Ventajas ambientales y productivas del teletrabajo


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Estoy segura de que usted va concordar conmigo en que cada vez es más difícil transitar en el Gran Área Metropolitana y que las presas ya no se restringen a la famosa hora pico. Hace poco quedé impactada cuando una amiga me contó que recorrer el trayecto desde su casa en Moravia hasta su trabajo en Escazú le tomaba dos horas exactas saliendo a las 6 a.m. Eso, si no había algo extraordinario que agravara la situación.

Sin duda, necesitamos un transporte público más eficiente y más opciones. Pero, ¿qué tal el teletrabajo? Bueno, también el estudio en línea. Estamos de acuerdo con que no todas las labores pueden ejecutarse desde la casa y que es una opción que tampoco resulta para todos, pero lo cierto es que hay muchísimos trabajos y personas que pudiéndose adaptar a un esquema como este, siguen sufriendo día a día el caso de mi amiga.

Afortunadamente, cada vez más empresas e instituciones practican el teletrabajo con sus empleados al menos un día a la semana. Y quizá muchas más lo harían si conocieran mejor las ventajas que esto conlleva.

Por ejemplo, la Telework Research Network, una organización especializada en evaluar el impacto general de la flexibilidad laboral, reveló que si los 41 millones de estadounidenses que tienen empleos compatibles con el teletrabajo realizaran sus labores desde la casa, en un solo día el país se ahorraría 772 millones de dólares. Al año, el ahorro podría ser de 350 mil millones de dólares si solo se teletrabajara un día a la semana.

Los 772 millones de dólares quedarían repartidos de la siguiente manera: 494 millones en gastos de quienes viven fuera de la ciudad donde trabajan, 185 millones relativos a 2.3 millones de barriles de petróleo que dejarían de consumirse y 93 millones referentes a 775 accidentes de tránsito que no se producirían.  A esto se le suman 423.000 toneladas de gases de efecto invernadero que dejarían de producirse, lo que equivaldría a que 77.000 automóviles dejaran de circular por las calles durante un año entero.

Un estudio de Sun Microsystems, una empresa informática con 19.000 empleados en todo el mundo, el 56% con horario flexible, reveló que  un empleado que trabaje en la casa una media de dos días y medio a la semana ahorra en gasolina y desgaste de su vehículo más de 1.200 euros al año.

Y si se piensa que el teletrabajo puede afectar la productividad, otro estudio mostró que las compañías en el Reino Unido que les permiten a los empleados laborar desde la casa dos días por semana, muestran en promedio un 20% de incremento en la productividad.

No faltará quiénes piensen que la falta de interacción personal podrá estar en detrimento de la calidad del trabajo y la relación con los clientes.  En una encuesta elaborada por Cisco, el 90% de los usuarios de tecnologías de teleconferencias señalaron que las mismas les permiten ahorrar al menos dos horas de trabajo a la semana (imaginen el beneficio de disminuir las reuniones presenciales de la gente que se desplaza del este al oeste del Valle Central y viceversa). Y muchos trabajadores en esta encuesta señalaron que esas herramientas los habían ayudado a construir relaciones fuertes, incrementar la eficiencia y productividad y reducir la necesidad de viajar.

A lo interno de la empresa, CISCO asegura que en un año dejó de emitir más de 47.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) gracias al impulso de las videoconferencias, que redujeron los viajes de reuniones.

¿Qué le parece, entonces, cambiar ese tiempo de presas por mayor productividad, calidad de vida y ahorro energético?  No suena mal, ¿verdad?

img-title-blogs author-image

SOStenible Katiana Murillo

Katiana Murillo es periodista costarricense especializada en los temas de cambio climático, turismo sostenible y responsabilidad social empresarial.
Trabaja como consultora para organizaciones nacionales e internacionales.

Se inició en el campo de la sostenibilidad cuando sus mismos colegas pensaban que solo se trataba de una pasión por "pajaritos y ranitas", y ha tenido la oportunidad de introducir en este tema a periodistas de países en desarrollo y a otros actores. También ha desarrollado alianzas público-privadas.

Es actualmente coordinadora de la Red de Comunicación en Cambio Climático, LatinClima, una iniciativa impulsada por el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), el Ministerio de Ambiente y Energía de Costa Rica (MINAE) y el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente de Uruguay (MVOTMA).

Post por fecha

Diciembre 2016
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
      1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31