CERTIFICADOS VENCEN DE MANERA INNECESARIA

Renovar un acta de defunción

Registro sanitario debe renovarse cada cinco años, aún cuando no haya cambiado


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En el 2010 publicamos un reportaje sobre los trámites más absurdos que han tenido que realizar los costarricenses. Abrimos la oportunidad para que nuestros lectores nos contaran sus anécdotas y recuerdo una en particular que al lector le pidieron renovar el acta de defunción de su papá, pues estaba vencida. 

A excepción de Lázaro, no recuerdo algún caso en el que sea posible cambiar el "estado de vida" de un muerto. Esta situación se debe a que en diferentes leyes se establece que cualquier certificación no debe tener más de tres meses de extendida, sin excepción.

Un caso similar enfrentan los empresarios con el registro sanitario de un alimento, cosmético, fertilizante, medicamento o plaguicida. La primera vez que se incorpora al mercado un producto nacional o importado para su venta, debe realizarse este trámite ante el Ministerio de Salud, para que se garantice que es seguro para la vida humana. 

Si el producto sufre alguna modificación, debe volver a evaluarse y registrarse. Hasta ahí todo bien, pues opera un mecanismo de control en aras de proteger la salud humana. 

Sin embargo, lo ilógico llega cuando cada cinco años, así haya sufrido o no algún cambio, el trámite debe realizarse igualmente. ¿Para qué volver a valorar un producto que sigue siendo el mismo de hace cinco años?

En un mundo idóneo, esta solicitud debería obligar al fabricante a profundizar en las características del producto y poder dar más información sobre el mismo cada cinco años; por ejemplo, cuando se inscribió no se sabía cuánto duraba en degradarse y es algo que se puede investigar y registrar cinco años después, sin tocar el producto en sí. Sin embargo, esto no ocurre. 

Esta solicitud obligatoria no solo destina personal del Ministerio de Salud, sino que le cuesta al empresario $100 por la mayoría de los productos que registra.

Aunque el papeleo se puede hacer en línea —y eso ahorra el tiempo perdido en filas—, el Ministerio tiene 30 días hábiles para resolver, lo que eventualmente puede demorar la comercialización de dicho producto, que sigue siendo el mismo al que le dieron el visto bueno cinco años atrás. 

¿Espera acaso el Ministerio obtener resultados diferentes usando el mismo instrumento sobre el mismo objeto? La seguridad no puede darse con el control por el control.

img-title-blogs author-image

Tumbando trámites Leticia Vindas Quirós

Ejerzo el periodismo desde el 2006 y desde mi inicio me enfoqué en temas de negocios y ambiente. Tras años de conversar con empresarios he ido acumulando una serie de anécdotas sobre trámites absurdos, que ha tenido que enfrentar el sector productivo del país para realizar sus labores diarias. Cuando creo haberme topado con el más irracional, las instituciones públicas y privadas me sorprenden con una nueva invención. 

En este espacio no nos dedicaremos a encontrar lo absurdo, sino a denunciar cuánto le cuesta eso al sector productivo de este país. Más que la anécdota jocosa (que se vale comentar), abordaremos las consecuencias detrás de la ineficiencia de varias instituciones. 

Espero también ayudarle con algunos consejos y atajos a evitarle varias horas molestas de tramitología.  .

Post por fecha

Octubre 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
            1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31