Tuitear o no Tuitear: La tragedia en Boston y la ética de la conversación global.

El sentido común en cuando, como y que compartir.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Para todos es ya familiar el fenómeno: En lo que va del 2013 hemos vivido un metorito en Rusia y un nuevo papa en Roma casi como si fueran noticias locales. El poder de amplificación en plataformas como Twitter, Facebook y Youtube unido al fácil acceso a la fotografía y video dentro de una sociedad permanentemente conectada, es innegable, y nada nuevo para la mayoría.

Lo que sí es nuevo y aún territorio prácticamente virgen es la forma de administrar este tsunami de información constante y apabullante.

No todo es negativo, la tragedia en Boston está dando un ejemplo de como la abundancia de material audiovisual independiente y la omnipresencia de los lentes ciudadanos pueden ayudar a las autoridades a investigar y encontrar responsables. (Que diferente habría sido la historia del asesinato de JFK con estos recursos).

Sin embargo, también han salido a relucir los peligros de la amplificación inmediata y los cuidados e imprudencias que se dan durante la conversación "en tiempo real" alrededor de la fogata de la web.

Oportunismo y descaro

Dos cuentas aparentemente legítimas (@HopeForBoston y @--BostonMarathon) se activaron luego de la tragedia. Una solicitaba "Retweets por Respeto" sobre la foto de una niña corriendo (en el maratón de Boston no corren niños y la imagen era tomada de otra organización) y la otra, usando el hashtag #PrayForBoston ofrecía un dolar por cada retweet. Esta última recibió (antes de ser suspendida por Twitter) más de 50,000 retweets.

No se sabe con seguridad cuál era el objetivo de estas cuentas (además de ganar seguidores), pero el hecho que se crearan y recibieran tanta atención nos pinta un paisaje de la facilidad con que un engaño también es amplificado y absorbido por la multitud digital.

Kardashian, Kawasaki y el problema de programar los Tweets

Poco después de las explosiones de Boston, Kim Kardashian (una de esas celebridades famosas por las razones más cuestionables) publicó en Twitter un breve y apropiado mensaje de condolencia... pero apenas media hora después promocionaba por el mismo medio una aparación televisiva de su madre. La reacción de la gente no fue positiva ante lo que parecía claramente una falta de tacto. Probablemente la responsabilidad directa de la imprudencia radique en que los administradores de la imagen de la señora Kardashian olvidaron "apagar" las actualizaciones automáticas, pero... ¿no debería ser un tema que deberían tener muy en cuenta?

Y sí poner una Kardashian como ejemplo cae en culpar a la frivolidad (o las pocas neuronas), también Guy Kawasaki (autor, conferencista, empresario y ex evangelista de tecnología de Apple con más de un millón doscientes seguidores en Twitter) fue criticado por continuar sus actualizaciones de tecnología, interés general y promoción personal de forma cotidiana luego de las explosiones; incluso agregando luego de las críticas el comentario sarcástico: "me encanta como personas con menos de 1,500 seguidores me están diciendo como tuitear..."

Jalando para nuestro saco

Al final del día la realidad es que la prudencia, la sensibilidad, el decoro, el sentido común y las reglas de comunicación básicas no cambian con los medios digitales. Sin embargo, los grandes aportes de los nuevos medios (mayor alcance, mayor velocidad y mayor Interacción) sobre los tradicionales nos obligan a estar mucho mejor preparados, más atentos y sí, mucho más sensibles a los tópicos de una conversación cada vez más globalmente local.

Nos quedan aún unos años para acostumbrarnos a esta nueva realidad, el punto está en aprender para no repetir estos errores. Después de todo no hay que ser Kardashian ni Kawasaki para ser los próximos en la picota. Basta con tener una cuenta de Twitter, un página de Facebook... o un blog en El Financiero.

img-title-blogs author-image

Ctrl+D Rogelio Umaña

Rogelio Umaña estudió violín y piano para convertirse en publicista. Ha sido Director Creativo, Director de Planificación Estratégica y Director Creativo Interactivo para diversas marcas locales y regionales. Es Licenciado en Ciencias de la Comunicación y Publicidad, profesor universitario y frecuente conferencista en temas de estrategia digital y creatividad interactiva. Actualmente se desempeña consultor independiente de estrategia y comunicación digital y también como catedrático de la ULACIT y de Clandestina Hub Creativo. Es un geek auto confeso, apasionado de los medios digitales, adicto a la información… y a la Coca-Light.

Post por fecha

Diciembre 2016
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
      1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31