Sheryl Sandberg y Adam Grant le dan tips basados en investigación para mejorar su vida en general incluída la sexual.

Por: Ligia Olvera 17 marzo, 2015
Equilibrio famililar. (Imagen de telegraph.co.uk)
Equilibrio famililar. (Imagen de telegraph.co.uk)

Veía y leía a Nagel Marsh, un hombre que solía estar dedicado al mundo corporativo, con horarios extenuantes, con poco tiempo para su esposa e hijos, y que había desarrollado un patrón de comer y beber en exceso para lidiar con el estrés no productivo de su vida. Lo cito:

“Ser más balanceado no significa llevar a cabo cambios dramáticos en su vida. Invirtiendo poco en los lugares adecuados, usted puede cambiar radicalmente la calidad de sus relaciones y la calidad de su vida. Por otra parte, creo que este cambio, puede contribuir a cambiar la definición de éxito de la sociedad lejos de la definición estúpidamente simplista de que la persona con la mayor cantidad de dinero es la más exitosa, por una definición más reflexiva y equilibrada de lo que es una vida bien vivida. Y eso, creo que es una idea que vale la pena se difunda…”

Sheryl Sandberg COO de Facebook, autora y fundadora de LeanIn.org y Adam Grant, profesor de Wharton y autor de Give and Take, colaboraron juntos para crear una serie de artículos para el periódico NYTimes bajo el nombre de “Women at Work”. Dicha serie se inició en Diciembre y terminará con la última publicación este mes de Marzo.

En una de las piezas escritas, Sandberg y Grant comparten la investigación de Constance T. Gager y de Scott T. Yabiku que encontraron que las parejas que comparten más las labores del hogar tienen mucho más sexo que las parejas que se organizan a través de la repartición de roles domésticos más tradicionales.

Sheryl Sandberg apreció en varios programas televisivos recomendando a los hombres que si quieren hacer algo agradable por sus parejas, sean solidarios con ellas en los quehaceres y administración del hogar y les redituará en su vida sexual.

La investigación citada por ellos afirma que los hombres que cuidan a sus niños son más pacientes, empáticos y flexibles. Un estudio de empleados de compañías Fortune 500 encontró que los padres que invierten más tiempo con sus hijos están más satisfechos con sus trabajos, tienen mejores indicadores de presión arterial y menos incidencia de enfermedades cardiovascular, también.

Otra investigación citada por Grant y Sandberg en varios países demuestra que los niños que cuentan con la dicha de tener padres involucrados son más felices, más saludables y menos proclives a desarrollar problemas de conducta. Un estudio de la Universidad de British Columbia de Alyssa Croft demostró que los padres que comparten las labores domésticas con sus esposas, tienden a tener hijas que limitan menos sus aspiraciones. Lo que importa más es lo que los padres hagan, no lo que los padres digan.

Luego de ver a Nash, leer su historia y leer a Adam Grant y a Sandberg creo que la equidad de género es deseable para ambos sexos.

Vivir balanceadamente, incorporar en las vidas ocupadas de los ejecutivos tiempo para los hijos, esposas, apoyo en el hogar y para ellos mismos, no es fácil, pero pareciera que hacerlo tendrá réditos no solo en las esposas, sino en los hijos, en las familias y en la calidad de vida en general, de todos.

Y al final para usted, ¿cuál es su definición de una vida bien vivida?