Asamblea Leglslativa no ha aprobado proyectos prioritarios de Gobierno de Laura Chinchilla

Contingencia eléctrica, plan fiscal y acuerdo con la Unión Europea no brillan en agenda plagada de leyes menores

  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

En cantidad de leyes aprobadas, la actual Asamblea Legislativa ha cumplido con el promedio de los últimos 20 años.

Pero cuando se separa el grano de la paja, este segundo elemento se nota más en la legislación concretada durante el periodo constitucional actual.

Y los proyectos estrella que ha impulsado el gobierno de Laura Chinchilla, son la aguja que se pierde entre ese pajar de leyes.

Las propuestas presidenciales de peso, relacionadas con reformas estructurales, no han brillado.

Todo lo contrario, han pasado por las manos de los diputados con mucha pena y con poca gloria.

Calidad en deuda

Entre las grandes iniciativas que han muerto sin oxígeno político o que dormitan a la espera de un acuerdo se cuentan el plan fiscal.

También sufre el proyecto de “Ley de contingencia eléctrica”, que acaba de reanudar su trámite tras una parálisis de un año.

Ya ni la agenda comercial del Gobierno, otrora respetada y compartida por la mayoría de los partidos políticos, se salva.

Muestra de esto es el Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea (Aacue) que deberá esperar hasta la próxima legislatura, después del 1° de mayo, para ser ley.

Esas banderas arriadas del Poder Ejecutivo, según el exdiputado y analista Alex Sibaja, deslucen una producción legislativa que se ha basado en la resolución de proyectos coyunturales, sin mayor calado nacional.

Los números respaldan ese criterio. De los 302 proyectos aprobados en total en tres años legislativos, el 29,1% corresponde a reformas a legislación existente.

El 27,8% son leyes nuevas y los convenios internacionales representan el 23,5% de lo aprobado.

Las autorizaciones municipales representan un 19,5% del total de la legislación avalada.

A la luz de esas cifras, el exdiputado Mario Redondo concluye que la gran deuda de esta Asamblea es la ausencia de grandes reformas en ámbitos como el político, el fiscal y el administrativo.

“Ha faltado persistencia por parte del Ejecutivo para sacar avante sus proyectos bandera”, estimó Redondo, quien presidió el Congreso entre el 2003 y el 2004.

Fabio Molina, jefe del Partido Liberación Nacional (PLN), refuta la idea de Redondo.

Según el vocero, insignias como la “Ley de Solidaridad Tributaria” cayó en desgracia por nimiedades de la Corte Suprema de Justicia, por lo que consideró irreal pensar que el Gobierno se ha dormido en los laureles a la hora de defender e impulsar sus proyectos estrella.

“La que acaba ha sido la mejor legislatura de los últimos 50 años. Ayudamos con los eurobonos, con Transparencia fiscal y la reforma a la Ley de tránsito , resolvimos problemas que hubieran terminado con protestas en las calles”, insistió Molina.

Sibaja, empero, insiste en que todos esos planes son parte del bulto, curas a medias para los grandes males nacionales.

“El Gobierno se ha enfocado en priorizar aquellos proyectos con un consenso muy amplio. La circunstancia de un congreso multipardista lo impulsa a eso”, agregó.

Esa ingobernabilidad legislativa no solo ha repercutido en la calidad de la legislación.

Ha afectado también la productividad de los diputados.

Números con lógica

Zapote solo ha controlado en su totalidad el Parlamento durante la primera legislatura.

En ese periodo Casa Presidencial logró un acuerdo con el Movimiento Libertario que permitió colocar al diputado verdiblanco Luis Gerardo Villanueva en la silla de presidente del Directorio Legislativo.

Tal lapso, hasta ahora, ha sido el más productivo de Cuesta de Moras. Durante esa primera legislatura 2010-2011, se dio el visto bueno a 113 leyes.

La prioridad del Gobierno en ese año fueron las normas ligadas a las relaciones con el exterior, entiéndase los convenios internacionales y acuerdos de libre comercio.

Según el Departamento de Servicios Parlamentarios de la Asamblea Legislativa, en el periodo 2011-2012 fueron 93 las leyes avaladas, 20 menos que un año antes, para una caída de 17,6% en la producción.

En la segunda legislatura el Directorio estuvo en manos del diputado Juan Carlos Mendoza, del Partido Acción Ciudadana (PAC).

Su mandato fue el resultado de una alianza entre todos los partidos de oposición denominada “Por Costa Rica”.

El experimento opositor solo duró un año, en el cual el Gobierno sufrió el golpe que derribó su plan fiscal, proyecto que consumió la mayor parte del trabajo de los diputados en esa legislatura, lo que incidió en el retraso del trámite de todos los proyectos.

Sin embargo, no solo resultó mal para el Gobierno, pues la alianza fue incapaz de hacer avanzar hasta su aprobación la mayoría de los proyectos de ley que se propusieron en una agenda común que, rápido, quedó en el olvido.

La tercera legislatura, bajo el mandato de Víctor Granados, ha visto un ligero repunte en la cantidad de leyes.

Hasta el pasado 24 de abril eran 96 los proyectos que habían aprobado los diputados, un 3%más que durante la segunda legislatura.

