¿Hay vida en el PAC después de Ottón Solís?


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El Partido Acción Ciudadana (PAC) podría enfrentar en el 2014 su reto más decisivo, en el que ponga su propia existencia en juego. Más allá de ser contendiente por el poder, renovar su condición de segunda fuerza política ó alcanzar curules en la Asamblea, lo que puede estar sobre la mesa es si la agrupación rojiamarilla madura como entidad y no depende solo de su fundador, e incluso si coquetea con su disolución.

¿Catastrofismo? Esta posibilidad la externó el exdiputado Manrique Oviedo, quien incluso escribió que el partido está desapareciendo. Este ánimo puede tener que ver con la suma de crisis que enfrenta el PAC. Para empezar, hay una crisis de liderazgo, generada por el vacío en la candidatura presidencial. Ottón Solís, el fundador del partido, fue candidato automático en las tres primeras campañas y no se incentivaron otros liderazgos. Hay cinco aspirantes a la candidatura y ninguno se perfila como sólido aspirante en las encuestas, y la candidatura a Zapote es clave para las candidaturas a Cuesta de Moras.

El partido enfrenta el reto de mantener su identidad sin depender de la mano de Solís, pero esto es complicado por el peso que ha tenido el fundador. El personalismo ayuda a crecer estas organizaciones, pero tiene un costo alto: partidos inspirados en Costa Rica por el caudillismo, como el Civilista de Rafael Yglesias, o el Reformista de Jorge Volio, no lograron sobrevivir fuera de la sombra de sus líderes.

También hay una crisis de imagen. Ante el electorado, el PAC se muestra como una organización con problemas para ponerse de acuerdo, con sectores que acuerparon el experimento de la Alianza por Costa Rica en la segunda legislatura, encabezados por el diputado Juan Carlos Mendoza, y con otros que discrepan. Las alianzas que unos apoyan, otros cuestionan, como la unión con el PUSC y libertarios por el control legislativo, o la colaboración con Zapote por el tema fiscal. Las diferencias en el enfoque y la estrategia confunden a un electorado que no ve una opción viable para enfrentar al PLN. Y las disputas internas y reclamos mutuos dentro de un partido no son la mejor forma de lograr la confianza del público.

El resultado es una tercer crisis, en la identidad. ¿Cuál es la oferta del PAC? Aquí debemos recordar que la génesis del PAC empezó a generar conflictos internos. Personas de izquierda y derecha molestos con la corrupción, conservadores y personas que querían una nueva visión, desencantados con los partidos mayoritarios o migrantes de otras organizaciones generaron una agrupación ecléctica, en la que lo ético, simbolizada por la visión de Solís, era el cohesionador.

Así, el PAC se acostumbró a Solís, pero ese elemento está debilitado. El ottonismo ya perdió el control del PAC. En la fracción, Carmen Muñoz logró la jefatura, derrotando al grupo de los cinco ottonistas. Y en la Asamblea Nacional, la alianza de Juan Carlos Mendoza y Luis Guillermo Solís copó el Comité Ejecutivo, dejando por fuera a los dirigentes ottonistas encabezados por Marta Zamora. Esto es algo de fondo: el propio Solís ya solicitó que el partido retome los principios del 2001 que motivaron su fundación.

Asi que es válido preguntarse, ¿hay vida en el PAC después de Ottón Solís? ¿Puede el partido seguir adelante sin la participación del ottonismo o, al menos, una visión diferente? ¿Puede resolver los problemas que arrastra desde su fundación, por su excesiva dependencia de Solís? ¿Puede madurar el partido hacia una nueva etapa, en la que coexistan los elementos contradictorios que lo conforman? Porque si se impone la línea ortodoxa del ottonismo, se dificulta la negociación y el pragmatismo; pero renegar del ottonismo lleva al partido a renunciar a su identidad original. La madurez del partido pasa por encontrar fórmulas para superar las divisiones internas y mostrarse como una agrupación diferente, y no como una tradicional, pero que es capaz de funcionar en el entorno real.

Al final, este es el desafío y el peligro. Ante el electorado, ante los indecisos, ante quienes buscan una alternativa, al PAC le urge renovar sus votos. Que los electores no dan una adhesión ilimitada, sino que se debe obtener su apoyo en cada proceso. Y si el PAC no logra recuperar los impulsos que lo hicieron saltar de un sorpresivo tercer lugar en el 2002 a segunda fuerza en el 2006 y el 2010, podría perder esos sitios y desplomarse. Asi que acaso la forma de encarar este 2014 sea la verdadera prueba de vida para los rojiamarillos.

img-title-blogs author-image

Poli-tica Mario Bermúdez

Periodista. Fue redactor de la revista Rumbo (1990-1997) y el periódico La República (1997-2003) en los que incursionó en la cobertura de temas políticos. Ingresó a EF en noviembre del 2003, en la sección de Economía y Política. Actualmente es editor de Economía, Política y Tecnología.

Post por fecha

Diciembre 2016
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
      1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31