¿Qué tengo que ver yo con el Acuerdo de París?


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Un número récord de 174 países más la Unión Europea firmaron el Acuerdo de París este viernes 22, Día de la Tierra, en Nueva York. Para que este acuerdo entre en vigor, es necesaria la firma de 55 países que sumen al menos el 55% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del planeta.

Pero esta firma es solo el primer paso. Nos quedan a lo sumo diez años para cambiar de rumbo de un crecimiento económico basado principalmente en la utilización de combustibles fósiles, a uno en el que predominen las energías renovables, si no queremos los impactos más drásticos del cambio climático.  

Este fue uno de los mensajes contundentes que dio Christiana Figueres, Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, a los 250 comunicadores participantes en un webinario sobre el Acuerdo de París y oportunidades para América Latina. El evento tuvo lugar el pasado 14 de abril organizado por La Red de Comunicación en Cambio Climático (LatinClima),  Earth Jornalism Network y el Centro Regional de Cambio Climático y Toma de Decisiones.

El segundo mensaje más contundente fue que más emisiones significa más pobreza.

Es decir, si vemos el llamado proceso de descarbonización de las economías, que es el que nos permitiría hacer esta transición, no como uno doloroso y sacrificado, sino como aquel que nos brindará más beneficios y una opción distinta de crecimiento, es que el cambio puede darse de forma más acelerada.

Tecnología ya existe para dar ese paso. El cambio climático llegó no solo como una amenaza sino como una oportunidad si lo tomamos así. Pero si no nos preparamos, vamos a destinar valiosos recursos que podrían ser para el cambio, a atender un ciclo eterno de reconstrucción y pobreza.

¿Sabía usted por qué de la cumbre del clima de Copenhague en el 2009 no salió el acuerdo universal legalmente vinculante que estaba previsto y de París sí?

De acuerdo con Christiana Figueres, en París no se buscó imponer una meta global para luego repartir responsabilidades, sino que “se invitó a los países a hacer una revisión a lo interno de sus economías y de su realidad política, económica y tecnológica, para identificar dónde se beneficiarían y podrían contribuir globalmente”.

El resultado es que la mayoría de los países, incluyendo a Costa Rica, presentaron sus planes climáticos nacionales (INDCs, por sus siglas en inglés), basados en lo que podían comprometerse en estos momentos, lo cual es aún insuficiente para evitar que la temperatura del planeta no sobrepase los dos grados Celsius y evitar, así, los efectos más devastadores del cambio climático.

Sin embargo, estos planes son el punto de partida, porque había  que tenerlo uno, pero tampoco para quedarse ahí. Los  planes deben revisarse (cada cinco años, como lo establece el acuerdo) y construirse también con el apoyo de todos.

Y es que la otra diferencia con la cumbre de Copenhague, según la secretaria ejecutiva, es que esta no contó con el abrumador apoyo del sector privado (incluyendo a los inversionistas) y de la sociedad civil, que sí tuvo la de París.

Entonces acá el punto medular no es cómo los gobiernos lo van a lograr, porque si todos no nos metemos en este tren del cambio, no va a pasar nada.

Cuando entendamos que el Acuerdo de París depende de todos, no importa lo que hagamos y dónde estemos, y que el tamaño de ese compromiso va a ser equivalente al de nuestra calidad de vida y bienestar, es que la cosa reamente va a funcionar.

Este 22 de abril es el inicio. ¿Se apunta usted también?

img-title-blogs author-image

SOStenible Katiana Murillo

Katiana Murillo es periodista costarricense especializada en los temas de cambio climático, turismo sostenible y responsabilidad social empresarial.
Trabaja como consultora para organizaciones nacionales e internacionales.

Se inició en el campo de la sostenibilidad cuando sus mismos colegas pensaban que solo se trataba de una pasión por "pajaritos y ranitas", y ha tenido la oportunidad de introducir en este tema a periodistas de países en desarrollo y a otros actores. También ha desarrollado alianzas público-privadas.

Es actualmente coordinadora de la Red de Comunicación en Cambio Climático, LatinClima, una iniciativa impulsada por el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), el Ministerio de Ambiente y Energía de Costa Rica (MINAE) y el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente de Uruguay (MVOTMA).

Post por fecha

Agosto 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31