La dura tendencia del padrón electoral: los partidos se diluyen


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Al observar al trasluz del padrón electoral los resultados de la elección 2014, puede detectarse el creciente debilitamiento de los partidos políticos, principalmente de los llamados mayoritarios, un término que debería revisarse.

El porcentaje de votos que obtuvieron los partidos respecto al padrón es el mejor indicador del apoyo real que recibieron, ya que permite compararlos con el abstencionismo, que son electores que declinaron respaldar esa u otra opción.

En ese sentido, el abstencionismo se consolidó. Desde que en el 2002 los ausentes en las urnas superaron el caudal del candidato ganador, algo que solo se había presentado en 1958, el abstencionismo impone una ley de hierro. Ha vencido en tres de las cuatro elecciones (2002, 2006 y 2014), con la única excepción del 2010.

Sin embargo, en el 2014, el abstencionismo también alcanzó su máximo vigor. No obtuvo su mayor nivel, pues el 31,8% de esta elección es inferior al 34,8% del 2006 o al 35,3 de 1958, pero si se generó la brecha más gigante entre quienes no quisieron ir a las urnas, y los votos del candidato mejor posicionado. Hay una diferencia de más de once puntos entre los votos de Luis Guillermo Solís y Johnny Araya, que alcanzaron el 20,4% y el 19,8%, respectivamente.

Esto erosionará al próximo presidente.Ya en otra columna se hizo mención a la amenaza de un abstencionismo que llegara al millón de costarricenses, cifras que casi se alcanzó: alrededor de 979 mil votantes declinaron su cita con la democracia. Quien llegue al poder, obtuvo en primera ronda el apoyo de alrededor de un 20% del padrón, la cifra más baja desde que el TSE organiza el proceso electoral.

Precisamente la revisión de este apoyo en primera ronda permite también identificar tendencias generales en los partidos políticos.

EL PLN en su nivel más bajo: En las 16 elecciones en las que ha participado, el PLN nunca había obtenido menos del 20% del padrón. Su nivel más exiguo, anteriormente, fue el 20,8% de Rolando Araya en el 2002. Sin embargo, no hay que dejarse llevar por los apellidos. De 1953 a 1994, en 11 elecciones, el PLN registró alrededor de un 40% del padrón en 7 veces, y un 35% en tres ocasiones. Solo en una estuvo en el nivel del 25%, en 1958, cuando Jorge Rossi dividió al partido y lanzó el Partido Independiente. Esta fortaleza se disipó en las últimas cinco elecciones: nunca volvió al 40%, en dos ocasiones llegó a niveles del 30%, en una al 25% y en dos al 20%. Es decir, pasó de una base de alrededor de un 40% del padrón a una de un 25%, aproximadamente.

El PUSC no sale del barranco: El PUSC surgió en 1986 sobre la base de la coalición Unidad, y alcanzó su máximo nivel en 1990, cuando su líder histórico, Rafael Ángel Calderón, alcanzó la presidencia con un 41% del padrón. Desde entonces, vino el declive. De 1994 al 2002 perdió caudal en cada elección, pero se desplomó en el 2006 luego de los procesos judiciales contra los expresidentes Calderón y Miguel Ángel Rodríguez. El PUSC registró 2% en 2006, 2,6% en 2010 y 4% en el 2014. Este débil crecimiento muestra que el desplome del partido no se ha revertido luego de tres procesos, por lo que difícilmente retornará a niveles de partido grande, algo que ninguna agrupación ha logrado en la historia de Costa Rica, luego de iniciar su descenso.

EL Libertario se derrumba: El Movimiento Libertario tenína una tendencia al crecimiento que se rompió abruptamente en esta elección. Luego de subir de un 0,2% en 1998 a 1% en 2002, 5% en 2006 y 14% en 2010, bajó a un 7,5% del padrón: casi la mitad de lo que recogió en su anterior participación.

El PAC no despega: A pesar de lograr una sorpresa y por cuarta ocasión consecutiva, superar los números que registraba en las encuestas, el PAC no ha logrado despegar. En sus cuatro participaciones se ubica entre en alrededor de un 15-20% del padrón, siendo su mejor registro el 25% del 2006. La euforia por ir a segunda ronda y ser el partido con más votos por primera vez en su trayectoria no puede eclipsar que el PAC no elude la tendencia de quedar en niveles más bajos que el abstencionismo.

El Frente Amplio, el crecimiento espectacular: Pasar de un 0,2 a un 11,5% del padrón ubica al Frente Amplio como el partido con el mayor crecimiento en la historia electoral del país en dos elecciones nacionales. Sin duda un desempeño histórico, pero que pone al Frente ante un desafío en el que ya varios partidos se asfixiaron: el crecimiento excesivo puede ser un problema, porque empiezan a aparecer divisiones y conflictos que se visibilizan más. Ya las diferencias entre José María Villalta con los diputados electos de su fracción, Jorge Arguedas y Patricia Mora, dan un indicio de eso. Dos elecciones resultan poco para buscar una tendencia, por lo que en este caso, habrá que esperar para ver si el partido se consolida, o si resulta fenómeno de una elección, como ocurrió en el pasado con algunas agrupaciones.

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Octubre 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
            1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31