SEGURO DE RIESGOS DEL TRABAJO Y SEGURO DE ACCIDENTES

¡El riesgo de una cornada!

Reglas de cómo funciona la atención de accidentes y cobro de prestaciones médicas.


  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

Como corolario de las fiestas de fin de año y de este “verano toreado”, el espectáculo de los “toros a la tica” es también un espectáculo tras bambalinas y me refiero en el plano de los gastos médicos que realiza la Caja, siendo un riesgo excluido que no asume la seguridad social.

Dentro del planteamiento que vamos a realizar, debemos decir que estas son las entidades directamente involucradas en este esquema indemnizatorio:

  • Municipalidades
  • Instituto Nacional de Seguros (INS)
  • Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS)

¿Quién interviene con qué y hasta cuánto?

MUNICIPALIDADES. El Gobierno emitió el Decreto 34489-S-MSP-G DEL 23/01/2008 en la  La Gaceta 85 – Lunes 05 de mayo del 2008 por el cual se emite unas reformas al  “Reglamento a las Actividades Taurinas” que regulan los permisos y requisitos para explotar esta actividad.

Dentro del reglamento, es muy claro que la autorización que pueda dar la Municipalidad donde se desarrollará la actividad, deberá exigir previamente la contratación de la cobertura de un seguro.

“Para obtener la autorización correspondiente, el presidente de la Comisión de Festejos Populares, el Organismo o persona encargado de la realización de corridas de toros, deberá aportar a la Municipalidad del cantón correspondiente, los siguientes requisitos:

“…

“f.   Póliza contra riesgos de la actividad de montadores y toreros, sean éstos improvisados o profesionales, extendida por el Instituto Nacional de Seguros, que garantice la cobertura total de los gastos de atención médica sanitaria y rehabilitación que reciban estos en los establecimientos de salud y afines de la Caja Costarricense de Seguro Social, o de otra prestación de servicios médicos.”

Está muy claro que, sin póliza de seguro, no hay autorización para realizar la actividad, por lo que se generan graves responsabilidades por parte de la Municipalidad si no se revisa previamente este requisito.

Vale decir que, mantener en las redacciones de los decretos la participación del Instituto Nacional de Seguros es un resabio que debería leerse hoy día como “entidades aseguradoras autorizadas”, máxime que está abierto el mercado en todas sus líneas, incluyendo la habilitación para comercializar seguros de riesgos del trabajo.


INS . La entidad aseguradora podría entrar actuando con 2 tipos de seguros, según el tipo de torero improvisado que se trate:

1. Seguro obligatorio de Riesgos del Trabajo (SRT).

2. Seguro voluntario (obligatorio por decreto) de Accidentes (SVA).

En el caso del SRT, aplica cuando se trata de toreros contratados (empleados) para que participen de las corridas, imagino son aquellos profesionales que le dan mayor espectáculo al evento.  Pues estos toreros profesionales deberían estar asegurados bajo la cobertura de un seguro de riesgos del trabajo. 

¿Qué implicaciones tiene esto en la discusión?

Que la atención médica que se realice, sea por el INS o por la CCSS, deberá ser asumida por el INS a través de la cobertura de Riesgos del Trabajo.

Si no se emitió un seguro de riesgos del trabajo para estas personas contratadas como empleados, entonces igualmente lo asume el INS (sea que lo atienda directamente o que lo atienda la CCSS y luego le traslade las facturas) y luego le cobra al patrono por dichas facturas.  Por aquí existirán implicaciones legales por la responsabilidad de las Municipalidades en no valorar la emisión de este seguro como pre-requisito para la autorización.


En caso de ser toreros improvisados que entran gratis o pagando para participar en el redondel, deberá operar un seguro voluntario de accidentes, bajo el cual, el INS deberá cubrir hasta donde alcance el límite de responsabilidad (monto asegurado) de la cobertura.  En exceso, lo asumirá la persona o la organización de la “fiesta taurina”.

El problema central sobre los seguros voluntarios es la determinación del monto asegurado mínimo exigible para un evento, por ahora es indeterminado y afecta a la CCSS.

CCSS . Como deber de atención, sí lo hará, pero este tipo de evento o riesgo que atiende es un “ riesgo excluido” (invito a leer el blog: ¡La Caja y los riesgos excluidos!), por lo que no es cubierto y, por lo tanto, deberá ser pagado por el propio lesionado.

CONCLUSIÓN

Podemos resumir que:

  • Todos son atendidos generalmente por la CCSS pero es un riesgo que no es cubierto por la seguridad social.
  • Sean empleados o no, el decreto obliga a mantener un seguro que cubra dicho evento, sea voluntario (para toreros no-empleados) u obligatorio (riesgos del trabajo para empleados-toreros).
  • En todo caso, la facturación deberá ser asumida por el INS, en el voluntario hasta donde alcance y en el obligatorio deberá asumir la totalidad.  El exceso en el voluntario no es asumido (lo paga el afectado) y; la no emisión del seguro obligatorio permite al INS asumir y luego re-cobrar contra el patrono.
  • Finalmente, el Decreto en teoría está bien, pero en la práctica no logra su cometido cuando señala expresamente que la cobertura del seguro: “…garantice la cobertura total de los gastos…”; entonces: ¿Quién determina la garantía de cobertura?, ¿Cómo se puede establecer un mínimo? Las Municipalidades no comprenden qué es máximo o mínimo, aceptan cualquier tipo de monto asegurado ínfimo que no sirve para nada.


La institución llamada a establecer este parámetro de gastos es la CCSS porque es quien siempre le tocará atender inmediatamente a los toreros corneados; una vez establecido el monto mínimo bajo estudios actuariales, si no se cumple, no hay permiso municipal.

«« « Anterior 1 | 2 | | | »»

INCLUYA SU COMENTARIO

img-title-blogs author-image

Mercado Seguro Said Breedy

Said Breedy, abogado costarricense experto en Derecho de Seguros, graduado por la Universidad Escuela Libre de Derecho y con un posgrado en Derecho de Seguros por la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia.

Es asesor legal en la industria aseguradora con más de 15 años de experiencia en el sector.

Autor del libro "El Contrato de Seguro: Principios Generales, Derecho Comparado, Legislación Costarricense".

Invitado por la Universidad de Costa Rica para impartir el curso “Derecho de Seguros”; invitado también por el Colegio de Abogados y Abogadas de Costa Rica para impartir el curso “Nueva Ley Reguladora del Contrato de Seguros”; ha sido profesor en ULACIT para impartir cursos de seguros. Conferencista en foros nacionales e internacionales en materia de seguros. Ha escrito numerosos ensayos y artículos para revistas nacionales e internacionales relacionados con este mismo tema. Miembro fundador de la Asociación Costarricense del Derecho de Seguros y las Fianzas (ACODES) capítulo Costa Rica de la Asociación Internacional de Derecho de Seguros (AIDA).

Post por fecha

Septiembre 2014
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30