Por:  27 mayo, 2015

Desde hace un par de semanas se viene reportando que próximamente va a haber escasez de aguacate en el país ante la decisión del Servicio Fitosanitario del Estado (SFE), adjunto al MAG, de prohibir la importación de esa fruta desde México y otros ocho países. La medida se justifica en la supuesta existencia de una enfermedad llamada Sunblotch, o Mancha del Sol, que podría contaminar a la producción nacional de aguacate.

Curiosamente, en meses recientes el SFE también ha procedido a dificultar, o detener del todo, la importación de otros productos agrícolas. El director de dicha agencia, Francisco Dall'Anese, es un confeso proteccionista que en su página de Facebook hace múltiples referencias a la necesidad de que el gobierno proteja a los productores nacionales. No hace falta mucha suspicacia para atar los cabos y ver que la administración Solís Rivera está utilizando al SFE como herramienta para cerrar el mercado costarricense a las importaciones agrícolas en el nombre de su fetiche de la soberanía alimentaria.

Y la mejor prueba de esto es la minuta que llegó a mi poder de la reunión que el 12 de mayo sostuvieron representantes del SFE con su par mexicano, llamado SENASICA. El documento, en PDF, puede descargarse aquí. La minuta revela claramente que el SFE no tiene prueba alguna de la presencia del Sunblotch en el aguacate mexicano y que la medida se tomó por precaución basada en simples "citas bibliográficas".

Resulta muy evidente, entonces, que la decisión del SFE no tiene sustento técnico ni científico alguno. Se trata de una acción que atenta contra los compromisos que Costa Rica ha asumido en materia de comercio internacional y que responde únicamente a la visión aldeana de la administración Solís Rivera de pretender que solo consumamos lo que producimos.

Cuando empiece a escasear el aguacate en las próximas semanas, sabremos muy bien de quién es la culpa.

Etiquetado como: