Salvando a la gallina de los huevos de oro


  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

No cabe duda de que el valor que Costa Rica le ha dado a sus recursos naturales le ha generado réditos importantes a nivel económico, social y ambiental, así como posicionamiento y competitividad. El problema es cuando se nos olvida que ganamos más favoreciendo un uso racional de esos recursos que degradándolos.

Y si hay un sector que se ha beneficiado de la gran diversidad biológica y esfuerzos de conservación del país, pero no siempre ha aportado como recibe o ha sido consecuente, es el turismo.

Según un reciente estudio del INCAE, “Costa Rica maduró precipitadamente desde el punto de vista turístico, se vio envuelta en el boom de los bienes raíces y desvió la atención del producto turístico”. Como resultado, el sector ha perdido innovación, ya que ofrece los mismos productos desde hace 10 o 15 años, los cuales se han vuelto menos interesantes y fáciles de copiar.

Una cosa es diversificar la oferta turística del país y otra muy distinta es hacerlo con escaso beneficio social y en detrimento de nuestros recursos naturales, que son la base de nuestra ventaja comparativa como destino turístico ante el mundo.

Un ejemplo son los tipos de turismo que se han desarrollado en el Pacífico Norte y Sur del país. En Osa, el turismo ha provocado un gran efecto multiplicador en la economía al generar negocios medianos y pequeños y empleo local, mejorando las condiciones de vida de sus pobladores mientras se promueve la conservación de la gran riqueza natural de esta región. Este modelo ha atraído a un turista educado, de alto poder adquisitivo y consciente a nivel social y ambiental, que valora y respeta la riqueza natural del país, gasta más e invierte en las comunidades.

Por el contrario, en Guanacaste, el boom de los bienes raíces hizo que muchos locales vendieran sus tierras, la presión sobre la capacidad de carga de los recursos naturales ha sido enorme y se han producido problemas de contaminación y alteración del paisaje, además del fomento a un tipo de hotelería que deja poco a la economía local y con casos serios de destrucción ambiental. Esto ha atraído a un tipo de turista masivo, que gasta menos, no es muy consciente a nivel ambiental y social y le da igual estar hoy aquí y mañana en otro destino masivo de moda.

El tema es que ambos tipos de turistas no pueden coexistir en el mismo sitio, ya que el de alto valor huye de la masificación. Entonces, hay que ser consecuentes con el desarrollo turístico que se quiere para el país y si es uno sostenible, pues entonces que se evidencie en la práctica.

En los años 80s y 90s y de la mano con la creación de áreas silvestres protegidas y una fuerte innovación de producto, entre otras cosas, el país se convirtió en líder en ecoturismo, ahora puede serlo en turismo sostenible, abarcando también a otros segmentos de mercado, pero siempre y cuando los segmentos que se desarrollen sean consecuentes con esa visión.

Mercado existe. Por ejemplo, según datos de Travelocity, la agencia de viajes en línea, uno de cada cuatro estadounidenses son viajeros conscientes (un total de 41 millones de personas) y ante una recesión, el 68% se mantendría leal a una marca si esta apoya buenas causas.

Las empresas que desarrollan prácticas de sostenibilidad en el país, como es el caso de las que se enmarcan en el Certificado para la Sostenibilidad Turística (CST), según encuestas del Instituto Costarricense de Turismo, no solo incrementan su mercado y realizan ahorros importantes (hasta del 70%) en rubros como energía y agua, sino que gracias a esas prácticas logran una mayor satisfacción de sus clientes.

Entonces, como que pareciera claro por dónde seguir…

INCLUYA SU COMENTARIO

img-title-blogs author-image

SOStenible Katiana Murillo

Katiana Murillo es periodista costarricense especializada en los temas de cambio climático, turismo sostenible y responsabilidad social empresarial.
Trabaja como consultora para organizaciones nacionales e internacionales. Se inició en el campo de la sostenibilidad cuando sus mismos colegas pensaban que solo se trataba de una pasión por "pajaritos y ranitas", y ha tenido la oportunidad de introducir en este tema a periodistas de diferentes latitudes, principalmente a aquellos de países en desarrollo, así como a otros actores. También ha desarrollado alianzas público-privadas en el campo.
Cuando, frustrada, se convenció de que los líderes mundiales poco hacen por hacer avanzar una agenda de sostenibilidad, volcó sus ojos hacia las experiencias y soluciones in situ, que son las que realmente hacen la diferencia y, además, son la razón de ser de este blog.

Post por fecha

Septiembre 2014
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30