Apuntes desde una cumbre climática


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Es la tarde del sábado 13 de diciembre y todavía no sale un acuerdo de la Cumbre del Clima en Perú. El texto borrador ya va por su quinta versión y aún no hay consenso. La frustración en la sala de prensa y en los corredores  de la COP es más que palpable. No es para menos. El cambio climático no solo es un tema importante, es el tema. Tanto así, que puede poner en jaque la seguridad alimentaria mundial, solo para poner un ejemplo.

En las cumbres pasadas se hablaba de actuar para el futuro y con énfasis en la mitigación (la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero), ahora hay que reducir todavía más emisiones porque la tarea está lejos de ser exitosa y, además, hay que adatarse a los impactos que ya tenemos encima.

Y pese a que todos los países están de acuerdo en que la tarea esta vez la deben hacer tanto países desarrollados como naciones en vías de desarrollo bajo el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas (según la capacidad y lógicamente esperando que las naciones desarrolladas asuman compromisos fuertes no solo porque pueden más, sino porque incidieron en el problema), el cómo hacerlo está resultando una tarea sumamente difícil.

Uno de los temas álgidos es el financiamiento, ya que si bien el Fondo Verde para el Clima, creado para apoyar a los países en desarrollo en la reducción de emisiones y la adaptación al cambio climático, alcanzó su meta inicial de $10.000 millones, los recursos que se requiere movilizar pueden ser hasta tres veces más que los $100.000 millones anuales fijados para el 2020.

La cosa es que lo que los países digan que van a hacer (las famosas contribuciones nacionales, que deben estar listas antes de la cumbre de París en 2015) alcance para lo que el Panel de Expertos en Cambio Climático (IPCC) ha dicho que se necesita para evitar que el aumento en la temperatura del planeta no sobrepase los  dos grados Celsius respecto de los niveles preindustriales. Y esto significa nada más y nada menos que emisiones negativas para finales de siglo.

Son  impensables los impactos que se generarían con cuatro grados de aumento en la temperatura, que es exactamente a lo que vamos si no se hace un viraje drástico y ya hacia otro tipo de desarrollo: un bajo en emisiones donde, por ejemplo, predominen las energías renovables y creamos capacidad para adaptarnos a los cambios.

El tráfico imposible de Lima es solo un reflejo de lo mucho que nos falta avanzar para tener otro tipo de ciudades en nuestra querida América Latina, más funcionales, menos contaminantes y dependientes de los combustibles fósiles. Ni siquiera la región puede ponerse de acuerdo en sus posiciones con varios bloques de negociación empujando cada uno por su lado.

Bueno, pero esto tampoco quiere decir que nos frustremos del todo. Durante la COP tuve la oportunidad de conocer experiencias muy buenas de sectores, organizaciones y países que están haciendo la diferencia y es inspirador. Tenemos que actuar cada quien desde nuestro ámbito de acción y posibilidades y unirnos para que el impacto sea mayor.

Salgo ahora de la COP pero sin perder la esperanza…  

Pd: Finalmente en la madrugada del domingo hubo acuerdo con lineamientos, pero el gran peso para lograr un acuerdo climático global sólido quedará no solo para la cumbre de París, sino en las manos de los países y qué tan fuertes sean sus contribuciones nacionales de reducción de emisiones, sus planes de adaptación y también la voluntad de financiamiento para el Fondo Verde para el Clima.

img-title-blogs author-image

SOStenible Katiana Murillo

Katiana Murillo es periodista costarricense especializada en los temas de cambio climático, turismo sostenible y responsabilidad social empresarial.
Trabaja como consultora para organizaciones nacionales e internacionales.

Se inició en el campo de la sostenibilidad cuando sus mismos colegas pensaban que solo se trataba de una pasión por "pajaritos y ranitas", y ha tenido la oportunidad de introducir en este tema a periodistas de países en desarrollo y a otros actores. También ha desarrollado alianzas público-privadas.

Es actualmente coordinadora de la Red de Comunicación en Cambio Climático, LatinClima, una iniciativa impulsada por el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), el Ministerio de Ambiente y Energía de Costa Rica (MINAE) y el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente de Uruguay (MVOTMA).

Post por fecha

Octubre 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
            1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31