La presidencia de Granados fue producto de un pacto entre el PLN y el Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE), que le devolvió al Gobierno la conducción del Parlamento, aunque no de forma absoluta.

“Queda probado que el modo de Directorio más apropiado para el Gobierno es aquel donde uno de sus diputados lo preside”, concluyó Sibaja.

Mario Redondo, en tanto, cree que la legislatura más importante para el Gobierno, hasta ahora, ha sido la presidida por Víctor Granados.

“Es la que le devolvió la paz relativa al Gobierno. Uno puede ver que varios proyectos salieron porque se logró apagar incendios políticos a tiempo”, estimó.

Caminos distintos

Las tres legislaturas, también, han tenido una ruta distinta en materia de orientación de las leyes producidas.

Si el énfasis durante la presidencia de Villanueva fueron los convenios internacionales –por requerir de mayoría calificada para su aval se tramitan al principio, cuando los consensos son más fáciles de alcanzar, según Sibaja– para Mendoza la ruta la trazaron los proyectos de carácter administrativo, tarifas municipales, judiciales y de desarrollo comunal.

En tanto que el eje de la gestión parlamentaria durante la presidencia de Granados han sido los planes de carácter social, relacionados con temáticas como la de vivienda, salud y laboral, entre otras.

Los proyectos de ley de índole económica y financiera y aquellos del sector ambiental son los que menos se han movido durante las tres legislaturas, aunque ambos tipos de leyes presentaron un repunte durante el periodo que finaliza.

En el mandato de Granados, las comisiones con potestades plenarias han tenido mejores resultados en la aprobación de proyectos que durante la primera y la segunda legislatura, cuando el Plenario acaparó el 83% y el 84% de la productividad, respectivamente.

Tareas para el final

En todo caso, el 1° de mayo representa un nuevo inicio para los diputados.

La cuarta legislatura será la última oportunidad para el Gobierno de Laura Chinchilla para volver a llenar el tanque de combustible de las iniciativas que hasta ahora están paralizadas.

Molina tiene claro cuáles serán los proyectos que dominarán la agenda.

El diputado adelanta que el oficialismo hará todo lo posible por resarcir los señalamientos que se ha ganado por no lograr reformas que impacten al país.

¿Cuál es el plan? Aprobar los proyectos de reforma del Estado que nacieron del informe que 6 notables entregaron a Chinchilla en enero pasado.

También está la reforma al Reglamento interno de la Asamblea y los cambios a la Ley de la jurisdicción constitucional .

Las modificaciones a la Ley de contratación administrativa y a la normativa de expropiaciones lucen urgentes para el PLN.

Molina dice que ese reto no es tan grande como el planteado para la III legislatura, el que cree superado.

Pese a eso, no omite sopesar el papel que tiene la campaña política, que ya gravita alrededor del Congreso.

Una verdadera amenaza para las intenciones del Gobierno de lavarse la cara.

Un vistazo a la brújula legislativa

Las tres legislaturas han tenido rumbos distintos a la hora de legislar:

Legislatura
Primera
Segunda
Tercera
Orientación
Gobierno y administración
34%
52%
12,5%
Social
19%
16%
26,5%
Económica
10%
6%
10,5%
Ambiental
2%
2%
10,5%
Internacional
35%
22%
13,5%
Constitucional
0%
1%
0%
Municipal
0%
0%
12,5%
Jurídica
0%
0%
8%
Hacendaria
0%
0%
6%

Luceros apagados

Plan Fiscal: Aprobado en primer debate. Empero, la Sala Constitucional detectó errores de trámite y en sus contenidos, lo que impidió su votación final.

Contingencia eléctrica: Primero lo debatió una comisión especial sin avances. Tardó un año en revivir. Apenas reinicia su trámite en Comisión de Asuntos Agropecuarios.

Aacue: Dos diputados mantienen frenada su votación en primer debate.

Fuente Archivo.

La marca de cada uno

Los 10 logros de cada presidente:

Luis Gerardo Villanueva Monge: Primera  legislatura 2010-2011

- Crédito   Chilamate-Vuelta Kopper
- Crédito para el PIV I
- Juan Santamaría declarado héroe
- Reforma Ley de armas y explosivos
- Los Crestones, parque nacional
- Ley de arbitraje internacional
- Protección de niños en Internet
- Tratado de extradición con Panamá
- Reforma Ley de violencia doméstica
- Convenio aduanero con el Istmo

Juan Carlos Mendoza García: Segunda  Legislatura 2011-2012

- Reforma art. 64 de la Constitución
- TLC con China
- Reforma art. 78 de la Constitución
- Legalización del porteo
- Regulación del contrato de seguros
- Protección de datos personales
- Fortalecimiento de tributación
- Impuesto a personas jurídicas
- Ley antitabaco
- Transforma IDA en el Inder

Víctor Emilio Granados Calvo: Tercera legislatura 2012-2013

- Reforma Ley de delitos informáticos
- TLC con Perú
- TLC con Singapur
- Traslado de Telecomunicaciones
- Reforma patentes de licor
- Impuesto a casinos
- Ley de transparencia fiscal
- Ley de eurobonos
- Impuestos municipales para agro
- Reforma a Ley de tránsito

Fuente    Servicios Parlamentarios.

INCLUYA SU COMENTARIO