PLN daña institucionalidad al cobrar factura a Cruz e intimidar a Sala IV


  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

Es un movimiento torpe, difícil de entender, que afecta la institucionalidad,  la independencia de poderes y daña la imagen del Gobierno. La decision de la fraccion del PLN de votar contra la reelección del magistrado Fernando Cruz es legal, pero políticamente incorrecta.

Lo primero es dejar claro que no es ilegal, ni un golpe de Estado. Es evidente que los diputados tienen el derecho y la facultad de no reelegir a un magistrado de la Corte en su cargo. Sin embargo, dada la responsabilidad que tienen, deben justificar por qué lo hacen, para evitar que sea una forma de cobrar facturas políticas.

Es conveniente recalcar que nunca en la historia del país se dejó de reelegir a un magistrado, ni siquiera cuando la comisión de Narcotráfico pidió que no se renovara la confianza al magistrado Jesús Ramírez en 1993. Así que si se decidía sentar un precedente, debía ser por un crimen terrible, una negligencia pasmosa, una actitud imperdonable.

La justificación de Fabio Molina, jefe de fracción del PLN, demuestra que no hay un criterio justificado. ¿Reivindicar a la Asamblea, despidiendo a un magistrado que incomodó con sus votos? ¿Renovar nombramientos en la Sala IV? Entre líneas, esto sugiere que se buscarán nombramientos que no se excedan en sus competencias, pero esto puede ir desde pedir jueces sumisos, a magistrados que no incomoden al poder político.

Olvida Molina que la mayoría de las incomodidades de diputados con la Sala IV obedece a proyectos que los magistrados detuvieron porque tenían vicios de procedimiento; es decir, porque los diputados no respetaron la ley. Eso se resuelve cumpliendo con la ley y no exigiendo que quienes vigilan su cumplimiento se callen.Y si la Sala IV se excede, la forma de resolver esta disputa de poderes no es cortando cabezas, intimidando a miembros de supremos poderes y sugiriendo que el asunto se resuelve viendo quién tiene más músculo.

Me preocupa también el mensaje de que se está buscando la gobernabilidad. El país ciertamente atraviesa dificultades para lograr acuerdos y tomar decisiones, pero esto se puede resolver por dos vías: a la tica, buscando consensos, como fue en la mayoría de nuestra historia; o con la vía autoritaria y vertical, tratando de eliminar la oposición. Hay una corriente en el país que cada vez más parece decantar por la vía antidemocrática, como lo demostró la encuesta de Unimer para La Nación, en la que se debilita el apoyo a la democracia y crece el aval para soluciones autoritarias.

El mensaje, entonces, es pésimo. Se castiga a un magistrado que discrepó y disgustó al arismo, con sus votos contra el TLC con Estados Unidos y el proyecto minero de Crucitas. No se dice que fue por eso, pero la falta de argumentos sólidos apunta a ello. Todo apunta al cobro de una factura por votar en forma independiente y no sumarse a la visión del gobierno de turno.

Asi que siguiendo la línea de Molina, es como si 38 diputados le dicen a los magistrados: no se metan con nosotros. Déjennos tranquilos. Si manoseamos la Constitución, quédense callados, en nombre de una gobernabilidad discutible. Si votan contra lo que nos interesa, pasaremos factura. Es un pésimo precedente para una fracción que vio naufragar de nuevo un plan fiscal por mal manejo de la normativa legislativa, para un Ejecutivo que probablemente se tratará de distanciar, como si no manejaran los hilos de la bancada verdiblanca y de otros diputados que se sumaron a este voto. Y para el arismo, que se encuentra en desventaja en la precampaña del PLN, el efecto puede ser devastador. Un Rodrigo Arias atrás en las encuestas en el PLN necesita repuntar, y la mejor forma de hacerlo no es reviviendo los fantasmas de escándalos como las llamadas al fiscal, la imagen que sus rivales han tratado de posicionar: que el arismo quiere interferir en el Poder Judicial. No deja de ser significativo que Johnny Araya se distanciara de esta votación, mientras Rodrigo Arias no se pronunció.

Todo mal, todo mal. Porque si el diputado Luis Fishman tiene razón y pasó el tiempo para que se realizara la votación, entonces nuevamente la Sala IV dejará en ridículo a una fracción que ha tenido problemas con el manejo de los reglamentos y a un Poder Ejecutivo que últimamente no lee lo que firma. Pero si la decisión se mantiene, lo único que crecerá será el daño en la credibilidad (¿mas?) de un gobierno y un PLN que dan la imagen de apostar por la vía de la intimidación.


«« « Anterior 1 | 2 | 3 | | | »»

INCLUYA SU COMENTARIO

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Agosto 2014
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
        1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31