Solís vs. Solís: el pulso que puede relanzar o hundir al PAC


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Pareciera que el Partido Acción Ciudadana (PAC) está destinado a ser convocado por el apellido Solís. En sus tres primeras campañas, su candidato presidencial fue su fundador Ottón Solís; y ahora irá a su cuarto proceso con la candidatura del exsecretario general del PLN, Luis Guillermo Solís. Casi no pareciera casualidad que el escudo de este apellido, de antiguo linaje y que se remonta a Andalucía, suele mostrar un sol rojo sobre un fondo amarillo: los tonos distintivos del partido. Así que alrededor de esta divisa se genera el pulso que deberá delimitar la identidad del partido.

Es un pulso de Solís contra Solís. El candidato presidencial debe lidiar con la influencia del fundador. Si lo deja de lado, tiene escasas posibilidades de reclamar con legitimidad la condición de heredero del liderazgo rojiamarillo, y aspirar a recibir el legado de votos que en las tres pasadas campañas le permitieron al PAC pasar de sorpresa, a segunda fuerza electoral.  Si trata de acercarse demasiado e incluso absorberlo, podría dejar la impresión de que no tiene condiciones propias de líder y así no lograr los apoyos que Ottón recibió, o algo que podría ser también muy negativo: clonar los recelos, críticas y reclamos que al final obligaron a Ottón a declinar su nombre.

Ottón Solís, por su parte, dejó claro que respeta el veredicto de las urnas rojiamarillas y las decisiones de su sucesor: "Aun si opta por la ratificación de los preocupantes cambios que se han hecho en el PAC, recibiré con tranquilidad y paz interna su decisión", expresó en el artículo titulado significativamente "Terminó la transición". Pero este es un Ottón Solís que durante este proceso externó numerosas veces la inquietud por que se recupere la esencia del PAC. Su PAC. El que le valió enarbolar la bandera de la ética y el descontento contra los partidos tradicionales, pero también le valió fuertes críticas de sectores que lo consideraron inflexible y ortodoxo, incluso dentro del propio PAC.

En medio de este proceso, se ha barajado la posibilidad de que Ottón Solís encabece la papeleta legislativa del PAC. El propio fundador indica que es algo que depende del candidato presidencial, por lo que no cierra la puerta. Tampoco la cierra Luis Guillermo Solís. Sin embargo, lo que pretende ser una forma de obtener votos para la fracción y borrar las impresiones de tres bancadas en las que se han presentado divisiones, también puede ser un tiro por la culata. El tema es complicado, porque precisamente el principal problema de Luis Guillermo Solís es la proyección de su imagen a nivel nacional, darse a conocer y presentarse como presidenciable. La posibilidad de que la figura del otro Solís lo eclipse, podría ser un factor que le complique presentarse como el nuevo rostro del PAC, como el líder rojiamarillo. Una apuesta delicada: trabajo en equipo, o liderazgos que se majan la cola.

Así que este reacomodo del apellido Solís dentro del PAC es estratégico y crucial para la identidad del partido. Puede relanzarlo y renovarlo, si logra fusionar la aspiración del ottonismo de desafiar al poder tradicional, con un nuevo liderazgo que pueda dar un paso adicional: mostrarse más flexible, sin perder la esencia del reclamo ético. Pero puede ser un ancla para el partido, si no logra una transición fluida, si los liderazgos chocan entre sí, si los grupos que siguen a cada uno de estos dirigentes no logran un acuerdo de principios (que por primera vez, ya no depede solo del candidato presidencial; ya debe ser una ideología compartida), o si el peso del fundador termina por ahogar al candidato presidencial.

En suma, podríamos estar ante el paso del PAC de un partido con un tono personalista, que recibe adhesiones de otras fuerzas pero al final depende del líder, a un partido político. Sin embargo, en este proceso hay dos situaciones delicadas: el mantenimiento de la cohesión interna, cómo se logran acomodar liderazgos y corrientes, y el más importante, cómo lo percibe la opinión pública, los electores. De momento, el PAC va a ese examen con la presión de encuestas empinadas, que lo ponen contra la pared, y solo tienen cinco meses para tratar de revertirlas.

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Agosto 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31