Por: Larisa Paez 10 enero

Siempre en inicio de año reflexionamos sobre nuevas metas y propósitos que deseamos alcanzar, sobre lo que no se logró el año anterior y ciertamente, muchas de estas metas, es probable que vuelvan a aparecer en la nueva lista que vamos creando. Estos primeros días es un momento perfecto para hacer esto pues nos sentimos esperanzados y comprometidos a tener un año mejor que el anterior.

La mayoría de nosotros tiende a pensar siempre en el futuro, hacia adelante, hacia lo que vamos a hacer con estos nuevos 365 días, ¿pero ha pensado alguna vez que pasaría si más bien pensáramos en pasado? Suena un poco extraño claro pero puede ser una mejor estrategia para lograr mayor éxito en los nuevos propósitos de este año. Piense un momento de la siguiente forma, visualice que se encuentra a final del año y que se encuentra terminando un año sumamente exitoso con muchos logros tanto a nivel personal como laboral, ahora piense ¿Qué tendría que haber hecho para que eso pasara? ¿Qué pasos debió haber seguido?

Si comenzamos a contestar estas preguntas, sin darnos cuenta vamos a estar elaborando una lista de cosas que necesitamos cambiar y que debemos poner en práctica para lograr un excelente año nuevo pero ¿cómo podemos describir estos pasos?

Ponga atención a estos consejos:

Sea realista: el primer paso que debe dar para proponerse una meta es conocerse a sí mismo y saber cuáles son sus fortalezas y debilidades, tal vez no vaya a pensar que el otro año va a estar más saludable porque va a hacer ejercicio todos los días del año pero si lo va a ser por hacer ejercicio 3 días mínimo por semana.

Más no siempre es mejor: no escoja 10 cambios para este año que empieza, escoja mejor tres o cuatro con los que pueda comprometerse y de verdad trabajarlos.

Póngale nombre y apellidos a sus metas: el problema de no alcanzar los propósitos muchas veces es que se quedan en el papel, son solamente una idea de algo que le gustaría mejorar o cambiar pero nunca se piensa cómo. Si desea hacer ejercicio anote cuándo, dónde y cómo, si decide comer más sano anote qué hábitos necesita mejorar como comerse una fruta diaria o tomarse 6 vasos de agua todos los días.

Involucre a los demás: enlistar sus metas en conjunto con su pareja, hijos, amigos, etc puede ayudarles a encontrar algunas en común que pueden poner en práctica juntos, el grupo de apoyo siempre es un factor de motivación importante para lograr alcanzar el éxito en lo que se proponga.

Evalúese usted mismo: un factor fundamental que puede influir en su nivel de éxito con los propósitos de año nuevo es la evaluación, lo que no se mide no se controla. Establezca un plazo por ejemplo mensual o trimestral donde se siente a revisar qué de lo propuesto logró y si no fue así qué le faltó para lograrlo, esto le puede permitir también tener un plan B o una nueva estrategia si necesita modificar su meta.

No olvide premiarse: y no hablo de comida, si usted establece un tiempo determinado para cumplir una meta y lo logra, prémiese por eso! Si logró hacer ejercicio 3 meses continuos cómprese unas tenis nuevas, si logró mejorar sus hábitos de alimentación regálese ropa nueva o ese libro que tanto quiere. La recompensa lo va a motivar aún más para continuar con estos y otros cambios más.

Y volviendo al tema de pensar en pasado más que en futuro, también podría realizar el ejercicio de enlistar todos los logros del año que acaba de terminar. En toda situación siempre hay factores positivos, piense en los hábitos que cambió o mejoró, en todas las cosas buenas que le sucedieron y cómo las consiguió y prepárese así para un año aún mejor.

Referencias

Etiquetado como: