. Es parte del 40% de empleados del sector privado, del 27% de los ciudadanos que tienen entre 15 y 49 años, y engrosa las filas de graduados universitarios, que cada año suman cerca de 23.000 nuevos profesionales. Es periodista pero, es más importante decir que ha hecho periodismo (casi siempre) en temas económicos y financieros desde hace un buen rato.

Post por fecha

Diciembre 2016
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
      1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31