Agua y energía: un gran desafío


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Poco tiempo atrás se decía que el agua sería causa de conflictos futuros, pero su escasez es cada vez más palpable en el presente. El próximo 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua y vale la pena repasar qué está sucediendo con este recurso. Según un informe del 2014 de las Naciones Unidas sobre el desarrollo de los recursos hídricos en el mundo, se estima que el 20% de los acuíferos del planeta están sobreexplotados y algunos, de manera extrema.

Además, 768 millones de personas no tienen acceso a fuentes mejoradas de agua y 2.500 millones, a servicios mejorados de saneamiento. Y se prevé que la demanda mundial de extracción de agua para la industria, la agricultura y el uso doméstico aumente en un 55% para el 2050.

La producción de energía se torna, asimismo, en un tema crítico. Según datos de la ONU, el 90% de la generación mundial de electricidad se caracteriza por un consumo intensivo del agua y esto indudablemente provoca conflictos con los otros usuarios del recurso y temas ambientales que también hay que considerar.

Por ejemplo, se calcula que entre 15.000 a 18.000 millones de m3 de recursos de agua dulce son contaminados anualmente por la producción de combustibles fósiles, con el gran impacto que esto significa para los ecosistemas y las comunidades humanas que dependen del agua para sobrevivir. 

Si nos vamos a las fuentes renovables, tenemos que aquella más dependiente del agua, como lo es la hidroeléctrica, representa el 13% de las fuentes primarias de energía en el mundo y la región de América Latina y el Caribe posee el segundo mayor potencial técnico para este tipo de energía (la misma que hace que la matriz eléctrica de Costa Rica sea limpia en su gran mayoría).

Sin embargo, el cambio climático tendrá un impacto enorme en la disponibilidad y calidad del agua en todo el planeta y nuestro país no será la excepción, donde la temperatura podría incrementarse entre 13,32% y 16,65% y la precipitación podría disminuir entre 9,21% y 20,13% para finales de siglo.

Según datos de la Global Water Partnership (GWP), en Costa Rica la generación de energía hidroeléctrica se reduciría gradualmente por la disminución de la capacidad de almacenamiento de los embalses debido a este decrecimiento en la precipitación y a un aumento de la sedimentación. De acuerdo con la GWP, en el caso de Costa Rica el valor total de la generación hidroeléctrica para el 2100 disminuiría en el escenario más drástico hasta US$213,6 millones.

Está claro que, como reza el dicho, “no podemos poner los huevos en la misma canasta” y el país debe pensar claramente en un plan energético de muy largo plazo, que contemple no solo la combinación de diferentes tipos de energía renovable, sino también la adopción de tecnologías, procesos y medidas que nos permitan ahorrar y utilizar racionalmente nuestro recurso hídrico.

Esto implica también visión y voluntad y, para lograrlo, tenemos que empezar ya.

img-title-blogs author-image

SOStenible Katiana Murillo

Katiana Murillo es periodista costarricense especializada en los temas de cambio climático, turismo sostenible y responsabilidad social empresarial.
Trabaja como consultora para organizaciones nacionales e internacionales.

Se inició en el campo de la sostenibilidad cuando sus mismos colegas pensaban que solo se trataba de una pasión por "pajaritos y ranitas", y ha tenido la oportunidad de introducir en este tema a periodistas de países en desarrollo y a otros actores. También ha desarrollado alianzas público-privadas.

Es actualmente coordinadora de la Red de Comunicación en Cambio Climático, LatinClima, una iniciativa impulsada por el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), el Ministerio de Ambiente y Energía de Costa Rica (MINAE) y el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente de Uruguay (MVOTMA).

Post por fecha

Agosto 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31