Una campaña con un ojo en la carrera electoral y el otro en el Ministerio Público


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En vísperas del inicio de la contienda electoral del 2014, se nos presenta una situación inédita en Costa Rica: los cuatro partidos que en la pasada elección representaron el 97% de los votos para la elección presidencia enfrentan todos el desafío de las acusaciones que el Ministerio Público realiza.

Así, el PLN, el PAC y el Movimiento Libertario enfrentan procesos por el manejo de las finanzas electorales en la pasada campaña, mientras el PUSC ve como el expresidente Miguel Ángel Rodríguez, quien recién se había librado de la sentencia por el caso de Alcatel, vuelve a enfrentar una acusación, esta vez por el tema de comisiones de reaseguros, que parecía archivado.

Esto obligaría a los cuatro partidos a realizar una singular campaña, con un ojo en la carrera por la silla presidencial y las diputaciones, y el otro en los avances y las repercusiones de las acusaciones que la Fiscalía está realizando, lo que podría tener efectos directos, aunque impredecibles, sobre las urnas. De momento, basta considerar que el abstencionismo se presenta elevado, una condición que suele presentarse al inicio del proceso, pero puede revertirse conforme avanza la contienda, y candidatos y partidos logran ganarse la confianza de los electores. Confianza que podría ser más dura de obtenter con el tufo de las acusaciones en la puerta, pero que tendría diferentes formas de concretarse en cada agrupación.

El caso del PLN. Enfrenta la posibilidad de que se le tenga que levantar la inmunidad a tres diputados por posibles violaciones a las donaciones que recibió el PLN en la pasada campaña: Oscar Alfaro (contratos para alquiler de vehículos, cuestionados), y Alicia Fournier y Antonio Calderón (recibir donación de edificio del Balcón Verde de sociedad). Ya en el pasado salió airoso de un caso que pintaba mal, también por donaciones irregulares que en abril del 2013 fueron sobreseidas, porque la ley no indicaba castigo para las infracciones. Y también durante la campaña del 2002 tuvieron que enfrentar denuncias por contribuciones irregulares y estructuras paralelas. En suma, el PLN puede ser golpeado por el tema, por ser reincidente, y ser el partido con mayor organización y estructuras: eso dificulta el control y puede ponerlo en el banquillo como poco interesado en la transparencia.

El caso del PAC. Enfrenta una investigación de su extesorero Minor Sterling y un asistente, por el cobro de contratos de servicios especiales a personas que trabajaron ad honorem en la pasada campaña, por ¢425 millones. Dada la bandera de la ética que el PAC ha enarbolado en sus campañas, y que en la presente quiere reivindicar, un proceso en su contra representa un duro golpe, que se multiplicaría en forma significativa en caso de una acusación, y ni se diga una condena. El PAC ha insistido en la transparencia y en la austeridad, por lo que las investigaciones del Ministerio Público son, de momento, la principal amenaza que se vislumbra para la campaña rojiamarilla. Sin duda es la agrupación que más puede perder en este tema, en caso de un revés en estrados judiciales.

El caso del Libertario. Fue el partido con el que empezaron a generarse el grupo de casos que actualmente indaga la Fiscalía, y enfrenta una denuncia por capacitaciones ficticias por ¢240 millones, en la que se vinculó al vicepresidente libertario, Ronaldo Alfaro. Ya fue presentada la acusación el 5 de agosto de este año, y eso ha puesto al partido a la defensiva. Debe recordarse que, aunque en menor grado que el PAC, el Libertario convirtió el ataque a la corrupción en un tema de su campaña (Donde hay permiso, hay chorizo). Dadas las profundas divisiones que enfrenta el partido, las investigaciones no solo amenazan su credibilidad, sino su cohesión.

El caso del PUSC. Estuvo en denuncias de donaciones ilegales durante la campaña de Abel Pacheco, de las que logró salir librado. En la actualidad, sin embargo, no fue parte de las acusaciones del Ministerio Público por manejo de finanzas de campaña, aunque la acusación contra el expresidente Miguel Ángel Rodríguez por el tema de reaseguros revive el fantasma de los procesos contra los expresidentes, que fueron protagonistas en la caída del PUSC, de un 40-50% de la votación, a niveles de 4%, y que motivaron que en noviembre del 2004 el partido declarara que los árcangeles, los expresidentes Rafael Ángel Calderón y Miguel Ángel Rodríguez eran suspendidos como militantes, un acto que el partiedo anuló en mayo del 2007. Rodríguez ya había logrado que se eliminara la sentencia del caso de Alcatel en diciembre, por lo que el PUSC parecía superar estos procesos, que ahora reviven con este nuevo anuncio de la Fiscalía. Falta ver si este caso puede afectar la recuperación que el PUSC mostraba en las encuestas.

En síntesis, un panorama judicializado. Ya en el pasado, algunos partidos han tenido que enfrentar las secuelas de procesos en los Tribunales, pero esta concentración de agrupaciones y de investigaciones en proceso es inédita. Podría convertirse en uno de los elementos que termine por incidir en un electorado escéptico. ¿Se anularán los efectos por estar tantos partidos involucrados?¿Aumentarán el abstencionismo?¿Se convertirán en plataforma, dependiendo del desenlace? Las sentencias todavía están por venir.

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Agosto 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31