Mediante una carta le solicitaron al mandatario hacer una declaración pública antes de que termine el 2016

Por: Manuel Avendaño Arce 26 diciembre, 2016

La Plataforma No a la Alianza del Pacífico, conformada por 14 organizaciones productivas de diferentes zonas del país, solicitó al presidente de la República, Luis Guillermo Solís, que rechace por completo cualquier posibilidad de ingreso de Costa Rica a esa iniciativa de integración regional.

Mediante una carta enviada al mandatario el pasado jueves 22 de diciembre, los empresarios le pidieron expresamente a Solís que "en definitiva cancele la opción de adherirse a este bloque de países miembros de la Alianza del Pacífico, dada la incertidumbre que existe".

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, habla en la III Cumbre Empresarial de la Alianza del Pacífico y sus Estados Observadores en Chile. Más de 700 empresarios de los cuatro países de la Alianza del Pacífico y de los 49 estados observadores asistieron a la Cumbre Empresarial.
El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, habla en la III Cumbre Empresarial de la Alianza del Pacífico y sus Estados Observadores en Chile. Más de 700 empresarios de los cuatro países de la Alianza del Pacífico y de los 49 estados observadores asistieron a la Cumbre Empresarial.

"Nuevamente vemos con preocupación como los sectores de la empresa privada de Costa Rica, aislados del interés nacional, intentan poner en la agenda del país, el tema de la adhesión a esta iniciativa regional con afirmaciones engañosas y ajenas a la verdad, emprendiendo incluso toda una campaña de de presión para alcanzar sus objetivos", agrega la misiva.

La carta entregada en el despacho del presidente Solís, fue firmada por Óscar Campos, presidente de Corporacion Unagro S.A., y por Álvaro Gómez, gerente del Consorcio de Cooperativas Cafetaleras de Guanacaste y Montes de Oro (Coocafé).

La Plataforma No a la Alianza del Pacífico está constituida por 14 empresas dedicadas a actividades como café, arroz, palma, agroindustria, porcicultura y ganadería. Esta iniciativa agrupa a organizaciones de la Zona sur, Cartago, Guanacaste, San Carlos, Alajuela y la zona de los Santos.

Las organizaciones solicitaron a Solís que emita una declaración pública antes de que termine el 2016, en la que cierre las puertas al posible ingreso de Costa Rica a la Alianza del Pacífico.

Posición del Gobierno

Sobre la posibilidad de que Costa Rica ingrese o no, a la Alianza del Pacífico, el presidente Solís aseguró este año que todavía el Gobierno no tiene una decisión sobre el tema.

Durante su rendición de cuentas ante el Congreso el 2 de mayo, Solís aseguró que su administración no evaluaría ingresar a la Alianza del Pacífico mientras no se apruebe un paquete de impuestos para reducir el déficit fiscal.

"Pese a la urgencia de resolver en definitiva esta cuestión, debo señalar con toda franqueza que, mientras Costa Rica no haya resuelto lo relativo al plan fiscal, cualquier decisión en torno a la Alianza del Pacífico resulta inútil. Nuestro país no podría navegar con éxito en esas aguas sin contar con la fortaleza tributaria y competitiva requeridas para garantizar la supervivencia de muchas de nuestras empresas", expresó el mandatario en aquel momento.

El 10 de junio, aclaró que nunca condicionó el ingreso a esa iniciativa regional a la aprobación del paquete fiscal, sino que advirtió que, sin suficientes recursos económicos, el país pondría en riesgo a varios sectores productivos que saldrían perjudicados por la importación de materias y productos desde los países de la Alianza.

"He dicho que esto no es un condicionamiento del plan de impuestos. 'O me dan los impuestos o no me meto a la Alianza del Pacífico'. Esa no es la lógica de mi administración. Lo que estoy diciendo es que si no se cuenta con recursos para garantizar que unos (sectores) aprovechen (el acuerdo) u otros no sean destruidos por él, no vamos a poder meternos en esa iniciativa", precisó Solís en rueda de prensa en el parque de San Ramón, en Alajuela.

El camino de Costa Rica

La Alianza del Pacífico es una iniciativa de integración regional fundada por Chile, México, Colombia y Perú en el 2011. Actualmente está conformada por los cuatro Estados fundadores y 49 observadores.

Costa Rica y Panamá están en calidad de observadores y además son candidatos para convertirse en miembros permanentes de la organización.

La expresidenta Laura Chinchilla (2006-2010) dejó a Costa Rica a un paso de integrarse plenamente a ese grupo de países. Sin embargo, Solís frenó el proceso de incorporación con el argumento de que no se habían realizado suficientes estudios para determinar el impacto real que provocaría, en la economía y la sociedad costarricenses, un eventual ingreso al bloque.

La iniciativa Alianza del Pacífico busca la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas entre los países miembros. También, pretende incentivar intercambios comerciales con los países asiáticos de la cuenca del Pacífico.

En el 2015, la Alianza del Pacífico fue la novena economía más grande del mundo, con un Producto Interno Bruto (PIB) de $2,1 billones (38% del PIB de Latinoamérica) y un mercado de 216 millones de personas, habitantes de los cuatro países miembros.

En el 2014, la Alianza acaparó $70.000 millones de la IED que se instaló en Latinoamérica en ese año.