NO ES CRISIS DE ESTADO

Diez tesis sobre un gobierno en crisis

Causas diversas


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

No estamos ante una crisis política generalizada, una crisis de Estado; pero si nos encontramos ante una seria crisis del Gobierno de la presidenta Chinchilla.

Los factores explicativos son variados y van desde elementos de orden político institucional, estructurales, hasta el propio estilo de gobernar de la Mandataria.

1-Presidencialismo sin mayoría parlamentaria.

Ocho grupos parlamentarios con  múltiples divisiones internas llegan a configurar hasta mas de 15 subdivisiones celulares, generadoras de un tumor legislativo que se interpone cotidianamente en el camino de la Presidenta.

El derrumbe del sistema de partidos, iniciado en 2002 y profundizado en el 2004, ha producido  una profunda fragmentación parlamentaria que paraliza el proceso legislativo. La causa no reside en el reglamento legislativo, sino en la dispersión de las fuerzas políticas, aunque son necesarias reformas a las reglas que rigen el debate en el parlamento.

Una presidencia débil no puede liderar iniciativas para resolver los problemas nacionales, pues encuentra una oposición cerrada, con la que resulta difícil dialogar dada la multiplicidad de interlocutores.

2-Separada de su partido.

La confrontación con el presidente del PLN y el alejamiento necesario  del candidato de su partido, relegan a a la señora presidenta a la soledad del bunker zapoteño.

Sin estos apoyos su labor se torna aun más difícil y no son de esperar, ni reconciliaciones por un lado, ni defensas apasionadas por el otro.

3-Separada de sus mentores.

El temprano divorcio, no sin razones, de los hermanos Arias, dejó huérfana a doña Laura prematuramente. Por otra parte, esto generó un enfrentamiento fuerte con el duo herediano que dividió a la fracción del PLN e hizo aún mas dura la tarea de promover la agenda legislativa  del ejecutivo.

4-Sin bases propias.

Figuerismo, arismo, mongismo conforman fuerzas políticas con cierta autonomia sobre las que estos actores politicos se  apoyaron en su momento. Sin embargo, el chinchillismo es inexistente. Laura Chinchilla emerge de una designación y no de su propia fuerza.

El figuerismo surgió de una Guerra civil y de una transmisión carismática, el arismo de una confrontación con los ayatolas y el mongismo de una lucha con otros liderazgos partidarios.

5-Sin equipo.

La ausencia de bases propias la ha privado de un equipo de alto nivel de asesoría política de su entera confianza, así como de operadores politicos propios en el partido y en la Asamblea Legislativa, obligándola a refugiarse en el seguro regazo familiar.

6-Escándalos y corrupción.

Ninguna acusación ha tocado directamente a la señora Presidenta quien permanence impoluta. Sin embargo, alza en el salario de los diputados, trocha, concesión y avionazo la salpican, restándole credibilidad y legitimidad a su gestión, como se puede constatar repetidamente en las encuestas de diversos medios.

7-Excesivo involucramiento en los conflictos políticos.

La intervención presidencial repetida en los nombramientos de Cuesta de Moras ha expuesto innecesariamente a la  señora Chinchilla a las aguas turbias de la política  partidaria.

La necesidad de alianzas legislativas con los diputados evangélicos la ha alejado de dinámicos sectores medios, en temas como la fertilización in vitro y las uniones civiles de las parejas gays.

El  cómodo papel de jefa de estado, representante de la nación, ha sido dejado de lado por un activo protagonismo como jefa de gobierno que la involucra directamente en el campo de los conflictos,lejos  de la unidad nacional.

8-Falsa confianza en la comunicación.

Cuando los políticos entran en problemas siempre se recurre al fácil expediente de achacarle todo a un problema en la comunicación. Esto es errado.

La buena comunicación solo puede surgir de hechos políticos reales. Si la acción política solo engendra errores no se pueden comunicar éxitos.

La imagen  no se construye a partir de la irrealidad, la imagen solo se puede proyectar a partir de hechos sustantivos y positivos.

Si la Presidenta se monta en un avión cuestionado no se puede presentar esto como una piadosa asistencia a una beatificación en el Vaticano. Los hechos son los hechos, no hay maquillaje mediático que los pueda recrear.

Este punto de partida equivocado ha provocado la partida de una encargada de imagen y de dos ministros de comunicación, el frío no está en las cobijas.

Al Gobierno le ha faltado estrategia política y buena ejecución de sus objetivos.

9-Estilo distante.

Cuando la Presidenta se relaciona directamente con la gente en las actividades sociales muestra buena conexión con el ciudadano. Empero, cuando habla por televisión, lo hace con excesiva formalidad,  el tono de su discurso es distante y casi imperativo, en vez de acercar, aleja.

En la última cadena habló en plural y apuntó errores de otros, cuando podría  haber hablado en singular y pedir disculpas (culpa in vigilando), como lo hizo el mismísmo rey de España con ocasion de sus desastrosa cacería de elefantes en Africa.

No cuesta nada descender de las alturas presidenciales, no se pierde, más bien se gana. Admitir errores y pedir disculpas  sitúa a los gobernantes en el terreno de los simples mortales a los que pretenden representar, la identificación con la lidereza se haría más fácil.

10-Un camino tortuoso.

La ruta final es difícil. En año electoral no puede aspirar a grandes éxitos en la cancha legislativa. Ha llovido mucho sobre el escenario político y el terreno de juego está embarraleado.

Sus  acciones estarán limitadas a realizar un gobierno mínimo en el terreno administrativo y a evitar más escándalos. Menos es más, el gran peligro reside en apostarle a la grandiosidad y al protagonismo.

Ceda el espacio, la señora Presidenta, a los actores politico electorales y evite agudizar la crisis gubernamental que podría transformarse en una crisis política mas seria si  su Gobierno continua en caída libre.

img-title-blogs author-image

Con Tino Constantino Urcuyo

Costarricense.  Abogado y Politólogo. Universidad de Costa Rica 1973.  Doctor en Sociología Política, Universidad de París 1979.  Director, Escuela de Ciencias Políticas, Universidad de Costa Rica (1979-1984).  Director Académico del Centro de Investigación y Adiestramiento Político Administrativo (CIAPA) (2003).  Catedrático de la Universidad de Costa Rica desde 1991.  Diputado a la AsambleaLegislativa (1994-1998).  Richard Greenleaf Distinguished Visiting Professor, Tulane University 2007.  Profesor Visitante, Universidad de Salamanca 2008.  Consultor Internacional para diversos organismos nacionales y extranjeros.

Post por fecha

Diciembre 2016
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
      1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31