¿Qué les trajo la Navidad a los saloneros?



  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!
  • /opinion/cuadro-proyecto-ley-propina_ELFCHA20130102_0004_5.png
    326x204
    Cuadro sobre proyectos de ley de la propina
    / 02 ENE 2013

index

Como si se tratara de un regalo especial de Navidad, el 24 de diciembre se publicó en el Alcance Digital la Ley No. 9116, LEY PARA PROTEGER EL EMPLEO DE LOS SALONEROS Y MESEROS.

La Ley llegó prácticamente montada en trineo, y no faltó quien la colocara debajo del árbol arrinconando la caja de la pantalla plana o la del iPad nuevo. Yo pensé que el regalito vendría con los Reyes Magos pero se adelantaron los planes, seguramente ellos no quisieron cargar con la responsabilidad.

Vamos paso a paso porque de buenas cenas están las sepulturas llenas.  

¿Para “proteger el empleo”? No sé si es proteger o desproteger, si se trata de un avance o de un retroceso, pero para irnos entendiendo, a partir de ahora la propina y el salario no se sirven en el mismo plato.

En otras palabras, la tesis de que la propina es salario no llegó a comerse las 12 uvas este fin de año.

¿Qué dice esta Ley? pues que el 10% de servicio (propina obligatoria) NO es salario, NO se toma en cuenta para cargas sociales, y NO se debe incluir en el pago de los derechos laborales.

Aquí la unión definitivamente hizo la fuerza. Con la idea de aguar los criterios de la Sala Constitucional y de la Sala Segunda que reconocen la naturaleza salarial del 10% de servicio, se fusionaron en una imponente mezcla de sabor los sectores con interés directo en el tema, incorporando un agridulce “zapotesco” pues Casa Presidencial metió la cuchara.

Tiempo de cocción: 14 días

La Ley No. 9116 tuvo un tiempo de cocción aceleradísimo respecto a lo que nos tienen acostumbrados en Cuesta de Moras, al menos en temas de Derecho del Trabajo.

Así es como yo lo veo. La Sala Constitucional confirmó en agosto pasado (Voto No. 2012-011065) la posición que han mantenido los Magistrados con insistencia (salvo el Dr. Rueda Leal), que la propina sí es salario. Las críticas en torno al fallo encendieron el fuego en el que se cocía el proyecto No. 18.278 (que dio origen a la ley que les comento).

Este proyecto, después de más de un año desde su presentación, pasó a ser ley de la República en tan solo 14 días.

Y es que en tiempo de melones, cortos los sermones.

¿Qué sabor tiene el guiso?

La Ley para proteger el empleo de los saloneros y meseros, reforma los artículos 1 y 4 de la Ley No. 4946 y deja sin efectos los numerales 2 y 3.

Yo me confundo por la utilización de “saloneros y meseros” ¿cuál es la diferencia?. ¿El  salonero atiende un salón y el mesero una mesa?. No. Más bien, de acuerdo con la Real Academia Española, tendría que ser “camareros y meseros” porque la palabra salonero no está registrada.

En todo caso, y en lo que importa, el texto está compuesto por 5 artículos y tiene estos olores:

1. Se eliminó “trabajadores de restaurantes, bares y otros” y se sustituyó por “saloneros y meseros”.

2. Se hace referencia a las sodas, pues anteriormente solo se mencionaban bares, restaurantes y análogos.

3. Con ocasión de su trabajo, el mesero o salonero recibe los siguientes rubros:

  • Salario pagado por el patrono que como mínimo corresponde a la categoría de no calificado.
  • Servicio obligatorio(10%), sin incluir el impuesto de ventas, que corre por cuenta exclusiva del consumidor.
  • Propina voluntaria, que corresponde a una gratificación espontánea pagada también por el consumidor.  

4. Se hace una clara distinción entre servicio 10% y propina, siendo el primero un porcentaje fijo sobre el valor consumido y el segundo un monto adicional voluntario. Ninguno de los dos califica como salario por lo que la idea del “propi-salario” quedó en el congelador. 

