Y Dios no habló. El PAC empieza a rezar


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Aunque para muchos hubo señales en el cielo y en la tierra, el fundador del Partido Acción Ciudadana Ottón Solís se mantuvo fiel a su palabra y no se inscribió para ser candidato presidencial de su agrupación.

Seguidores del PAC intentaron convencerle de que reconsiderara su renuncia a la postulación, a pesar de que había sido contundente en indicar que solo se lanzaría por cuarta vez si Dios le hablaba. Empero, en la historia de Costa Rica se registraban casos de políticos que negaron la posibilidad de aspirar por el sillón presidencial y luego reconsideraron, entre los que destaca el caso de Ricardo Jiménez, el Brujo del Irazú.

Además, el bajo perfil en las encuestas de los dirigentes que se interesaron en buscar la candidatura presidencial del PAC parecía dar vida a esta opción, que más que la búsqueda del poder empezaba a semejar el rescate del PAC. Sin embargo, la posibilidad de un cambio de posición del fundador del PAC se esfumó cuando expiró el plazo para inscribir candidaturas en el PAC.

No hubo milagro para que Ottón Solís cambiara su posición, por lo que el PAC deberá empezar a rezar, y mucho. Será su primera campaña electoral sin su fundador, que se convirtió en el único rostro de un PAC que desafiaba la política tradicional y alzaba una bandera ética de manera bastante ortodoxa, que le valió el retiro de un grupo de legisladores en su primera bancada legislativa. Ahora, cuatro aspiran a relevar a Solís como nuevo rostro del partido rojiamarillo, pero no han demostrado músculo en encuestas y mediciones: Epsy Campbell, la más conocida, apenas registró 4% de apoyo en la encuesta de Unimer en marzo, mientras que Luis Guillermo Solís, el exdiputado Ronald Solís y el diputado Juan Carlos Mendoza han tenido problemas para salir siquiera del margen de error. Esto hace que la victoria en febrero del 2014 sea difícil, pero puede tener repercusiones adicionales.

La amenaza del poco arrastre. El PAC, como la mayoría de los partidos políticos en Costa Rica, parece depender de la votación presidencial para impulsar la votación legislativa. En sus tres campañas, el voto presidencial superó al legislativo: en el 2002 fueron 66 mil sufragios, en el 2006 fueron 237 mil y en el 2010 fueron 144 mil. En total, el voto por Cuesta de Moras representó un 83% del total de votos por Zapote en el 2002, lo que permitió obtener 17 curules, mientras descendió a un 63% en el 2006, pero permitió colocar 19 curules porque el voto presidencial había crecido mucho; sin embargo, la votación presidencial bajó en el 2010, y el  69% de ese caudal apenas alcanzó para 11 diputaciones. Un nuevo descenso en la votación presidencial podría ser catastrófico para la elección de diputados rojiamarillos.

La amenaza de la identidad. Durante las anteriores contiendas, la promesa y oferta del PAC estuvo clara, asociada directamente con Ottón Solís. Eso cambia ahora, lo que podría dejar al partido en un limbo en esta materia. Un nuevo rostro puede refrescar la oferta electoral, pero también significa una apuesta elevada, particularmente si la opinión pública no sabe qué puede esperar en gran medida del candidato presidencial designado, o si no el  llega a encarnar o identificarse con las aspiraciones que permitieron el nacimiento del PAC.

La amenaza de la sobrevivencia. Lo más severo para el PAC podría ser la sensación de que se está diluyendo. El propio Alberto Cañas, uno de los fundadores del partido, declaró que podríamos estar ante el atardecer del PAC. ¿Excesivo? El perfil del voto del PAC ha sido más emocional que ideológico, en las urnas obtienen más votos que los porcentajes de personas que se sienten y se identifican como PAC, que está quedando en margenes por debajo del 6%, según la encuesta de Unimer en marzo. Si no logran un empuje emocional importante, el partido podría quedarse en niveles bajos. Y mucho cuidado, que la historia política costarricense muestra que agrupaciones que surgieron en medio de una gran reacción emotiva, como el Partido Reformista de Jorge Volio, o el Partido Civil de Rafael Yglesias, languidecieron cuando su líder dejó de estar al frente. El PAC podría salir más fuerte y maduro de este proceso, pero atención, que también está poniendo mucho en juego.

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Octubre 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
            1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31