"LEY PARA GARANTIZAR EL INTERÉS SUPERIOR DEL NIÑO, LA NIÑA Y EL ADOLESCENTE EN EL CUIDADO DE LA PERSONA MENOR DE EDAD GRAVEMENTE ENFERMA"

Licencia pagada para el cuido de hijos enfermos

A partir del 12 de julio se reconoce una licencia y un subsidio económico a favor del trabajador que cuide a un menor de edad gravemente enfermo 


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Parto prematuro de gemelos a las 26 semanas de gestación, uno de los niños muere pero su hermano logra resistir aunque para seguir con vida necesita estar junto a su madre permanentemente hasta que cumpla un año. El problema es que ella trabaja y la esperan de vuelta en la oficina al terminar la licencia por maternidad.  

¿Incapacitarse es una opción? No. El Reglamento para el Otorgamiento de Licencias e Incapacidades de la CCSS no permite otorgar incapacidades a padres de niños enfermos.

Si el médico no puede incapacitar a la madre lo que sí puede hacer ahora es darle un dictamen para que reciba una licencia pagada y se quede cuidando a su hijo.

Derecho a ausentarse para cuidar a un menor enfermo. Si bien la ley es reciente, la Sala Constitucional desde el año 2005 ha venido protegiendo el derecho de los padres a contar con permisos pagados para atender a sus hijos con problemas de salud.

La sentencia más reciente sobre el tema tiene fecha de mayo de este año, voto N°7266, y como si anunciara lo que estaba por llegar a los días se publicó la Ley N° 9353 que regula el otorgamiento de licencias para el cuido de hijos en estado crítico. 

La nueva ley sobre el cuidado de Personas Menores de Edad Gravemente Enfermas es lo que yo llamo una ley trepadora porque no se sostiene sola sino que utiliza una ley anterior como soporte para encaramarse. Y es así porque la licencia que aquí comento es un agregado a la norma sobre Pacientes en Fase Terminal vigente desde 1998.

¿En qué casos aplica la licencia?

  • Quien la solicite debe ser un trabajador asalariado, por lo que quedaron excluidos los trabajadores independientes o asegurados voluntarios.
  • El paciente debe ser un menor de edad gravemente enfermo, en riesgo de muerte.  No aplica para resfríos o dolores de muela.
  • El médico debe indicar que el tratamiento del menor depende de la asistencia constante y directa de los padres.
  • La licencia se extenderá por todo el tiempo que se mantenga la condición de salud.
  • El subsidio económico, que no es salario, no lo paga el patrono directamente sino que se financia con recursos públicos a través de Fodesaf, y el monto depende del salario que en promedio gane el trabajador. Si es hasta ¢848.400 colones recibirá el 100% y de ahí en adelante aplican tramos escalonados.

Por esta vía se intentó dar respuesta en parte al drama de tener que trabajar y al mismo tiempo asumir el cuido de un hijo gravemente enfermo, sobretodo en los casos de familias monoparentales.

Ahora bien, después de leer la ley quedan dudas, por ejemplo: ¿la licencia se le otorga a ambos padres simultáneamente o solo a uno de ellos?, ¿qué pasa cuando la condición de salud del hijo sea permanente por lo que el trabajador no pueda volver a la empresa?, ¿qué sucede cuando el tratamiento se aplicará en el extranjero?

Cuando se trata de pacientes en fase terminal, la licencia se otorga cuando la expectativa de vida es menor o igual a seis meses, pero para el cuido de hijos enfermos no hay un plazo que sirva de referencia por lo que cabría interpretar que puede extenderse indefinidamente. La palabra “recuperación” no aparece en el texto de la ley. La Sala Constitucional ha señalado que el permiso en estos casos debe ser “por un tiempo razonable” pero eso no se quedó reflejado así.

Y para cerrar, el último de los artículo de la recién aprobada ley, el número 13, menciona un tercer tipo de licencia a la que bautizaron - con una creatividad envidiable - como “licencia extraordinaria”. Extraordinariamente a la carrera diría yo que se agregó ese artículo, o eso deduzco porque su redacción y verdadero propósito no están nada claros.

¿Para qué sirve esa licencia extraordinaria? Eso está por verse porque puede haber ganancia de pescadores si se utiliza una interpretación revuelta. En principio aplica también para el cuido de un enfermo (tal vez no tan grave) que puede ser mayor de edad hasta los 25 años, y al vencimiento del periodo se prevé que el patrono reconozca permisos adicionales sin goce de sueldo.  

Es imposible pretender que una ley cubra todas las posibles situaciones que puedan presentarse, por lo que el tiempo dirá si el otorgamiento de estas licencias se hace adecuadamente, con responsabilidad y sin abusos, y si los recursos destinados serán suficientes.  

img-title-blogs author-image

Catalejo Laboral Paola Gutiérrez

Paola Gutiérrez es abogada y asesora empresarial con más de 13 años de especialización en Derecho del Trabajo. Es máster en Recursos Humanos de la Universidad Pontificia de Comillas en Madrid, España;  máster en Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Universidad Estatal a Distancia en Costa Rica, y tiene una especialización en Derecho del Trabajo y derechos fundamentales de la Fundación General de la Universidad de Salamanca, España. 

Durante su trayectoria profesional ha ocupado puestos gerenciales en Recursos Humanos y actualmente es co-directora de la división Lex Labor del Bufete Lex Counsel. 

Este blog pretende llamar la atención sobre aspectos que podrían estar quedando fuera del radar de observación de ustedes lectores. A través del lente del catalejo es posible “captar de lejos” contingencias laborales, con la posibilidad de realizar cambios estratégicos en el rumbo de las organizaciones empresariales.


Post por fecha

Octubre 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
            1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31