Legado de la breve candidatura del doctor Hernández: diagnosticar el cáncer del PUSC


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El PUSC buscó al doctor Rodolfo Hernández para tratar de recuperar su salud política, y en su lugar, recibió un diagnóstico de tumores internos dentro del partido. No solo se complica el futuro rojiazul de cara a las elecciones del 2014, sino que debe ponerse de nuevo sobre la mesa el tema de si este partido realmente tiene futuro.

Las autoridades del partido, y expresamente el expresidente Rafael Ángel Calderón, habían apostado por la posibilidad de que la candidatura del doctor Hernández permitiera revivir al partido, que pasó de cinco campañas en las que se consolidó como segunda fuerza nacional de 1986 al 2002, con al menos un 40% del electorado y tres victorias presidenciales, a despeñarse a dos elecciones (2006 y 2010) en las que solo logró arañar poco más de un 3% de los votos.

Pero el tiro salió por la culata. El prestigio del doctor, como Director del Hospital de Niños, permitió que el partido se posicionara en la segunda posición de las encuestas, pero la falta de experiencia en política, precisamente lo que se enarbolaba como su activo (el outsider, un nuevo José Joaquín Trejos que venía con las manos limpias) jugó en su contra. En su carta de renuncia, Hernández alegó que la motivación salió de viaje, ante el panorama que encontró. Seguramente, los enrevesados tejidos de la política le resultaron muy diferentes de los del cuerpo humano.

Sin embargo, la carta de renuncia hizo algo más. Doctor al fin, Hernández quiso presentar el diagnóstico de lo que encontró. "Decepción es lo que siento cuando me entero de que políticos de mi propio partido andan de pueblo en pueblo pidiendo que no voten por mí; frustración es lo que siento cuando candidatos a diputado, una vez elegidos, se niegan a trabajar junto a mí bajo el argumento de que lo único que importa para ellos es llegar a Cuesta de Moras, aunque al partido se lo lleve el diablo. Y rabia es lo que siento cuando sé que mis detractores le informan al candidato oficial que harán lo posible para que yo no gane las elecciones".

En suma, el doctor muestra un PUSC con células que se dividen sin control e invaden otros tejidos. El PUSC no solo enfrenta la enfermedad de una falta de confianza del electorado, sino que tiene un profundo cáncer interno. Dirigencia sin confianza en que el partido gane, con agendas solapadas, haciendo el juego al oficialismo que dicen combatir.

Entonces, ya no se trata solo de un PUSC que quería ofrecer la imagen de ser sólido y renovado, de haberse levantado de sus cenizas. Es el PUSC que tuvo problemas con las renuncias en su Tribunal Interno de Elecciones en plena convención, que vió al candidato ganador pedir un salario, que enfrentó la verguenza de que le enrostraran las deudas con la CCSS, el gran logro de su caudillo histórico Rafael Ángel Calderon; un PUSC que incrédulo mostró el espectáculo del comando de estrategia renunciaba en la víspera del arranque oficial de la campaña, y que el propio candidato se austentaba de esa actividad, así como de los debates.

Es el mismo PUSC que ahora ve renunciar al candidato al que apostaban todo para la carrera electoral, justo cuando sonaba el pistolazo de salida. Y que ese candidato, promocionado en los últimos cinco meses como su principal esperanza para recuperar la confianza en el partido, denuncia que en el partido han intentado chantajearlo, que hay candidatos a diputados que solo quieren llegar a la Asamblea y que algunos de sus integrantes andan pidiendo el voto para Johnny Araya. No es precisamente una imagen para recuperar la fe en la agrupación.

Ahora el PUSC debe resolver el problema de la candidatura. Algunos piden que el doctor considere, pero sería una receta cuestionable que regrese quien se ha pronunciado asi del partido y prácticamente lo desahució. ¿Rodolfo Piza? Tiene la ventaja de haber participado en la convención interna, pero fue ampliamente derrotado (solo obtuvo un 23% de los votos); lo que dificulta que sea representativo para la militancia socialcristiana, o, al menos, una opción que sea referencia de victoria en las filas rojiazules.

Empero, el tema de la candidatura es coyuntural. De fondo, está la sobrevivencia de un partido que ve a su dirigencia retratada de la peor forma posible (Caínes que están matando a los Abeles), que ha visto a su base partir a buscar diferentes aleros: al Movimiento Libertario, al PAC, al CSD, al abstencionismo... y según lo que dice Hernández, directamente a las filas del PLN. Es un PUSC que solo vive de las sombras de su pasado y que ahora deberá ver si, tras la breve candidatura del doctor, el cáncer diagnosticado por el médico tras su breve candidatura, es benigno o maligno.

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Agosto 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31