La inevitable devaluación del PUSC, el doctor, Calderón y los candidatos rojiazules


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) parece decidido a jugar a perder en todos los niveles. Después del carrusel de renuncias y pulsos en el partido en esta semana, lo único que queda en las filas rojiazules, es el recuento de los daños... porque solo hay perdedores y no ganadores. De hecho, la pregunta no es quién ganó, sino quien perdió menos.

Por supuesto que todavía falta el "pequeño" detalle de la elección del nuevo candidato presidencial, luego de la segunda y acaso, definitiva, renuncia del doctor Rodolfo Hernández. Sin embargo, sea Rodolfo Piza, o cualquier otro, quedará como mero relevo de emergencia, parche electoral para no ir con la papeleta presidencial en blanco (algo que sería todavía más catastrófico). No puede considerarse un punto a favor, sino como ir al matadero luego del espectáculo que el partido ofreció.

El partido queda muy maltrecho. La impresión que deja es que hay una desbandada. Hubo renuncias del Tribunal de Elecciones internas, del comité de estrategia, del jefe de campaña, de la candidata a la primera vicepresidencia, y del candidato presidencial... dos veces. Si a esto sumamos que un sector del partido había dejado la organización para fundar otra agrupación, el Centro Democrático y Social... pues la imagen no es para generar confianza. Las heridas entre Renacer Socialcristiano y Convergencia Calderonista quedan profundizadas por esta campaña.

El expresidente Rafael Ángel Calderón es un gran derrotado. Fue quien impulsó la candidatura del doctor Hernández. Lo defendió como un nuevo Trejos, que venía de fuera de la política para relanzar al PUSC. Su PUSC. Movilizó a dirigenes para construir una propuesta creíble alrededor del doctor. Para procurar un crecimiento del partido y renovar su influencia. Pero sobre la marcha, su ahijado renegó de sus colaboradores y de su propia participación en la campaña. Así, Calderón fue por lana y salió trasquilado.El expresidente queda devaluado como maestro del ajedrez político nacional, y tiene menos fichas para mover.

Los candidatos a diputados, como Gerardo Vargas, presidente del partido, quien aspira al primer lugar por Puntarenas, y William Alvarado, secretario general, que aspira por Heredia, quedaron en la mira, acusados por Hernández de ser los causantes de la renuncia. Asimismo, Humberto Vargas, el exjefe de campaña del doctor Hernández, quien ocupa el primer puesto de la papeleta del PUSC en San José, resulta afectado al tener que ceder su puesto como comandanta de la campaña. Todos ellos quedan debilitados. No solo se trata de que el candidato presidencial suele ser imán para atraer e impulsar votos a diputados, sino que en esta contienda, el doctor pintó un cuadro nada atractivo de los aspirantes a la Asamblea del PUSC, como dirigentes que solo buscan su interés personal, relegando partido e incluso pidiendo votos para el oficialismo. Es algo letal para el PUSC en su intención de mostrarse como la alternativa ante el PLN.

Incluso el doctor se devaluó. Se presenta en sus cartas como un dirigente pidiendo respeto, pero el espectáculo que dio ante los medios lo mostró como dirigente sin estabilidad, que cambiaba de criterio. Y si habla de que deja la cruzada "en estas trincheras", en referencia a las filas rojiazules, en realidad, la forma en que salió pareciera haberle cerrado las puertas de la política en forma definitiva.

El partido queda acéfalo en mitad de la campaña. No tendrán candidato legitimado por una convención interna. Tienen una cúpula que fue atacada por el candidato que ganó esa convención. Tienen candidatos a diputados que han sido acusados por ese candidato de tener doble agenda. Y no tienen comité de estrategia. Ni siquiera tienen jefe de campaña, cuando la carrera comenzó.  Están a la defensiva, con la credibilidad totalmente minada, tras días en que dijeron que estaban unidos, que estaban creciendo, que eran la opción. Y sin confianza, es poco lo que se puede lograr ante electores escépticos.

Lo que viene, es tratar de cuantificar el efecto de este inédito proceso. El PUSC tratará de minimizar los daños por el culebrón, aunque es algo que se ve difícil, sin candidatos populares a la vista, y con este pesado lastre tan cercano. El PLN podría beneficiarse si el resultado es seguidores que se pasan a sus filas, o si se van para el abstencionismo, lo que haría crecer el porcentaje de Johnny Araya en forma automática (recuerden, lo que cuentan son los votos válidos). Y por supuesto, el resto de la oposición querrá conquistar a algunos desencantados, pero tienen poco tiempo para hacerlo.

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Octubre 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
            1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31