Lo absurdo de los timbres

En el 90% de los casos la persona debe salirse de la fila y del edificio para ir en buscar del famoso timbre


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Si hay un ejemplo de lo que representa la irracionalidad en el sistema de trámites son los timbres. No importa si usted es un gran o pequeño empresario o un simple mortal como yo. Nadie se exime de los timbres.

Son pequeños, normalmente son sumamente baratos y, en apariencia fáciles de adquirir. ¿Por qué los considero entonces irracionales? Simple, porque NUNCA los venden donde los piden.

En el 90% de los casos la persona debe salirse de la fila y del edificio para ir en buscar del famoso timbre diminuto de c125, para luego empezar su trámite de cero porque ya perdió el campo en la fila. Si recordó de antemano que no encontrará los timbres ahí, igualmente pierde tiempo teniendo que ir a otro lugar primero para adquirirlos. 

No tengo problemas con que existan, es la lógica del proceso la que me molesta. Una buena parte de ellos son utilizados por los Colegios Profesionales para generarse algún ingreso y eso es válido. El problema es cuando pagarlos se convierte en un rally. 

Además, dado que casi nunca los vende una entidad oficial, se presta para un negocio clandestino en el que algunos vendedores le incrementan el precio para salir ganando. Como no es algo que uno compre a diario, si me cobran c20 o c1.500 por un timbre, yo posiblemente le creeré a la persona porque no son precios con los que se esté familiarizado. 

Quizás peco de inocente o simplista, pero ¿por qué no simplificar vendiendo los timbres en la misma ventanilla donde debo dejar los papeles?

img-title-blogs author-image

Tumbando trámites Leticia Vindas Quirós

Ejerzo el periodismo desde el 2006 y desde mi inicio me enfoqué en temas de negocios y ambiente. Tras años de conversar con empresarios he ido acumulando una serie de anécdotas sobre trámites absurdos, que ha tenido que enfrentar el sector productivo del país para realizar sus labores diarias. Cuando creo haberme topado con el más irracional, las instituciones públicas y privadas me sorprenden con una nueva invención. 

En este espacio no nos dedicaremos a encontrar lo absurdo, sino a denunciar cuánto le cuesta eso al sector productivo de este país. Más que la anécdota jocosa (que se vale comentar), abordaremos las consecuencias detrás de la ineficiencia de varias instituciones. 

Espero también ayudarle con algunos consejos y atajos a evitarle varias horas molestas de tramitología.  .

Post por fecha

Agosto 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31