En defensa del maíz transgénico


  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

Con el anuncio de que el gobierno aprobó la siembra de dos hectáreas de maíz transgénico, podemos esperar una nueva ofensiva de los grupos ambientalistas contra esa tecnología. También podemos esperar que dichas organizaciones recurran a todo tipo de mentiras y desinformación para asustar a la población sobre los inexistentes peligros de la biotecnología agrícola.

Aún recuerdo la conferencia de prensa que grupos ambientalistas hicieron en la Asamblea Legislativa hace dos años donde citaron un estudio de la Organización Mundial de la Salud que advertía que "los transgénicos conllevan riesgos sobre la salud de la población y sobre la integridad del medio ambiente". La prensa criolla, como acostumbra, citó con puntos y comas la supuesta cita del estudio de la OMS sin molestarse en comprobar si era cierta o no. En realidad, el documento de la OMS llegaba a la conclusión de que "Los alimentos GM [transgénicos] actualmente disponibles en el mercado internacional han sido sometidos a evaluaciones de riesgos y es improbable que presenten más riesgos para la salud humana que sus contrapartes convencionales". En este espacio le solicité a los representantes ambientalistas, liderados por Fabián Pacheco, que me señalaran exactamente dónde es que el estudio de la OMS decía lo que ellos señalaron. Aún sigo esperando la respuesta...

La realidad es que los alimentos transgénicos han sido una de las tecnologías más estudiadas de los últimos 50 años. Ni un solo estudio científico ha logrado demostrar que los cultivos transgénicos representen mayor amenaza a la salud humana o al ambiente que los cultivos convencionales. En el 2000 la Royal Society del Reino Unido y las Academias Nacionales de Ciencias de Brasil, México, India, China y Estados Unidos señalaron que "es crítico que los potenciales beneficios de la tecnología [genética] se pongan a disposición de los países en desarrollo".*

Incluso la misma Unión Europea, que ha puesto todo tipo de obstáculos al cultivo y comercialización de transgénicos en su territorio, no ha logrado demostrar científicamente la razón de su oposición a dicha tecnología. En el 2001 la Comisión para Asuntos de la Salud y del Consumidor de la UE publicó un sumario de 81 estudios científicos realizados durante un perído de 15 años. Los estudios —todos financiados por la UE— encontraron que los procesos tecnológicos detrás de los alimentos transgénicos "probablemente los hacen más seguros que la reproducción convencional de plantas".+

La verdad que los ambientalistas no quieren que Usted sepa sobre los alimentos transgénicos es que Usted los ha venido consumiendo todos los días por los últimos 20 años sin que siquiera le haya dado un ataque de caspa. La mayoría de los alimentos que importamos de Estados Unidos y otros países son transgénicos, como por ejemplo el maíz amarillo. De hecho, sobre la biotecnología agrícola es que descansa el futuro del planeta. La razón es muy sencilla: la población mundial continúa creciendo pero la disponibilidad de tierra arable es cada vez menor. Si queremos alimentar a más personas, tendremos que empezar a talar bosques a una mayor escala. La solución radica en la biotecnología que garantiza mayores rendimientos de las cosechas y plantas resistentes a plagas.

Los grupos ambientalistas, los mismos que nos advirtieron de la pérdidad de la isla del Coco y la venta de órganos humanos si se aprobaba el TLC con EEUU, le han declarado la guerra a la biotecnología, de la misma forma que le han declarado la guerra a las antenas celulares (siempre y cuando no sean las del ICE) y a cualquier otra cosa que huela a desarrollo científico.

Tal vez deberían explicarnos las recientes declaraciones de Mark Lynas, líder ambientalista que se hizo famoso a mediados de los noventa por liderar la campaña anti-transgénicos. En una conferencia de Oxfam, Lynas pidió disculpas por su cruzada contra los cultivos transgénicos y dijo que su oposición a esta tecnología "no podía ser más contraproductiva". Lynas señaló que su cambio de opinión sobre este tema se debe a un factor muy sencillo: "descubrí la ciencia". El mea culpa de Lynas habla volúmenes puesto que fue él quien empezó el movimiento ambientalista mundial contra los transgénicos.

Las posiciones retrógradas de los ambientalistas serían más respetables si fueran al menos consecuentes. Pero no. Ahí tenemos a Recope vendiendo gasolina con aditivos que son perjudiciales para la salud humana y el ambiente y estos grupos no dicen ni pío. Tampoco hicieron mayor escándalo cuando el mismo Recope contaminó un importante manto acuífero en Moín. Estos ambientalistas sandía (verdes por fuera, rojos por dentro) a lo mejor no pegarían el grito al cielo si en lugar de ser una transnacional la autorizada a sembrar el maíz transgénico fuera más bien un monopolio estatal.

La biotecnología agrícola es la ola del futuro. Y sus beneficios han sido enormes para los países en desarrollo. Es por eso que Brasil, Argentina y Paraguay se han vuelto potencias en el campo. En buena hora que las autoridades nacionales hayan dado el paso de aprobar estos cultivos en el país. No permitamos que Fabián "Torquemada" Pacheco y sus secuaces anti-desarrollo nos mantengan en el oscurantismo tecnológico.

Fuentes:

* Royal Society of London, the U.S. National Academy of Sciences, the Brazilian Academy of Sciences, the Chinese Academy of Sciences, the Indian National Science Academy, the Mexican Academy of Sciences and the Third World Academy of Sciences, Transgenic Plants and World Agriculture(Washington, D.C.: National Academy Press, 2000) p.34.

+ Charles Kessler and Ioannis Economidis, EC-sponsored Research on Safety of Genetically Modified Organisms: A Review of Results (Luxemburg: Office for Official Publications of the European Communities, 2001).

«« « Anterior 1 | 2 | 3 | 4 | | ... 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | | | »»

INCLUYA SU COMENTARIO

img-title-blogs author-image

Por la Libre Juan Carlos Hidalgo

Juan Carlos Hidalgo es analista de políticas públicas sobre América Latina en el Cato Institute, en Washington DC. Escribe frecuentemente sobre temas de actualidad y sus artículos han sido publicados en medios estadounidenses como el International New York TimesMiami Herald, New York Post, Huffington Post, Forbes, y en importantes periódicos iberoamericanos como El País (España), La Nación (Argentina), El Tiempo (Colombia), El Universal (México), El Mercurio (Chile) y El Comercio (Perú), entre otros. También participa regularmente como comentarista en medios internacionales como CNN en Español, NTN24, BBC News, Al Jazeera, Univisión y Voice of America. Se graduó en Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional y sacó su maestría en Comercio y Política Pública Internacional en George Mason University en Estados Unidos. Además es miembro de la Mont Pelerin Society y Premio ANFE a la Libertad 2014.

Post por fecha

Diciembre 2014
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31