Credibilidad del Gobierno se va en moto


  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

Estamos claros: el Gobierno necesita apagar los posibles focos de incendio, y no tiene el suficiente músculo para entrar a pulsos de resistencia con muchos sectores, a esta altura del período presidencial. Aun asi, no hay excusas para enviar de paseo la cada vez mas reducida credibilidad en las señales que se mandaron durante el manejo de las protestas de los motociclistas.

Si la declaración de entrada es: podemos negociar, pero pase lo que pase, no es posible rebajar el marchamo a los motociclistas, no hay justificación para que al final se acuerde una rebaja a ese marchamo. Puede alegarse que se requerirá una ley, o matizarse con que la reducción será en el futuro, pero entonces el discurso debió ser diferente: no se negociará mientras haya bloqueos (que se utilizó, pero que quedó en segundo lugar por la contundencia del primer alegato), o lo que sea, pero nunca decir que es imposible, algo que al final se concede. Mala estrategia, o deficiente comunicación.

Esto hipoteca la poca credibilidad del Gobierno. En caso de diferencias con otros grupos de presión en el futuro, cuando diga que algo no es posible, aunque sea evidente, simplemente no le van a creer. O van a sentir que no están presionando lo suficiente.

Asi, de fondo queda el mensaje de que la administración concede peticiones, cuando es presionada lo suficiente. A pesar de que la marcha de los motociclistas tuvo incidentes en los que se agredieron a personas que no tenían nada que ver con el asunto (estamos claros, no fueron todos, pero fue en el marco de una protesta organizada y ejecutada por motociclistas), eso no impidió que al final obtuvieran algo en la mesa de negociación. De nuevo, el mensaje subyacente es: si quiere algo, pídalo, exígalo, no importa si hay excesos. Luego puede bajar el tono, que ya en Zapote están deseando salir del problema como sea, y le darán algo.

El balance es preocupante. Aclaro que no estoy calificando si la petición de los motociclistas era justa o no, si el gobierno debió resolver en esa dirección (en cuyo caso, es discutible que no hayan actuado antes). Lo que comento es la forma en que se manejó, algo aderezado además con errores en el cálculo del marchamo en Hacienda para los vehículos: la gran imagen sugiere que simplemente en el Gobierno no se le da la atención debida a estos temas. Y el mensaje que queda, al final, es que cuando en Zapote dicen no, quieren decir tal vez, y cuando se les presiona, dicen si. Apenas para que la credibilidad de Zapote se vaya a pasear en moto.

INCLUYA SU COMENTARIO

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Agosto 2014
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
        1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31