Los ineludibles contrastes que deja la visita del presidente chino Xi Jinping a Costa Rica


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En el balance de la visita del presidente chino Xi Jinping a Costa Rica, entre la cooperación que dejó el mandatario asiático y la posibilidad de estrechar relaciones comerciales y diplomáticas,tiene aristas positivas. Indudablemente, fue un acto de pragmatismo de Óscar Arias en el 2007 reconocer a China y buscar estrechar relaciones con el que Napoleón llamó el gigante dormido, que luce como el más despierto en el siglo XXI.

Sin embargo, no basta con mirar en el corto plazo el efecto de esta visita, limitándose a los multimillonarios acuerdos que superan, en conjunto, los $2.000 millones. Sobre la mesa quedan contrastes notables que no se pueden obviar y que es conveniente repasar, solo para dimensionar esta visita y ver más allá del protocolo, relaciones comerciales y chequera.

La imagen de los gigantes. Tan cercanas y tan dispares, la visita de Barack Obama, presidente de Estados Unidos, tan reciente, hace inevitables las comparaciones. Mientras la gira de Obama se caracterizó por un carácter simbólico y temas de largo plazo que requieren madurarse, como las energías limpias, el viaje de Xi Jinping estuvo marcado por concretar proyectos específicos, como los $900 millones para ampliar la refinería, y los $400 millones para la ruta de Río Frío a Limón. Energía limpia, pero condicionada a un futuro incierto; petróleo y chequera a la vista. Claro ejemplo del liderazgo de un Estados Unidos que no se recupera de la crisis, frente a una China que se lanza agresivamente a amarrar alianzas (la refinería conjunta y el condicionamiento para elegir una empresa china en la construcción de la ruta al Caribe no son una coincidencia; son un estilo).

¿Importan los derechos humanos? Por más que se quiera disimular, China no logra sacudirse las críticas por un deficiente respeto a los derechos humanos. Dado que Costa Rica ha querido jugar un papel protagónico en la defensa de estos principios en foros latinoamericanos y mundiales, presentarse como aliado de Beiging no deja de ser una situación contradictoria. Además, el estechar relaciones pasa por que Costa Rica sea aliado de China para que incursione en áreas como Centroamérica, donde somos su punta de lanza, o que la apoyemos para ingresar al CELAC. ¿Puede Costa Rica ser un aliado estratégico y obviar el tema de los derechos humanos?

¿Cuál futuro de Internet se debe impulsar?  El enfrentamiento entre Occidente y Rusia y China, que abogan por la censura y el control, una reedición de la guerra fría, pero en la web, como ya se indicó en EF. Por cierto, la tibia posición de Costa Rica en este ámbito, a pesar de ser un país con una tradición de apoyar las libertades, llama la atención.

El enorme desbalance comercial. El comercio con China se ha disparado, pero de forma cada vez más desbalanceada. Las exportaciones a China del 2002 al 2012 crecieron un 873%, pero en ese lapso las importaciones del gigante asiático aumentaron 1.080%.  Y es una tendencia que se agudiza: desde el 2007, cuando Costa Rica restableció las relaciones con Pekín, las exportaciones se redujeron en un 60%, mientras las importaciones aumentaron un 88%. Así, hoy se exportan $331 millones a China (2,9% de las exportaciones totales) mientras se importan $1.440 millones (8,1% de las importaciones totales de Costa Rica). Y del saldo comercial negativo del país, el intercambio en rojo con China pasó de representar un 4,6% en el 2002 a un 17% en el 2012.

De Taiwán a China, la diplomacia de los regalos. Finalmente, aunque sea incómodo, no debe olvidarse que las relaciones de Costa Rica con China, primero Taiwán y luego China Popular, han estado salpicadas por donaciones y asistencia económica. De 1998 al 2001, Taiwán fue la principal fuente de cooperación no reembolsable, con 65,8%, muy por encima del 34,8% de Estados Unidos. ¿Debemos olvidar el Puente de la Amistad, regalado en su totalidad por Taiwán, con un costo de $27 millones. Hoy, tras seis años de relaciones diplomáticas con China, la asistencia de Pekín se ha vuelto la más importante para Costa Rica, desplazando de nuevo a Estados Unidos. Por cierto, cuando el presidente Abel Pacheco fue a agradecer a los taiwaneses el Puente La Amistad, en el 2003, también agradeció un crédito de $15 millones para la carretera Naranjo-San Carlos. Pero aclaró que no iba de pedigueño, sino de agradecido. Empero... ¿no se ve en todo esto una tendencia?

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Octubre 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
            1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31