El servicio 10% y la propina voluntaria:

  • No se consideran parte del salario
  • No se consideran para el pago de cargas sociales
  • No se consideran para el pago de prestaciones laborales

5. Se modifica el artículo 4 de la Ley 4946 de la siguiente manera:

“Los patronos no deberán participar del beneficio de ese diez por ciento (10%) la propina y, no deberán impedir o interferir transferir en el cobro legal de este la misma, por parte de sus trabajadores ni serán responsables de las obligaciones relativas a ese diez por ciento (10%).  Cualquier suma que por ese concepto deje de percibir el trabajador, por causa imputable a patrono, se  considerará como una deuda de este con aquel”.  Con relación al monto se le aplicarán al patrono las mismas disposiciones y sanciones que el Código de Trabajo establece para todo lo relacionado con el salario.

6. Si el patrono retiene el servicio del 10% será sancionado según el artículo 223 del Código Penal.

7. Expresamente se prohíbe al patrono aplicar deducciones sobre el 10% de servicio para cubrir gastos propios del negocio, o para el cobro, reposición, reparación o mejoramiento de la vajilla o insumos del establecimiento. De hacerlo se aplicarán las sanciones por infracciones a las leyes del trabajo.

8. Las sumas que adeude el patrono por concepto del 10% de servicio deberá pagarlas al trabajador debidamente indexadas (a valor presente) incluyendo además los intereses legales correspondientes.

Cuentas claras, chocolate espeso

¿Qué significa que el servicio 10% y la propina no tengan naturaleza salarial?

  1. Están libres de cargas sociales (ni el 9.17% obrero ni el 26.17% patronal).
  2. No se consideran para el cálculo de los extremos laborales (vacaciones, aguinaldo y prestaciones legales).
  3. No se consideran para el cómputo  de los subsidios por incapacidad o licencias, ni para el eventual pago de una pensión.
  4. No se puede aplicar rebajo por impuesto de renta al salario, embargos o pensiones alimentarias.

Fruta prohibida, más apetecida

Como sabemos, la jurisprudencia constitucional defiende que a la propina (10% de servicio) debe reconocérsele naturaleza salarial, por lo que rechaza la posibilidad de excluir ese monto del pago de las cargas sociales.

En criterio de dicha Sala:  “ la exclusión del derecho a la propina como parte integral del salario y, por ende, para aumentar las contribuciones a los seguros sociales, supone una violación al deber del Estado de desarrollar, progresivamente, el goce y ejercicio de los derechos al salario y a la seguridad social.

De ahí que yo me pregunto, ¿si la Ley No. 9116 presenta roces con el criterio de la Sala Constitucional, se sostendrá esta versión legislativa?.

Y como comer verdura es cordura ¿se habrá acabado  por fin el dilema de la propina y el salario? Ya lo veremos.

Lo que sí es seguro es que el 2013 arrancó obligando a todos los patronos de bares, restaurantes, sodas y análogos a reconocer a sus saloneros por lo menos el salario mínimo de Ley, sin contar lo que reciban por el servicio 10% o las propinas voluntarias.


INCLUYA SU COMENTARIO

img-title-blogs author-image

Catalejo Laboral Paola Gutiérrez

Paola Gutiérrez es abogada y asesora empresarial con más de 13 años de especialización en Derecho del Trabajo. Es máster en Recursos Humanos de la Universidad Pontificia de Comillas en Madrid, España;  máster en Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Universidad Estatal a Distancia en Costa Rica, y tiene una especialización en Derecho del Trabajo y derechos fundamentales de la Fundación General de la Universidad de Salamanca, España. 

Durante su trayectoria profesional ha ocupado puestos gerenciales en Recursos Humanos y actualmente es co-directora de la división Lex Labor del Bufete Lex Counsel. 

Este blog pretende llamar la atención sobre aspectos que podrían estar quedando fuera del radar de observación de ustedes lectores. A través del lente del catalejo es posible “captar de lejos” contingencias laborales, con la posibilidad de realizar cambios estratégicos en el rumbo de las organizaciones empresariales.


Post por fecha

Septiembre 2014
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30