PLN busca el voto tradicional; PAC trata de sintonizar el del futuro


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Al tratar de diseccionar la esencia del voto recibido por el PLN y el PAC en la primera ronda, es posible encontrar interesantes tendencias que dicen mucho del respaldo que están recibiendo los partidos y, en consecuencia, de su imagen. En esto El Financiero ha tenido una posición de vanguardia, con trabajos como los artículos de Mónica Cordero sobre cómo el PAC rentabilizó más el apoyo en Internet, y de Alejandro Fernández y Camila Salazar, sobre la relación entre educación e ingreso con la votación cantonal del PAC y el PLN.

La trinchera del PLN: Estos artículos muestran que el voto liberacionista se atrincheró en la zona rural, en regiones con menos acceso a educación superior y con menos conexiones a Internet. Son los cantones donde el voto verde tuvo tendencia a predominar. Esto sugiere que la tradición es el elemento que motiva el voto y en ello saca ventaja el PLN.

Adicionalmente, el PLN logra mejores resultados en cantones con mayores niveles de pobreza. Esto podría leerse de dos formas: o las ofertas del PLN de un bono alimentario dejó réditos electorales, o se trata de un electorado que tiende a identificarse más con el PLN, y por ello, la campaña liberacionista solo estaba apuntando a su blanco.

El problema: es un respaldo que se diluye en forma constante. A nivel nacional, el porcentaje de padrón electoral que obtiene el PLN, se hundió de un promedio de casi 40% en diez elecciones de 1958 a 1994, a 25% en las ultimas cinco, de 1998 al 2014. Es decir, perdió la mitad de su base de apoyo. Y conforme mejoren los niveles de educación e información, el PLN podría tener problemas para mantener un respaldo que está en picada. No se trata solo de esta elección. Más allá del resultado del primer domingo de abril, el PLN sufrió en febrero su peor momento histórico electoral.

La conexión del PAC: El voto rojiamarillo obuvo más apoyo en zona urbana, en los cantones con más acceso a educación superior y más conexiones a Internet. Esto sugiere que formación e información son elementos con mayor desarrollo en las regiones donde el PAC tendió a obtener mejores resultados.

El problema: es un apoyo tremendamente crítico y resbaladizo, difícil de mantener, mas dispuesto a castigar si no se cumplen sus expectativas, que son altas. Esto podría explicar la resistencia a dar una adhesión formal a PAC. La participación en convenciones rojiamarillas, de gente que se identifica como voto PAC, son bajísimas en comparación con el voto recibido en la elección nacional, con menos de un año de diferencia. En el 2009, la convención del PAC solo tuvo una participación del 0,8% del padrón nacional, y en el 2013 un 0,7%. Muy lejos de los porcentajes de 17,5% y 20,4%, respectivamente, recibidos en las urnas nacionales. Esto se explicaría con lo que puede llamarse el voto prestado: el PAC recibe hacia el final el respaldo de votantes, que son más voto razonado y de protesta que voto de afiliación.

Ante este panorama, tiene sentido la estrategia de los aspirantes para la segunda ronda. Por un lado, Johnny Araya, del PLN, ha apostado por buscar un voto más conservador, con raíces en el pasado. Sus intentos de llevar el debate hacia temas como el aborto y el matrimonio, y reuniones con obispos y representantes de iglesias evangélicas revelan que está buscando ese voto tradicional, más anclado en el pasado, coqueteando de manera indirecta con los sectores conservadores del PUSC, con la campaña del Movimiento Libertario y los votantes de los partidos protestantes.

Por otro lado, Luis Guillermo Solís mantiene la estrategia en redes sociales que habría contribuido a posicionarlo como aspirante al poder, buscando sintonizar con un electorado inquieto. Utiliza la web como megáfono para sus posiciones, para conectarse con el electorado, aunque pareciera haber pasado también a una posición defensiva en varios aspectos, en las reuniones con sectores empresariales y la presentación de un casi-gabinete. Pero mantiene su apuesta por posiciones menos tradicionales, desechando las prácticas de una campaña tradicional de masas, para tratar de mantener una oferta que apunta a un voto más razonado, que de fidelidad.

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Octubre 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
            1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31