El país asiático hace planes para prohibir los autos impulsados por diésel y gasolina

Por: Keith Bradhser 1 diciembre
Cars made by GAC Group, the parent company of Trumpchi cars, on display at the Guangzhou auto show in Guangzhou, China, Nov. 17, 2017. GAC Motor said on Friday that it would begin selling Trumpchis in the United States by the end of 2019, and hopes it will be the first Chinese car brand to take off in a market that has eluded the country’s manufacturers. (Billy H.C. Kwok/The New York Times)
Cars made by GAC Group, the parent company of Trumpchi cars, on display at the Guangzhou auto show in Guangzhou, China, Nov. 17, 2017. GAC Motor said on Friday that it would begin selling Trumpchis in the United States by the end of 2019, and hopes it will be the first Chinese car brand to take off in a market that has eluded the country’s manufacturers. (Billy H.C. Kwok/The New York Times)

Guangzhou, China. En Estados Unidos, los políticos votaron el jueves para una propuesta que incluyó revocar un crédito fiscal de $7.500 para quienes compren autos eléctricos. En China, ejecutivos automotrices de todo el mundo se reunieron para hablar de planes ambiciosos para vender más de esos vehículos en el país asiático.

Los políticos en Washington no han presionado explícitamente a los fabricantes de autos para darle prioridad a China. Sin embargo, los enfoques han contribuido a un consenso creciente entre ejecutivos automotrices —incluso en Estados Unidos, donde General Motors y Ford están planeando fabricar más vehículos eléctricos— de que China encabezará el mundo en el sector de rápido crecimiento.

Volkswagen anunció que planea introducir al mercado chino 25 modelos de autos eléctricos entre 2020 y 2025, además de 15 modelos eléctricos que ya había planeado llevar al país para 2020. La empresa y sus socios de operación conjunta invertirán casi $12.000 millones en la iniciativa, dijo Jochem Heizmann, director ejecutivo de Volkswagen Group China.

Heizmann dijo que la mayoría de los modelos de autos eléctricos en la línea de producciones a corto plazo de VW para China están basados en diseños existentes para motores de combustión interna, dijo, un enfoque que permite que los ingenieros tomen decisiones de diseño muy distintas para maximizar la eficiencia energética y la comodidad de los pasajeros.

Otros fabricantes de autos extranjeros también están apostándole al mercado de los vehículos eléctricos en China.

Apuesta

GM dijo que estaba pensando cuándo comenzar un despliegue más amplio de su auto eléctrico Baojun E100 después de vender más de 4000 en tan solo una ciudad de tamaño medio en el sur de China desde julio. Nissan está preparándose para anunciar el viernes, en la apertura del espectáculo de autos Guangzhou, que China será uno de los primeros mercados en donde venda el nuevo Leaf eléctrico con batería junto a un gran empuje nacional de ventas.

Puesto que China está haciendo planes para prohibir los autos impulsados por diésel y gasolina, “el ritmo es más precipitado en China que en otras partes del mundo”, dijo Heizmann. “El porcentaje de vehículos de nueva energía se desarrollará más rápido en China”.

El empuje hacia los vehículos eléctricos en China ha impulsado la creación de un montón de empresas emergentes en muchas provincias aquí, y casi todos los fabricantes chinos de autos están enfocados en publicitar autos eléctricos, y tienen planes de presentar decenas de ellos en el espectáculo de Guangzhou.

“Si observas a Detroit a principios del siglo XX, había 250 fabricantes de autos, y eso es lo que China tiene en vehículos eléctricos ahora”, dijo Tony Seba, el fundador de Rethink X, una firma de consultoría de energía y transporte. “Están mucho más avanzados”.

Y mientras que la eventual prohibición a los motores de combustión interna tradicionales es una meta a largo plazo, China está dando pasos interinos para promover los vehículos eléctricos.

China emitió regulaciones estrictas en septiembre, las cuales requieren que los fabricantes de autos vendan grandes cantidades de autos eléctricos o híbridos con conexión en 2019 si quieren seguir vendiendo autos impulsados por gasolina. China entonces planea eliminar gradualmente sus generosos subsidios de autos eléctricos para cuando termine el año 2020, para obligar a los fabricantes de autos a desarrollar una manera de obtener ganancias sin ellos.

Sin embargo, Heizmann dijo que, aunque China no hubiera emitido las regulaciones, sus rigurosas metas económicas de combustible para 2020 no podrían cumplirse sin vender muchos autos eléctricos o detener la venta de todos los autos impulsados por gasolina, con excepción de los autos más pequeños. El país requerirá que cada fabricante de autos ese año venda autos con un promedio total de economía de combustible de 47 mpg.

Camino inverso

El contraste con Estados Unidos es drástico.

Los republicanos en la Cámara de Representantes están impulsando una derogación de los créditos fiscales de los autos eléctricos, la cual podría ser igual a cerca de $200 millones en los años siguientes, de acuerdo con el Comité Conjunto en materia de Tributación del Congreso, o cerca de 0,005% del valor de todos los cortes fiscales en el proyecto de ley de la Cámara. El proyecto de ley fiscal del Senado, que enfrenta prospectos cada vez más inciertos, no hace un llamado para revocar el crédito fiscal de los vehículos eléctricos.

Si las medidas de la Cámara y el Senado se aprueban, un comité conjunto entonces decidiría si se incluirá la revocación del crédito fiscal en la legislación final.

La Agencia de Protección Ambiental comenzó una reseña en agosto de las reglas de economía de combustible que se consideran generalmente como una preparación para aflojar un requisito de la administración de Obama de que los fabricantes de autos dupliquen la economía promedio de combustible de sus vehículos a 54,5 mpg para 2025.

Sin embargo, hay algunas diferencias entre las pruebas de economía de combustible en China y en Estados Unidos que evitan que sean estrictamente comparables: las pruebas chinas tienden a mostrar una economía de combustible ligeramente más alta para los mismos autos.

Los fabricantes de autos también están cambiando la producción de partes a China para los autos eléctricos. Ya que depende de baterías muy grandes de Corea del Sur para sus autos eléctricos, GM ahora está tomando medidas para comprar muchas de sus baterías con proveedores chinos, dijo Matthew Tsien, el vicepresidente ejecutivo que supervisa las extensas operaciones chinas de GM. Eso ayuda a que la empresa califique para obtener subsidios chinos para los autos eléctricos que requieren autopartes nacionales considerables.

“Estamos convencidos de que China será, por lo menos a mediano y corto plazo, el mercado más grande de vehículos eléctricos en el mundo”, dijo Dan Ammann, el presidente de GM, en una entrevista en Nueva York esta semana. “Pero creemos que al final todo el mundo irá en esa dirección”.