Los sobrevivientes del Gabinete


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

La lectura de quienes permanecen en un equipo de gobierno nos permite sacar conclusiones de cómo está resultado el desempeño de esa administración y sugiere cuáles son sus prioridades. Esto aunque la estabilidad de una gestión no se mide por la cantidad de cambios, socollones o reacomodos. En un período siempre es necesario realizar ajustes, y a veces más bien la negativa de realizar una variante es señal de poca cintura política, porque no quiere realizar relevos inevitables.

Asi que el balance de los reacomodos del gabinete requieren de un repaso de otros elementos. Es lo pertinente tras el último remezón en el Gabinete de Chinchilla, en el que abandonaron el barco Sandra Piszk (Trabajo) e Irene Campos (Vivienda), mientras se sumaron al Concejo de Gobierno a Olman Segura, Guido Monge, Pedro Odio (Transportes, tras una espera larga) y Maureen Clarke (INAMU). Se van dos funcionarias que arrancaron y llegan cuatro nuevos integrantes, es una silenciosa reestructuración.

Ahora, de los 21 ministros que iniciaron el período presidencial de Laura Chinchilla, solo siete permanecen en su puesto original; es decir, un 33%. Los sobrevivientes del Gabinete son Leonardo Garnier (Educación), Mayi Antillón (Economía), Anabelle González (Comercio Exterior), Gloria Abraham (Agricultura), Fernando Marín (Bienestar Social), Juan Marín (Descentralización) y Manuel Obregón (Cultura). Casos particulares son los de René Castro, que empezó en Cancillería pero fue reacomodado en Ambiente, Energía y Telecomunicaciones, y Carlos Ricardo Benavides, que inició en Turismo y fue trasladado a Presidencia.

Dos de los sobrevivientes, Fernando y Juan Marín, corresponden a dos de las tres carteras que Chinchilla creó al llegar a Zapote. Sin embargo, aunque se han mantenido, no han logrado dar señales de consistencia. Fernando Marín debía coordinar el sector social, particularmente la red de cuido, una de las promesas básicas de Chinchilla. A la fecha, ni siquiera se ha planteado la redefinición legal de la rectoría del sector social, como lo exige la Contraloría desde hace años, y la red de cuido no se percibe como proyecto estrella. A su vez, Juan Marín tampoco ha logrado que avance la reforma legal para trasladar a las municipalidades potestades y recursos de la administración central. Si a esto sumamos los tres ministros que han pasado por Deporte, la tercer cartera nacida en esta administración, el balance es magro para los ministerios debutantes.

Otros dos sobrevivientes han enfrentado fuertes tormentas de sus sectores, como son Garnier en Educación y de Abraham en Agricultura. Garnier también tuvo que sostenerse fuerte de su silla ante los reclamos de la oposición, que pedían su cabeza luego del escándalo que terminó por derribar a Fernando Herrero de Hacienda, con su recomendación al exministro y su esposa: es un doble sobreviviente. Por su parte, Abraham ha logrado capear los reclamos agrícolas que recalcan la carencia de políticas de largo plazo.

Así, de la alineación original de Chinchilla, solo Obregón en Cultura, González en Comercio Exterior y Antillón en Economía han logrado mantenerse en sus carteras con estabilidad, si bien enfrentan reclamos de algunos sectores, como los que piden revisar el ritmo de los tratados a González, y mejorar la competitividad con más celeridad a Antillón.

Entretanto, los otros ministerios que debían ser protagonistas bajaron el tono. Hacienda quedó escamada tras el escándalo por impuestos "olvidados" por Herrero, mientras Seguridad pasó del protagonismo de José María Tijerino, al perfil más silencioso de Mario Zamora. Y Ambiente, que tenía la mesa servida para protagonizar una ambiciosa reforma energética, relegó su espacio a Hacienda, sin recuperar sus pasos iniciales.

A esto podemos sumar los ministerios creados "sobre la marcha", como Información, que tuvo que pasar de Roberto Gallardo al exdiputado Francisco Chacón (al que le sacuden su silla sutilmente, al barajar la contratación de un asesor internacional), y el ascenso del INAMU al Consejo, acaso forma de enfrentar el hecho de que la administración de una mujer, menos de un 20% de los integrantes del Gabinete eran mujeres.

En suma, el balance sugiere un gabinete con problemas estructurales. Más allá de problemas con colaboradores, escándalos que no se pudieron esquivar o renuncias inesperadas, pareciera que la organización de Chinchilla está lejos de funcionar como maquinaria armonizada, cuando restan todavía 18 meses de labor.

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Diciembre 2016
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
      1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31