Los desafíos de Zarela Villanueva ante una Corte dividida


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

"La institución debe aprender a renovarse". Las palabras son de Zarela Villanueva, la nueva presidenta de la Corte Suprema de Justicia, cuando era candidata al puesto. Suenan a una sentencia, en el contexto actual de la Corte.

Se trata de un Poder que cumplirá 186 años el próximo 1 de octubre, y se presenta lleno de anclas y lastres. Lo más grave es que, según denuncia del magistrado Rolando Vega, los propios jueces se resisten a mejorar los servicios y a ser evaluados, al explicar la resistencia dentro de ese poder para ser parte del Sistema de Gestión Integral de Calidad.

Es un poder bastante conservador, que según el recuento de Villanueva, mostró desconcierto para elegir a su nuevo jerarca porque ha tenido poca experiencia en ello: en los últimos 22 años, solo había enfrentado dos sustituciones: Edgar Cervantes en 1990 y Luis Paulino Mora en 1999.

Villanueva tiene varios retos complicados. El primero es mostrar un liderazgo sólido, algo que de entrada se complica por la forma de su elección: enfrenta la división interna de la Corte, que se evidenció en las votaciones de la semana pasada. Se mostraron tres grupos, uno afín a Villanueva, otro a José Manuel Arroyo y el tercero que votó en forma insistente en blanco, hasta que esta semana apareció la tercer candidatura de Magda Pereira. Entonces desapareció la mayoría de los votos en blanco, que en cantidad similar se sumaron a Pereira, mientras que los votos de Arroyo pasaron a engrosar a Villanueva. No hubo consenso, sino reacomodo táctico en una Corte dividida.

El cambio, en el estrado. Representar el cambio será una gran prueba para Villanueva. Ella fue parte del grupo que se opuso a Edgar Cervantes en 1999, por considerar que se concentraba el poder y se requería un nuevo aire. Ahora, ella deberá representarlo, con mucho más vigor del que tuvo el propio Mora. Tiene la ventaja de que un grupo de magistrados considera que es necesario impulsar esta visión, pero a su vez ella ha sido parte del sistema por muchos años, por lo que deberá demostrar que eliminar su herrumbre tradicional y aceitarlo.

El eterno problema de la mora judicial. Entre las áreas de conflicto, está reducir la mora judicial, algo en lo que hubo coincidencia unánime durante el debate por la silla presidencial de la Corte. Hay un aumento en las funciones de jueces y tribunales, lo que está generando una creciente presión sobre el funcionamiento del sistema, pero los aumentos de presupuesto y funcionarios no parecen llevar la velocidad que los casos demandan: el presupuesto destinado a la Justicia aumentó de 0,8% del PIB a un 1,2%, de 2007 a 2011. En ese período, los casos entrados pasaron de 13.657 a 15.499, mientras los casos terminados por jueces de primera instancia bajaron de 685 a 655, y en segunda instancia de 247 a 160.

¿Condenados a la desconfianza?. Esto en el marco de una creciente desconfianza hacia los tribunales, antaño el depósito de la confianza institucional del país. Según las cifras de Latinobarómetro, la cantidad de personas que tienen poca confianza en el Poder Judicial pasó de 22% en 1998, a 35% en el 2010.

La transparencia debe presentar pruebas. Y está el reto de la transparencia y la rendición de cuentas, en un Poder que enfrentó el aumento de las quejas en los Tribunales de Inspección de un 35% del 2007 al 2011. Además, hay que enfrentar el tema de la opinión pública: con casos de un magistrado que enfrentó una denuncia de violación, de un juez acusado de contratar sicarios para asesinar a otro juez, de un Ministerio Público que ve caer sus casos estrellas por problemas en la investigación, hay mucho por hacer.

Finalmente, la negociación. Mora tuvo experiencia política, ya que fue ministro. En el actual entorno de disputa de poderes y necesidad de lograr consensos al interniro del Poder Judicial, Villanueva deberá mostrar un manejo político que en el pasado no había requerido. Este será, acaso, su gran prueba.

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Diciembre 2016
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
      1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31