Por: José David Guevara Muñoz 3 mayo, 2013
Obama en la revista Time, visto por Hillary Clinton.
Obama en la revista Time, visto por Hillary Clinton.

En Costa Rica, como en todo el mundo, tenemos un amplio menú de políticos. Hay de todo sobre la mesa: Inteligentes, oportunistas, trabajadores, populistas, visionarios, demagogos, flexibles, mezquinos, generosos, envidiosos, honrados, corruptos, maduros, exhibicionistas, serios, cínicos, estudiosos, fariseos, valientes, ignorantes, atinados, ególatras, generadores de ideas, desconocidos, consecuentes, al mejor postor, realistas, descarados, optimistas, ingenuos, intelectuales, expertos en poses, soñadores, predecibles, con criterio propio, aduladores, ejemplares, habladores, educados, títeres, pachucos, verdaderos oradores, elegantes, irresponsables, prudentes, ocurrentes, negociadores, sin pena ni gloria, honestos, inquisidores, con sentido del humor, impulsivos, creativos, inútiles, humildes, amargados, transparentes, firmes, venenosos, ordenados, abusivos, solidarios, vulgares, perseverantes, engolosinados con el poder, ingeniosos, mentirosos, sacrificados, calculadores, íntegros, paga favores, abiertos a diversas posiciones, dinosaurios, realmente interesados en el país...

Mas me pregunto si los costarricenses contamos también, en esa carta de platos sabrosos y amargos, con políticos verdaderamente influyentes.

Resumiendo las definiciones que aporta el Diccionario de la Real Academia Española, una persona influyente es alguien con "poder, valimiento, autoridad, gracia e inspiración" para con otras personas en aras de intervenir en la obtención de ventajas y beneficios.

La edición de Time del 29 de abril al 6 de mayo del 2013 me llevó a reflexionar sobre este tema, debido a que publica un reportaje especial sobre las 100 personas mas influyentes en el mundo, de acuerdo con esta revista estadounidense. Entre otras, se menciona al Papa Francisco, Steven Spielberg, la feminista Sheryl Sandberg, el basquetbolista Lebron James, el actor Daniel Day-Lewis, Michelle Obama y el presidente estadounidense Barack Obama, precisamente de visita en Costa Rica.

Se puede estar a favor o en contra de la visión, las acciones y los proyectos de Barack Obama, pero no se puede negar que es mucho más que un simple político: un político influyente con "poder, valimiento, autoridad, gracia e inspiración" para con otras personas en aras de intervenir en la obtención de ventajas y beneficios.

Repito mi pregunta: ¿Contamos los costarricenses hoy día con políticos verdaderamente influyentes o solo con políticos?