Utilice el leasing para mejorar la administración operativa y financiera de su empresa


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Conocer mejor como funciona el leasing , le permitirá a una empresa mejorar su administración operativa y financiera.

El leasing o arrendamiento de activos permite al usuario hacer uso de diferentes bienes como maquinaria, equipo médico, vehículos, equipo electrónico y software , entre otros, durante un período definido y a cambio del pago de una cuota periódica.

De conformidad con sus requerimientos y necesidades, el arrendatario selecciona el activo y somete a consideración de la arrendadora la aprobación, formalización y compra.

Como figura de financiamiento, el leasing ofrece importantes ventajas ya que permite que el capital de trabajo no sea utilizado para cubrir el costo total de los activos.

De esta manera el flujo de caja no se ve afectado; esto es de gran beneficio para las pymes.

Los beneficios financieros y fiscales dependen del tipo de arrendamiento, su apropiado tratamiento fiscal y registro contable-financiero, de conformidad con las normas vigentes. Es importante que los interesados conozcan dichas reglas.

Considerando la sensibilidad del tema fiscal dentro del ámbito empresarial, el decreto ejecutivo No. 32876, vigente desde el 2006, constituye la base para el registro de diferentes conceptos de gastos deducibles derivados de los contratos de leasing , cuando intervienen en la generación de ingresos gravables.

Este decreto hace mención a tres tipos de arrendamientos:

a. Arrendamiento asimilable a una compraventa a plazo: Conocido como arrendamiento financiero por ser semejante a un crédito pero sin tener que constituir prenda.

b. Arrendamiento operativo: El pago de las cuotas mensuales se asemejan a un alquiler.

c. Arrendamiento operativo en función financiera: Es esencialmente de tipo operativo, con algunas particularidades para su clasificación. Limita el registro de la cuota total como gasto deducible, a un máximo de dos veces, el monto de la depreciación en línea recta.

En la actualidad, algunas empresas tienen la práctica comercial de alquilar equipos bajo transacciones que son conceptualizadas como arrendamientos. Sin embargo, el decreto señala que no califican como arrendamientos operativos los contratos con empresas fabricantes o distribuidoras que los cedan bajo esta condición. De acuerdo con la regulación, para que califique como arrendamiento operativo, el arrendador debe ser una entidad financiera o empresa dedicada al negocio de renta de activos.

Dependiendo de las políticas de cada arrendadora, sus percepciones de riesgo, estrategia comercial, clases de bienes u otras consideraciones, algunas prefieren formalizar principalmente contratos financieros, o contratos operativos en función financiera o una mezcla de ambos.

Por otra parte, con la adopción de las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC) –ahora Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF)–, por parte del Colegio de Contadores Públicos, se señala la obligación de apegarse a los lineamientos de la NIC 17, la norma específica para el tratamiento de los arrendamientos.

Esta norma hace referencia y distingue solo dos tipos de arrendamientos para efectos de su contabilización, a saber: los financieros y los operativos. Asimismo, define los diferentes términos de la figura y detalla con amplitud ambos tipos de contratos, de manera que las empresas, con sus contadores y auditores, puedan establecer sus políticas contables y revelar de manera apropiada estas transacciones en los informes financieros.

Siempre y cuando los estados financieros y las notas que forman parte integral de estos se apeguen a la NIC 17, se estará en posibilidad de calcular de forma apropiada los indicadores financieros. Es decir, es indispensable que se realice el registro correspondiente de los diferentes componentes de las cuotas de arrendamiento en las cuentas contables de gastos, ya sean administrativos o financieros, así como el registro de las partidas relacionadas con el activo mismo y el pasivo.

El adecuado conocimiento de las normas financieras relativas a los arrendamientos permite, además, valorar transacciones bajo la figura del leasing ; esto ofrece también una mejor claridad sobre las proyecciones de desempeño financiero de la empresa.

Sostenbilidad y financiamiento