Oposición debe descifrar el dilema del “voto prestado”


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Faltan dos añospara las elecciones del 2014. Es mucho tiempo, porque las condiciones pueden variar de un año para otro,pero también es un período limitado, ya que un proyecto político no se construye de la noche a la mañana. De hecho, la oposición podría enredarse en sus mecates si no logra empezar a descifrar, desde ahora, el dilema del voto prestado.

En política, vale tanto el voto por un candidato, como el voto contra un candidato. A veces los electores no tienen una gran simpatía o confianza en un partido o dirigente, pero lo que buscan es evitar la victoria de otro aspirante que perciben como inconveniente.

Esto permite que un partido que no tiene muchos seguidores pueda captar votos, al percibirse como la alternativa. Fue lo que permitió explicar que Rodrigo Carazo, en 1978, lograra la victoria con la coalición Unidad, a pesar de que en la elección anterior apenas registró un 2%. En cambio, el Partido Unificación Nacional, que fue el contendiente en 1974, se disipó cuatro años después. ¿Que ocurrió? los electores que no comulgaban con el PLN consideraron que la Unidad era la opción, a pesar de que en las elecciones primarias la coalición solo atrajo un puñado de seguidores.

Por eso es importante analizar el tema del voto prestado. En las pasadas elecciones del 2002, 2006 y 2010, el caudal electoral del PAC en las urnas superaba por más de 10 puntos la simpatía partidaria registrada en las encuestas. No es descabellado suponer que se trató de votos prestados, es decir, de electores que buscaban una alternativa al PLN y al PUSC, pero sin identificarse como seguidores de la divisa rojiamarilla.

Siento que el entorno para el 2014 se planteará, para la oposición, muy similar al de 1978. Quienes quieran una alternativa al PLN buscarán la figura más viable. Que no haya candidato puede ser poco relevante: candidaturas como las de José Joaquín Trejos en 1966 no se construyeron con base en una trayectoria política anterior, o la de Abel Pacheco en el 2002 no existía un año antes de arrasar en las primarias del PUSC. Es un asunto de crear una alternativa atractiva para el elector disconforme.

Para ello, la oposición debe entender la dinámica del voto prestado. El PAC por si solo puede ganar una elección, pero solo si logra mantenerse atractivo para los votos prestados. Una coalición puede ser una opción, pero debe empezar a viabilizarse. Otros partidos podrían dar una sorpresa, si logran empezar a resolver una ecuación con un factor clave: todos los potenciales candidatos del PLN tienen niveles de rechazo por encima del 50%, según la última encuesta de Unimer publicada por La Nación.

Empero, la oposición puede canibalizarse y dejar todo en bandeja de plata para el PLN, que a su vez debe resolver problemas internos. En una publicación posterior comentaremos el caso del PLN, que es muy diferente por los niveles que tiene de identificación, y por tener dos períodos consecutivos en el poder.

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Diciembre 2016
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
      1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31