Leyendo entre líneas en las vicepresidencias


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La elección de vicepresidentes es la primer decisión trascendente que tiene todo candidato presidencial. No solo es un acto clave para la campaña, guiño para electores o para tratar de reducir temores y desconfianzas, sino que designa colaboradores estratégicos, personas que deberán ser de confianza en su eventual administración. Y las designaciones de este fin de semana muestran mensajes diferentes, que permiten algunas lecturas entre líneas, en los que se destaca que la filiación partidaria no fue el principal valor.

Johnny Araya, tradición devaluada. Sus vicepresidentes Jorge Pattoni, exgerente de la Dos Pinos y Silvia Lara, socióloga y expresidenta ejecutiva del IMAS, no son liberacionistas de trayectoria, lo que sugiere que tras dos gobiernos verdiblancos seguidos, quiera dar un tono menos tradicional a la campaña. Empero, aunque se trata de un gerente y una socióloga (lo económico y lo social), la fórmula no parece apuntar a la tradicional receta de buscar confianza en el sector empresarial, ya que Pattoni no proviene del sector empresarial tradicional, sino de uno que tiene condiciones diferenciadas.

Otto Guevara, economía y reforma política. Sus vicepresidentes, el exministro de Hacienda Thelmo Vargas, y la abogada Abril Gordienko, integrante del grupo Poder Ciudadano ¡Ya!, apuntan más a la fórmula clásica de los libertarios: economía y reforma política. En esta papeleta, llama la atención que no haya algún representante del sector social, justamente un reclamo que se hace al Movimiento Libertario.

Luis Guillermo Solís, explotando veta socialcristiana. Sus vicepresidentes el exministro Helio Fallas y la exdiputada Ana Elena Chacón estuvieron en las filas del PUSC, en lo que tiene tintes de apelativo para personas incómodas en el PUSC tras la crisis de la candidatura, aunque la trayectoria económica y social de estos dirigentes calza con el PAC. Es notable que no haya un nombramiento para compensar la poca prominencia pública del candidato presidencial, ni uno que procure generar confianza en sectores empresariales, salvo el guiño que puede representar Ana Elena Chacón, por ser la hija de Luis Manuel Chacón.

Rodolfo Piza, recomponiendo la papeleta. Sus vicepresidentes son el exdiputado Carlos Araya Guillén y la exministra de Justicia Patricia Vega, en un esfuerzo contrarreloj, ya que tenían que solventar la renuncia del candidato original, el doctor Rodolfo Hernández. Son la fórmula que más potencia a dirigentes de sus mismas filas, y es claro que con Guillén buscan apelar a los sectores calderonistas. Llama la atención que no aparezca un economista, ni un nombre que procure apelar a los sectores sociales, que han sido el gran nicho electoral del PUSC.

José María Villalta, afianzar su posición. Sus vicepresidentes son la filóloga y activista social Dagmar Facio y el abogado Walter Antillón. Se trata de una designación muy a tono con el Frente: la hija de Rodrigo Facio, que se decepcionó del PLN y el PAC, y un jurista. En este casi si hay una compensación: al candidato presidencial se le puede "reclamar" su juventud, por lo que sus dos vicepresidentes lo equilibran con su experiencia. Sin embargo, al igual que en varios otros partidos, no hubo nombramiento que tratara de generar confianza en sectores empresariales o económicos.

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Octubre 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
            1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31