Patrimonio y negocio deben ser una mezcla viable

Varios de los inmuebles declarados patrimonio o con potencial de serlo son oportunidades de negocio para sus propietarios


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Soy exalumna del Colegio Superior de Señoritas, fundado en 1888. Recuerdo que cuando era estudiante se comenzó a restaurar el gimnasio, que en aquellos años era con graderías grandes de madera, de dos pisos. 

A medio camino se paró la obra porque no contaba con el permiso del Centro de Conservación de Patrimonio Cultural (al menos eso nos dijeron), por lo que las gradas duraron meses tapadas, sin poder usarse y yo terminé graduándome de noveno año en el Liceo de Costa Rica porque el gimnasio no podía utilizarse, menos para actos protocolarios. 

El Colegio hizo su parte por mantener su declaratoria de patrimonio, pero sé de buena fuente que fue un proceso largo con muchísimos trámites, pues además hay que garantizar que la restauración se hará con los mismos materiales o lo más parecido que exista. 

Otro caso, pero con diferente desenlace. Hace poco leí que el Cementerio General de Cartago perdió su condición de patrimonio porque, entre otros motivos, el trámite para hacerle cualquier ajuste es bastante complicado para ser un lugar que tiene actividad constructiva constante. 

¿Por qué conservar la memoria histórica de un país debe ser tan engorroso?

Negocios perdidos

Usted se preguntará qué tiene que ver este trámite con los empresarios. Varios de los inmuebles declarados patrimonio o con potencial de serlo son oportunidades de negocio para sus propietarios, pues pueden ser museos, salas de exhibición o restaurantes, entre otras ideas. 

Pienso, por ejemplo, en el Café Moro o Chateau 1525 en Barrio Amón; restaurante La Mazorca en San Pedro; CarpeDiem en San Rafael de Escazú; o Bacchus en Santa Ana.

El artículo 37 del Reglamento a la Ley de Patrimonio Histórico indica: "Todo interesado en efectuar sobre bienes declarados o en proceso de declaratoria, actos materiales de restauración, rehabilitación, reparación o construcción y en general, cualquier acto que pueda afectar su tejido histórico o valor cultural, deberá gestionar previo a la ejecución de las obras y ante la Dirección del Centro, el respectivo permiso para realizarlas".

¿Se imagina que una gotera dañe el techo colonial de mi restaurante que es patrimonio y debo esperarme para repararla? Mientras, le digo a mis clientes que deben ingresar con sombrilla o cierro operaciones mientras tramito y mientras reparo. Usted elija cuál es peor.

Para pedir ese permiso hay que llenar un formulario que se debe pedir ante el Centro de Conservación, y en diez días hábiles la entidad da una respuesta. Mientras tanto, la gotera sigue inundando mi restaurante y mis ventas cayendo. 

¿Cuántas oportunidades de mezclar la historia y los negocios se pierden por la tramitología?

Si yo fuera empresaria y tuviera una casa vieja de esas maravillosas como para montar un café, creo que lo pensaría dos veces antes de restaurarla, pues cualquier cambio o ajuste que requiera, requerirá de un permiso. Si la demuelo antes de ser declarada patrimonio y la hago de cero, me evito ese trámite y me quedo solo con los de construcción (que estos son tema de otro post) y todo su mantenimiento correrá por mi cuenta, sin tanto permiso. Sin embargo, le mato al país el chance de mantener su historia y a los clientes la experiencia de conocerla. ¿Qué es peor?

img-title-blogs author-image

Tumbando trámites Leticia Vindas Quirós

Ejerzo el periodismo desde el 2006 y desde mi inicio me enfoqué en temas de negocios y ambiente. Tras años de conversar con empresarios he ido acumulando una serie de anécdotas sobre trámites absurdos, que ha tenido que enfrentar el sector productivo del país para realizar sus labores diarias. Cuando creo haberme topado con el más irracional, las instituciones públicas y privadas me sorprenden con una nueva invención. 

En este espacio no nos dedicaremos a encontrar lo absurdo, sino a denunciar cuánto le cuesta eso al sector productivo de este país. Más que la anécdota jocosa (que se vale comentar), abordaremos las consecuencias detrás de la ineficiencia de varias instituciones. 

Espero también ayudarle con algunos consejos y atajos a evitarle varias horas molestas de tramitología.  .

Post por fecha

Octubre 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
            1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31