Johnny Araya no tiene un paseo electoral por delante: retos en PLN y fuera


  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

Poco ha faltado para que algunos digan que no solo la convención interna del PLN es prescindible tras el retiro del exministro Rodrigo Arias, sino también la elección nacional del 2014, y que podría coronarse al alcalde de San José como presidente de la República sin más trámite. Hay que ir con prudencia, porque aunque el camino se allana para Araya, también es cierto que está lejos de ser un mero paseo electoral.

Hay retos que tienen que ver con la recomposición del PLN, la relación con el Gobierno y la oposición, y finalmente la elección en sí. Las posiciones triunfalistas podrían dar dolores de cabeza inesperados, pues en un año pasa mucha agua debajo del puente electoral.

Lo primero es resolver el tema de la convención del PLN. Al escribir esta columna, Fernando Berrocal aun no anunciaba si declinaba participar en una contienda definida. Parece improbable que al final concurse en una carrera tan dispareja en la que prácticamente no tiene opción ni recursos, pero es evidente que lo primero es definir si Araya es el candidato. Versiones de otras candidaturas de última hora también son improbables, pero al menos obligan a tener esta fase como pendiente. Dato histórico: desde 1978, el PLN realizó siete convenciones abiertas. Fueron excepción 1982 (convención  cerrada) y 2006, cuando se proclamó a Óscar Arias. Es la segunda participación de Araya en estos procesos, y tratará de romper un hito histórico: ningún candidato del PLN ganó la Presidencia, si antes había sido derrotado en una convención previa (Araya perdió en el 2010, ante Laura Chinchilla).

El segundo reto es la recomposición del PLN. Araya tendría la ventaja de que no tendría que realizar una operación cruz roja y sanar las heridas que abre una contienda interna. Sin embargo, es evidente que la actual estructura del PLN responde al arismo, un movimiento que ya no tiene capacidad de ofrecer puestos ni espacios (¿de ahí las versiones de que hay aristas buscando precandidato?). Mantener las aspiraciones de su propio grupo con la estructura del partido, copada por un movimiento que está quedando huérfano, requerirá de un ajedrez que Araya no ha tenido que jugar en el pasado.

Lo tercero es poder manejarse en la condición de candidato ungido. Esto representa la ventaja de que no tiene que preocuparse por la organización de la precampaña y puede empezar a pensar en la elección nacional, pero a la vez lo expone al desgaste de ser, desde ya, el candidato visible a vencer. No solo abre los fuegos, sino que también permite que se le adhiera la impopularidad del gobierno, al ser el representante del oficialismo, y no, como hasta hace unos días, el candidato que desafía al oficialismo arista.

A su vez, tiene que enfrentar una relación estratégica con la Asamblea Legislativa, con una fracción del PLN mayoritariamete arista y una oposición fragmentada. Aspectos como el nombramiento del Directorio Legislativo empiezan a ser más del resorte de Araya, que de Zapote. Y lo paradójico: lo positivo que salga de Asamblea y Gobierno, quedará para la administración Chinchilla, pero en cambio las pifias se le pegarán al arayismo.

En cuarto lugar, está la misma dinámica del proceso electoral . Queda mucho trecho por recorrer, se pueden majar muchos callos, asumir compromisos incómodos, generar o lesionar expectativas. Y aunque la oposición luce anémica y fragmentada, sin un partido que despunte, sin un candidato que recoga el guante de presentarse como la voz de de los molestos con el oficialismo, sin una coalición viable en el horizonte, las acciones o inacciones de Araya, ya como candidato, pueden ser la mecha que genere una reacción contraria.

Que en la puerta del horno se puede quemar el pan. No olvidemos que hay factores volátiles, como la enorme cantidad de indecisos, el elevado malestar con la política tradicional que todavía busca como canalizarse - y Araya, con 20 años en la alcaldía de San José, está lejos de ser un outsider de la política- y el cambio en las reglas de estos procesos que se vienen dando con el tiempo. ¿Quien iba a predecir que el arismo iba a ser vapuleado, cuando hace menos de dos años aplastaba en todos los procesos internos del PLN, sin que siquiera existiera oposición interna? (marzo del 2011, arismo copó todos los puestos del Directorio. Una alianza de fiquerismo-arayismo-alvarismo ni siquiera logró hacerles cosquillas) Insisto, como en otras publicaciones de este blog, que la política tica está en proceso de reconstrucción. Asi que no se deben dar los procesos como trámites predecibles, en los que todo está dicho y hecho de antemano.



INCLUYA SU COMENTARIO

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Diciembre 2014
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31