Por:  16 julio, 2013
Consumir tomate en sus diversas formas, natural, en salsa, en jugo y pasta de tomate más de dos veces a la semana puede reducir el riesgo de cáncer de próstata.
Consumir tomate en sus diversas formas, natural, en salsa, en jugo y pasta de tomate más de dos veces a la semana puede reducir el riesgo de cáncer de próstata.

¿Sabía que consumir tomate en sus diversas formas, natural, en salsa, en jugo y pasta de tomate más de dos veces a la semana puede reducir el riesgo de cáncer de próstata?

Según el Dr. Edward Giovannucci de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard se reduce en un 21 a 43 por ciento las posibilidades de desarrollar cáncer de próstata.

Según estadísticas de la Caja Costarricense del Seguro Social en el 2010 la mortalidad de este cáncer era de 16,68 y en 2011 pasó a ser de 17,15, por cada 100 mil hombres, lo más alarmante es que son cifras que van en aumento.

El responsable de este valor preventivo tan significativo es el licopeno; una sustancia química responsable de brindarle el color rojo a frutas y verduras, además pertenece a la familia de carotenoides. El licopeno se encuentra también en la sandía, el pomelo rosado, el albaricoque (damasco) y la guayaba, pero no en cantidades tan elevadas como en el tomate y sus derivados. Los tomates además de contener licopeno son ricos en vitamina A, vitamina C, calcio y potasio.

Las investigaciones confirman que la absorción intestinal del licopeno es mejor cuando este se calienta, debido a que el licopeno se absorbe mejor a través de las grasas y aceites por su liposolubilidad. Por eso es que los tomates cocidos tienen mayores concentraciones de licopeno.

¿Tomates frescos o enlatados?

Hay una discusión siempre entre si es mejor consumir el tomate fresco o en conservado. Ambos tienen sus beneficios pero una vez que un producto de tomate se conserva, por lo general mantiene sus niveles de nutrientes, incluso después de uno o dos años de almacenamiento. Como conclusión, el “fresco” lo consigue usted tanto en los pasillos de supermercado en los enlatados como en la sección de frutas y verduras.

Un análisis de 5 recetas de tomate muestra que el uso de ingredientes enlatados proporciona un valor nutricional similar a la utilización de productos frescos y congelados. Según el estudio, una receta de salsa de espagueti usando tomates enlatados proporciona más fibra, potasio, vitamina A, vitamina C, calcio y hierro de la misma receta con tomates frescos.

¿Cual es la función del licopeno que previene del cáncer de próstata?

Esta una sustancia encontrada en los tomates es capaz de neutralizar la acción oxidante de los radicales libres, liberando electrones en la sangre que son captados por los radicales libres y evitan el daño en las moléculas y las membranas celulares. Por lo que se disminuye la generación de células cancerosas.

Ahora ya que sabe estos datos le invito a que incluya en su dieta el tomate en todas sus formas para prevenir este cáncer que es el segundo más frecuente en la población masculina de Costa Rica.