Por:  9 junio, 2015
Muchas personas son víctimas del cansancio que más allá de su actividad diaria se asocia a la alimentación
Muchas personas son víctimas del cansancio que más allá de su actividad diaria se asocia a la alimentación

Inicia sus mañanas llenas de energía, llega el almuerzo y ya tiene síntomas de cansancio y ya para finalizar la tarde, lo único que espera es descansar o no hacer nada ¿le es similar esta situación? Muchas personas son víctimas del cansancio que más allá de su actividad diaria se asocia a la alimentación.

Para tener un adecuado aporte de energía no sólo debemos pensar en la cantidad de alimentos que comemos durante el día sino también en la calidad nutricional de los mismos. Con esto me refiero a que lo consumido nos debe aportar las vitaminas y minerales que el cuerpo necesita para llevar a cabo sus funciones, una de ellas es darnos energía.

Podemos pensar que estamos comiendo suficiente cantidad pero si gran porcentaje de nuestras calorías del día provienen de alimentos altos en grasa y azúcar, esto nos llevará a lo que muchos describen como una “sensación de pesadez” o mayor cansancio principalmente después de las comidas.

Esta sensación se llama marea alcalina y se trata de un bajonazo de energía producto de la actividad del sistema nervioso parasimpático, ocasionada por un exceso en la producción de bicarbonato en la sangre, puede durar de cinco minutos hasta dos horas. Se podría decir que durante la marea alcalina le restamos sangre a los demás órganos como el cerebro y esto hace que se incremente la sensación de sueño.

Veámoslo así, si usted consumiera un día una hamburguesa con papas fritas (800 kcal y 45g de grasa aproximadamente), y en otra ocasión un casado con doble ensalada y la mitad de arroz (450 kcal y 20g de grasa), posiblemente tendrá más necesidad de una siesta después de la primer opción. Varios estudios han comprobado que las comidas altas en grasa o con exceso de carbohidratos producen mayor somnolencia.

Por lo tanto, si está constantemente cansado debemos empezar por examinar la calidad de su alimentación y la variedad en su dieta. Algunos minerales como el magnesio, el hierro y algunas vitaminas del complejo B se asocian a la producción de energía y los encontraremos en alimentos como los siguientes:

  • Semillas: De 6 a 12 unidades de almendras o marañón nos estarán aportando magnesio. Este es un tamaño de porción adecuado ya que también nos aportan grasa monoinsaturada que aunque es una grasa saludable, se debe vigilar su aporte calórico.
  • Espinacas: Aparte de magnesio, es un vegetal que también nos aporta hierro. Este último nutriente es importante para la energía ya que se encarga de transportar oxígeno a los diferentes tejidos del cuerpo. En ½ taza de espinaca cocida está el 20% de la recomendación diaria de hierro y magnesio así que ¡no se olvide de ellas!
  • Carbohidratos complejos: debemos recordar que los carbohidratos son la principal fuente de energía del cuerpo y con la palabra complejos me refiero a aquellos que son integrales. Al consumir este tipo de alimentos el azúcar se mantendrá más estable en la sangre y nuestra sensación de energía también. Además, productos como el pan, arroz o harina integral contienen vitaminas como la B1 o tiamina la cual ayuda a las células a producir energía.
Al incluir variedad y calidad en la alimentación, puede apoyarse de otra serie de consejos básicos como:

  • Realizar actividad física.
  • Hacer ejercicios de estiramiento durante el trabajo en la oficina.
  • Respirar correctamente ya que los bostezos se asocian a mala oxigenación.
  • Mantenerse hidratado con el consumo de 9 a 11 vasos de líquido diario.
  • Realice 5 tiempos de comida
  • Coma suficiente pero no quede a reventar, escuche las señales de saciedad que le da su cuerpo.
Si duerme poco o le cuesta hacerlo, analice su rutina de antes de acostarse e identifique aspectos que puede trabajar para tener una mejor calidad de sueño también.

Por último ¡cuide la cafeína en exceso! Esta podría darle un pico de energía pero de la misma forma la perderá.

Somos conscientes de que cada persona es diferente por lo cual una atención personalizada es parte de las especializaciones brindadas por el Centro de Nutrición Larisa Páez. No olvide visitar nuestra página web http://centrodenutricion.co.cr/ donde constantemente estamos comentando sobre sus principales dudas y tendencias actuales.

Referencias:

  • (s.f.). Effects of carbohydrate and lipid on resting energy expenditure, heart rate, sleepiness, and mood.
  • (s.f.). Influences of fat and carbohydrate on postprandial sleepiness, mood and hormones.
  • U.S. Department of Health & Human Services. (s.f.). National Institutes of Health. Obtenido de http://ods.od.nih.gov/factsheets/Magnesium-HealthProfessional/

  • U.S. Department of Health & Human Services. (s.f.). National Institutes of Health. Obtenido de http://ods.od.nih.gov/factsheets/Thiamin-HealthProfessional/