La segunda fila al poder: Mendoza gana Presidencia en Asamblea ante políticos devaluados


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La victoria del diputado liberacionista Luis Fernando Mendoza en la Presidencia de la Asamblea Legislativa representó un viraje con respecto a los candidatos que lucharon por el puesto y el pulso del poder en las esferas gubernamentales, pero evidenció que se refuerzan tendencias que se estaban presentando en los últimos años, particularmente el ascenso a las primeras líneas de la lucha política de dirigentes de bajo perfil. Los dirigentes experimentados, los pesos pesados, deben ceder los sitios de comandancia a figuras que no han sido protagonistas.

La debacle del político profesional. Para los aspirantes Luis Gerardo Villanueva y Víctor Emilio Granados, que durante meses realizaron movimientos para volver a ocupar la Presidencia (Villanueva la ocupó en la Primera Legislatura, Granados en la Tercera), fue una dura derrota que se terminó de concretar en la víspera de las elecciones. Sin embargo, es más significativa la derrota de sus padrinos, porque Villanueva fue arropado por el candidato presidencial Johnny Araya, y Granados por la Casa Presidencial, que deseaba mantener la estabilidad. Al final, los principales focos del poder oficialista tuvieron que ceder y buscar una solución de emergencia, lo que evidencia su devaluación.

El ascenso al poder del asesor. Mendoza no ha ocupado muchos cargos relevantes, fue asesor político de 1994 al 2010. Es decir, asesoró durante cuatro administraciones, lo que le da conocimiento en aspectos de técnica, pero ha tenido poca experiencia en la trinchera política directa, en el barro: solo fue subjefe de fracción en la Primer Legislatura. Así, se trata del tercer ex asesor en presidir el Primer Poder: lo había hecho Juan Carlos Mendoza en la Segunda Legislatura, y el propio Granados en la Tercera. De nuevo, la apuesta cada vez se asienta más en quien conoce los vericuetos de la técnica, antes que en la negociación política propiamente dicha.

Mendoza fue presentado como "un buen compañero". Habría que cuestionarse si en el entorno actual, con una lucha electoral que toca la puerta y con una Asamblea fracturada, es suficiente esta condición o si se requería de una experiencia mayor. Mendoza es un dirigente que viene de Guanacaste, y según el archivo legislativa, ha participado en la redacción de 35 proyectos, pero solo tres en forma individual: una tarifa de impuestos municipales para Abangares, una autorización para que el Estado donara un terreno a la municipalidad de Cañas, y la creación de un fondo para los toreros improvisados. Es evidente el tono regional de su mira, por lo que ahora que debe actuar en las primeras ligas, a nivel nacional, enfrenta un reto inédito.

Mendoza ha sido un buen soldado del PLN. La gran pregunta es si podrá ser un buen general, ahora que lo mandan a esta nueva posición, cuando las líneas de Gobierno y oposición se están resquebrajando tanto.

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Septiembre 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
        1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30