Ingobernabilidad vs. Tijeras: reacción rápida a los Notables


  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

Las recomendaciones del Informe de los Notables dan material para tratar varios puntos, más allá del aspecto de la dificultad para la actual administración de Laura Chinchilla, que los convocó, de tener la oportunidad de concretarlas, como comentamos en otro post. Sin embargo, una primera reacción tras repasar los 97 consejos que este grupo realizó, remite a enfrentar los problemas de gobernabilidad con las tijeras en la mano.

Por supuesto que no se trata de una receta que resume este ejercicio, sino de recapitular algunas de las acciones importantes. Ante los debates legislativos que se extienden en forma indefinida, los notables aconsejan tres medidas afiladas: recortar los minutos para el uso de la palabra en las discusiones generales, eliminar las mociones de forma en los debates en el Plenario, y la posibilidad de que el Poder Ejecutivo tenga tres proyectos que se votarían con plazo fijo (tres meses) en sesiones extraordinarias y las fracciones, uno de su interés en cada legislatura, también con el plazo de tres meses.

A su vez, la reforma propuesta incluye una fuerte poda al quórum legislativo, ya que se recomienda que sea necesario solo al iniciar la sesión y en votaciones; no para las deliberaciones habituales. Con esto, es evidente que se pretende minimizar los intentos de ruptura de quórum, como mecanismo para presionar o detener los debates.

Ante los problemas de la Contraloría, la tijera se dirigirá a las acciones para el control previo, que desaparecerían para dejar las acciones de control posterior. Además, se deberán revisar y uniformar los procedimientos de la contratación administrativa, y se deben eliminar las funciones atípícas de la Contraloría, muchas creadas por ley, para que se pueda concentar en su labor fundamental.

En el caso de la Sala Constitucional, malla en la que se enredaron y quedaron proyectos fiscales de los últimos gobiernos, las recomendaciones apuntan a recortar las acciones de consulta facultativa (eliminandola o aumentando los requisitos que demandará), podarle las acciones de amparo y Hábeas Corpus para que sus magistrados se concentren en temas de constitucionalidad, aunque esto implicaría, por otra parte, crear Tribunales especializados en esta materia.

Especial atención merece la recomendación de que los diputados puedan afilar sus hachas y provocar la caída de ministros con el voto de censura, pero que a la vez, da al Ejecutivo la posibilidad de contraatacar con igual filo y disolver el Parlamento, convocando a elecciones anticipadas. Veo difícil que se logre concretar este singular equilibrio.

Por supuesto que hay mucho mas que tijeras. Por ejemplo, la creación del Consejo Económico y Social, el fortalecimiento del Ministro de la Presidencia, así como el aumento de los diputados y la carrera parlamentaria (que fue lo que generó más ruido desde la presentación del borrador), son ejemplos de medidas en los que no es el filo del recorte lo que procurará resolver los enredados hilos en los que se atoran las decisiones del país.

Cabe preguntarse si ante el paso del sistema bipartidista al multipartidista, son los recortes lo que ayudará a aceitar la institucionalidad. Como algunos han abusado de las herramientas y los recursos, como la legitimidad y la confianza se han desgastado, ¿la solución es la tijera? ¿Puede haber otras soluciones, otros caminos para recuperar la confianza, para recuperar el debate y la negociación? No pretendo descalificar los insumos de los notables, ni el debate posterior, sino llamar la atención sobre aspectos que pueden estar deteriorando el ejercicio político, y que si no se reconstruyen o si no se generan instrumentos para esas realidades, dificultarán todo el esfuerzo general. Por lo pronto, como ya mencioné, hay algunas de las recomendaciones que me gustan mucho (eliminar mociones de fondo en discusiones del Plenario, varias reformas al reglamento legislativo), otros no tanto (remoción de ministros con voto de censura) y algunas no me gustan nada (eliminar consultas facultativas a Sala IV). Pero de nuevo, lo importante en todo este esfuerzo es que estos asuntos estén sobre el tapete. Es una discusión que vale la pena, para procurar acuerdos. Y ustedes, ¿cómo han sentido este ejercicio?

INCLUYA SU COMENTARIO

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Septiembre 2014
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30