Vía a Limón: MOPT se empecina en la ruta de los cuentos chinos


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Las señales en el camino están para prevenir a quienes recorran esos trayectos sobre posibles peligros. Eventuales derrumbes, recorridos riesgosos, condiciones precarias. Es prudente observarlas para evitar posibles desgracias. En el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) deberían saberlo, y observar las advertencias que hay alrededor de la posibilidad de un préstamo para que una empresa china reforme la ruta 32 a Limón.

Es inaudita la conducción sin frenos que parecieran querer emprender las autoridades del MOPT para este trayecto. Según informaron los colegas de Monumental, el ministro Pedro Castro declaró que no enviarán el contrato a la Contraloría para su revisión. Aseguran que no se requiere y que además, en el MOPT se ha hecho un "análisis exhaustivo" del contrato.

¿Tan mala memoria tiene Castro que ya olvidó los incidentes con la concesión de la ruta a San Ramón, donde la falta de confianza en el proceso que el MOPT garantizaba y avalaba, obligó a la Presidenta a poner marcha atrás y tener que buscar una recesión del contrato? ¿Olvidó los cuestionamientos de la Contraloría en el informe DFOE-IFR-08-2013 por la concesión de la ruta a Caldera, en donde indicaron, textualmente que "existen debilidades en la capacidad de gestión de la Administración y falta de fiscalización oportuna del contrato por parte del Consejo Nacional de Concesiones"? ¿Olvida la falta de pericia del MOPT evidenciada en una platina que alcanzará la cifra inaudita de $16 millones de colones? ¿No es mejor buscar un control externo, aunque no fuera necesario, antes que pretender correr con esta nueva concesión?

¿O en el Gobierno mantienen el gusto por los contratos chinos? ¿Se olvidó Castro del contrato "blindado" que Recope manejaba para otro préstamo con la empresa china CNPC, que las autoridades de Recope presentaron el 17 de junio del 2013 como transparente, con dudas totalmente esclarecidas, y solo tres días después, la Contraloría se lo trajo abajo? No fue cuento, las advertencias de los opositores evidenciaron que lo que se había hecho "con diligencia" en realidad ni siquiera cumplía con la ley. Toda la defensa, todo el aval que Zapote puso sobre la mesa, no se sostenía. Cuentos chinos.

En dirección contraria. Por si fuera poco, hay otras señales que supuestamente deberían tranquilizar a los ciudadanos, pero que en realidad van en la dirección contraria. Podemos citar dos. En la defensa de este proceso ante cuestionamientos del diputado Manrique Oviedo del PAC, el viceministro José Chacón Laurito aseguró que se tenía un contrato blindado (un término muy similar al que se usó con la refinería china) y que se iba a constituir una unidad ejecutora, apoyada por una firma fiscalizadora internacional, con la participación del TEC y Lanamme. Curiosamente, el 23 de octubre del 2013 se divulgó que la Contraloría emitió un informe en el que se criticó que el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) pasa por alto los informes de Lanamme. Y ante un proyecto de ley para hacer vinculantes los criterios de Lanamme, el principal opositor ha sido... por supuesto, el MOPT. Y el intento de recurrir al prestigio de universidades estatales para "cubrir" con su prestigio posibles dudas, también fue una carta que se jugó con la refinería china.

El segundo elemento de manejo en contravía. La Cámara Costarricense de la Construcción también salió al paso del MOPT para desmentir que ellos hubieran avalado este proceso, como lo habría indicado el viceministro Chacón. Todo lo contrario, la Cámara alegó que se opuso vehementemente al proceso y cuestionó el precio estimado de $465 millones, afirmando que según otra estimación realizada por una empresa contratada por el BID, el precio debería ser de $377 millones. También externaron inquietudes por aspectos que se regirían por la ley china y no la costarricense, modificando desde aspectos migratorios y ambientales hasta de expropiación para favorecer a la contratista CHEC. Si ya se hizo un análisis exhaustivo, entonces es menos justificado que se llame, como testigo de la defensa, a una entidad que acusa en forma vigorosa.

Se puede alegar que la obra es importante, pero las señales en la ruta de los incidentes anteriores obligarían a ir con prudencia. Un gobierno que ya perdió toda se credibilidad, que puso las manos en el fuego por procesos que luego se cayeron como castillos de arena por aspectos legales, no debe empecinarse en seguir la misma ruta. Aun es tiempo de tomar un desvío y evitar recorrer sin freno el camino que ya llevó a colisiones. El gobierno tiene suficientes temas inconclusos (ni siquiera ha terminado el embrollo que se gestó en la concesión de San Ramón; ni siquiera ha recibido las obras por la concesión de la ruta a Caldera), para insistir, cuando va de salida, en acelerar por un camino sinuoso.

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Octubre 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
            1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31