Guía para sobrevivir al rally del pago de impuestos municipales


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Pagar los impuestos de bienes inmuebles o los de servicios municipales, que normalmente englobamos en "impuestos municipales" puede ser solo un clic por Internet —si su Municipalidad tiene convenio— o convertirse en un rally de pistas y adivinanzas, principalmente si se trata de la primera vez que los paga. 

Este es mi caso, el de un colega y el de varios conocidos que hemos cruzado estación por estación el rally para estar al día con nuestro respectivo municipio. 

Estación 1: Si el terreno ya está a nombre suyo y ya ha pagado los impuestos años atrás, puede iniciar en la estación 2. Si no, su competencia empieza aquí. Como ya hemos comentado en otros post, las bases de datos de las instituciones públicas son extrañas entre sí, así que si en el Registro de la Propiedad el terreno ya está a su nombre, es casi seguro que la Municipalidad no lo tiene así. Debe ir personalmente a hacer una declaración de bienes inmuebles para que la pongan a su nombre. Debe llevar cédula y una certificación del Registro indicando que esa finca es suya (algo que el mismo funcionario podría hacer, pero bueno).

Si el terreno está a su nombre y de su pareja, hermanos, padres o cualquier otra persona, el trámite lo deben hacer LOS DOS, en persona, posiblemente de 8 am a 4 pm (sí, tendrá que pedir permiso en el trabajo). Esto será el doble de importante en la Estación 3. 

Estación 2: Luego de algunos días o semanas, la Municipalidad pondrá el terreno a nombre suyo. Si existe algún convenio, basta con entrar al sitio web de algún banco y pagar sus impuestos por Internet con un clic. Pero si se opta por esta opción, pierde el chance de ahorrarse algún dinero si es que usted solo tiene este terreno. 

Las personas que cuentan solo con una propiedad pueden solicitarle a la Municipalidad una exención y el pago se reduce. Hay que llevar una certificación del Registro con el número de finca y a nombre de quién está (sí, otra vez), copia de la cédula e ir personalmente a cajas a comprar una boleta de exoneración. Con esa boleta usted puede ir a plataforma de servicios y pedir la exoneración, para luego regresarse a cajas a pagar los impuestos con la rebaja.

De nuevo, si el terreno está a nombre de otra persona también, LOS DOS tienen que hacer el trámite, sino solo se exonera la mitad.

Estación 3: Esta es la estación crucial, que aplica para exonerados o no. El pago del impuesto. Aunque pareciera que solo es ir a cajas o dar un clic, tome en cuenta algunos pequeños detalles. 

Si la propiedad está a nombre de dos personas o más, cada una paga su impuesto. Por ejemplo, mi casa está a nombre mío y de mi esposo, así que a la hora de pagar debo dar mi cédula, pagar y la de mi esposo y pagar. No he encontrado un funcionario que sea tan amable de indicarle al contribuyente si desea pagar también los impuestos de la otra parte de la finca y si se trata de la primera vez, posiblemente no sabe que le monto está dividido. Conozco a varias personas que pagaron un multón porque creyeron estar al día y en realidad solo habían pagado una parte. 

Además, si el pago se hace físicamente, tiene que aclararle a la persona que desea pagar TODOS los impuestos, pues puede que la recolección de residuos y otros servicios los cobren aparte, pero no avisan, entonces quedan ahí generando intereses porque nadie le informó a uno que también se debía eso.

Este año mi esposo y yo nos topamos con una sorpresa. Pese a que hicimos el pago puntual en el 2013, cuando fuimos a pagar los de este año, resultó que teníamos un pago pendiente de unos servicios que no se cancelaron en el 2013. Nadie nos indicó que debíamos eso y hubo que pagar intereses.

Meta: Mi consejo es que trate de ahorrar el dinero para hacer el pago anual y así solo se mete en este juego una vez al año.

img-title-blogs author-image

Tumbando trámites Leticia Vindas Quirós

Ejerzo el periodismo desde el 2006 y desde mi inicio me enfoqué en temas de negocios y ambiente. Tras años de conversar con empresarios he ido acumulando una serie de anécdotas sobre trámites absurdos, que ha tenido que enfrentar el sector productivo del país para realizar sus labores diarias. Cuando creo haberme topado con el más irracional, las instituciones públicas y privadas me sorprenden con una nueva invención. 

En este espacio no nos dedicaremos a encontrar lo absurdo, sino a denunciar cuánto le cuesta eso al sector productivo de este país. Más que la anécdota jocosa (que se vale comentar), abordaremos las consecuencias detrás de la ineficiencia de varias instituciones. 

Espero también ayudarle con algunos consejos y atajos a evitarle varias horas molestas de tramitología.  .

Post por fecha

Octubre 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
            1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31