Acciones del PUSC se encuentran a la baja para elección presidencial en Costa Rica

Renuncia del candidato Rodolfo Hernández impactará el valor del capital político y económico del partido

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La súbita salida del doctor Rodolfo Hernández como candidato presidencial del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) es un fuerte golpe para la agrupación, no solo a nivel político, sino también económico.

Las acciones del partido socialcristiano, que estaban al alza en las encuestas y le permitían aspirar a recuperar su posición de segunda fuerza política, a coquetear con contribuyentes y buscar financiamiento, se verán afectadas.

La renuncia de Hernández, el jueves 3 de octubre, en abierto choque con la dirigencia rojiazul, enfría la decisión electoral de quienes eran simpatizantes de Hernández e impacta la confianza de quienes pudieran invertir en el PUSC.

Cuando un CEO se va

La salida de Hernández de la campaña se puede comparar con las renuncias inesperadas de directores (CEO, por siglas en inglés) de grandes compañías inscritas en mercado de valores y, en cómo eso genera una reacción entre los accionistas.

Usualmente, las salidas sorpresivas de líderes están ligadas a problemas en los resultados de las empresas o cuando el entorno no es favorable. También se dan renuncias cuando el gerente o director ejecutivo tiene divergencias con su junta directiva, que pueden ser por la implementación de estrategias.

Para el analista financiero Douglas Montero, las firmas que estudian a las compañías usualmente conocen el tono de las relaciones entre el principal ejecutivo con el entorno de la compañía y esto lo dan a conocer en sus informes. Por ese motivo, si el gerente goza de mala reputación, el mercado celebrará su salida con mejores precios.

El mercado es donde se juzga si una salida agrega valor o más bien genera pérdidas para la empresa. Si los accionistas detectaron que la partida de un CEO es beneficiosa, el precio de las acciones subirá como consecuencia de una acción que se considera afectará positivamente a la empesa.

Un escenario similar enfrenta ahora el PUSC: viene el veredicto de los accionistas. Determinar si la salida de Hernández le hará ganar seguidores y consecuentemente votos o bien se le castigará el día de las elecciones con una menor cuenta a su favor, que al final hace las veces de activo o valor para un partido político.

Empero, Hernández no enfrentaba un entorno externo negativo. José Rafael Brenes, gerente general de la Bolsa Nacional de Valores (BNV), considera que Hernández se podría comparar con el grupo de ejecutivos que renuncian por diferendos con su junta directiva y accionistas, pues en este caso tenía buenos resultados (segundo lugar en las encuestas).

Según Brenes, cuando esta situación se presenta, los mercados tienden a castigar el precio de la acción de la compañía, debido a la incertidumbre generada respecto a lo que será la nueva estrategia y sobre quién será el que ocupe el puesto vacante.

“Para atenuar este efecto muchas compañías recurren a nombrar, aun por un período corto –un año– a un exejecutivo que haya tenido una buena trayectoria en la empresa o darle responsabilidades ejecutivas al presidente de la junta directiva, para dar una sensación de continuidad y seguridad”, agregó Brenes.

Ahora le queda la tarea al PUSC de buscar un sustituto. La duda está en si logrará dar la confianza al electorado para evitar una mayor caída de su capital.

El problema para el PUSC radica en la ausencia de un candidato con la popularidad que cosechó Hernández, y el corto tiempo para realizar el relevo. Un eventual retorno de Hernández, luego de lo que dijo del partido, le restaría credibilidad a sí mismo.

Desconfianza al alza

El politólogo César Zúñiga explicó que la manera en que el médico salió del partido arrastra un deterioro agresivo de la imagen, la cual debería reflejarse en las próximas encuestas.

Eso puede trasladarse al campo financiero. “Por la manera en que salió el doctor, debe haber una pérdida enorme de confianza financiera de parte de algunos inversionistas que estaban interesados en el partido, incluyendo los bancos y las instituciones financieras que estaban interesados en financiar la deuda política virtual del PUSC”, dijo Zúñiga.

La visión es compartida por el politólogo Alberto Cortés. “Si el PUSC se vienen abajo en términos de apuesta electoral, sí habrá impacto en la confianza financiera, porque también hay peligro de inversión”, comentó.

Evaluando el impacto

Esto dificulta una maniobrabilidad que ya era reducida. Para Luis Fishman, diputado independiente y ex candidato presidencial por los rojiazules en las elecciones de 2010, la falta de contribuyentes es una de las principales dificultades de la agrupación. “Yo creo que uno de los problemas que tenía el Dr. Hernández y él lo ha manifestado, eran las dificultades para conseguir fondos, lo cual es un problema permanente”, expresó Fishman.

El legislador dijo que este hecho es un golpe fuerte, pero dependiendo a quién se escoja como sustituto, el golpe podría menguarse un poco.

En el partido, tratan de poner buena cara a la tormenta. Wálter Céspedes, diputado socialcristiano, considera que todo dependerá del candidato que sustituya al médico. El desenvolvimiento del nuevo elegido será fundamental para captar la confianza de la gente que tiene recursos económicos, así como votantes.“De momento nosotros no estábamos recibiendo donaciones de grandes inversionistas ni de pequeños inversionistas”, agregó.

Además, Céspedes aclaró que no se había gastado dinero en propaganda con Hernández.

Incertidumbre electoral

Pero el principal elemento en esta baja de las acciones es la duda decuál será el comportamiento del electorado. ¿Se quedan en el PUSC? ¿Se van?

Para Zúñiga, la imagen es clave. “Se trata de un severo golpe a las posibilidades electorales de la Unidad, porque se trata de un enfermo que lo estaban levantando, que mejoraba su salud y de repente se muere. No es solo su salida, sino cómo sale”, analizó Zúñiga.

Cortés considera que puede haber un grupo de decepcionados, que si se pasan al abstencionismo favorecerán al candidato que encabeza las encuestas, es decir, a Johnny Araya, del Partido Liberación Nacional.

La otra opción es que si esos votantes querían un cambio, busquen como opciones al Frente Amplio, al Partido Acción Ciudadana o al Movimiento Libertario.

En todo caso, al PUSC le será difícil convencer a los accionistas de que todavía son una inversión sólida. Sus acciones lo pusieron a la baja y la pregunta no es por la caída, sino por su magnitud.

Sostenbilidad y financiamiento