Isabel dos Santos posee una cuestionada fortuna de $3.300 millones en un país donde dos tercios de la población subsiste con menos de $2 al día

Por: José David Guevara Muñoz 6 julio
¿Sabe usted cuál de estas tres mujeres angoleñas es Isabel dos Santos?
¿Sabe usted cuál de estas tres mujeres angoleñas es Isabel dos Santos?

Planteo una pregunta similar a la del texto de la foto que ilustra este blog: ¿Sabe usted cuál de las tres mujeres de esa imagen es la angoleña Isabel dos Santos?

Sí, me refiero a esas señoras que caminan a pleno Sol con chancletas de hule sobre un terreno desértico y, como si fuera poco, llevan una carga sobre sus cabezas.

Le doy una pista: Isabel dos Santos posee, según la revista Forbes, una fortuna de $3.300 millones, lo que la convierte en la primera multimillonaria del continente africano.

Así ocurre en un país donde dos tercios de la población subsiste con menos de $2 al día. Obviamente, dos Santos no forma parte de ese club de la miseria; por lo tanto, tampoco forma parte de la fotografía adjunta.

Claro, ella es la primogénita del dictador (yo prefiero llamarlo así en vez del "Presidente" con que lo identifica Google) José Eduardo dos Santos, quien ostenta el poder absoluto de Angola desde 1979 (38 años), pues es además el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de esa nación situada al sur de África (FAA) y presidente del Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA).

Isabel, ingeniera de profesión, posee negocios en los sectores de telecomunicaciones, alimentación, diamantes, banca, cemento, joyería de lujo y petróleo. No obstante, muchos ponen en tela de duda su verdadera capacidad para los negocios debido a la extensa sombra de corrupción que se cierne sobre el gobierno de su padre.

El de dos Santos es reconocido como uno de los regímenes políticos africanos más corruptos, ya que en cuanto se apoderó de las riendas de la nación empezó a hacerse rico y amasar una fortuna para su familia aprovechándose de la enorme cantidad de sectores económicos que fueron privatizados y del alza en los precios internacionales del petróleo. No conforme con eso también se apoderó de varias compañías e industrias.

Dicho de otra manera, este déspota exprimió gran parte del jugo de los miles de millones de dólares que comenzaron a llover sobre Angola una vez que concluyó la guerra civil que se prolongó desde 1975 al 2002 (27 años), a lo cual hay que sumar 13 años previos de guerra de liberación contra Portugal.

No solo eso. Asimismo, le permitió a los "parientes en la cocina" —como se le llama en esa nación a los políticamente conectados— la oportunidad de enriquecerse.

¿Quiere saber más de la situación actual del país de la primera mujer multimillonaria de África? Lo invito a leer el reportaje "El corrupto 'auge' de la reconstrucción de Angola" que publicaremos este sábado 8 de julio en las ediciones en papel y digital de El Financiero. Le aseguro que vale la pena darle un vistazo a ese otro lado del planeta.