VÍA CRUCIS DEL SISTEMA NO SE DETIENE CON AVAL EN SEGUNDO DEBATE

Nuevas reformas hacen fila para darle vida a la Banca de Desarrollo

Tras cinco años de debate el proyecto para reformar al Sistema de Banca para Desarrollo sufrió cambios que no alcanzaron para afinarlo al 100%.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Recién aprobado, el proyecto para reformar el Sistema de Banca para Desarrollo (SBD) se encamina hacia nuevas modificaciones.

Los nuevos cambios son obligatorios para que el SBD funcione al 100% y los recomendó el Departamento de Servicios Técnicos de la Asamblea Legislativa desde las etapas preliminares de la discusión del proyecto.

No obstante, los señalamientos fueron ignorados por los legisladores que integraron la comisión especial que alistó el proyecto de reforma, foro que laboró durante los cuatros años del periodo 2010-2014.

El departamento de asesoría legislativa recomendó a los diputados otorgar personería jurídica al Consejo Rector del Sistema de Banca para Desarrollo para que pudiera constituirse legalmente en el ente rector de las políticas con que se maneja el sistema.

La reforma tampoco brinda absoluta claridad sobre cómo se operativizará el peaje que se cobra a los bancos privados por operar cuentas corrientes, canon que ya acumulaba $320 millones a noviembre del año pasado, y que se utilizaría para financiar créditos para pequeños emprendedores.

Uno de los aspectos de la reforma que no permite asegurar el uso del peaje para tal fin es que el proyecto redujo las multas que recaerían en contra de los bancos privados que no giren los recursos del peaje al SBD.

La ley actual estipula una suspensión de 15 años en las captaciones de cuenta corriente en caso de que un banco no destine el peaje según lo determina la ley.

Sin embargo, el proyecto aprobado el jueves en segundo debate por los diputados reducirá esa pena a una multa equivalente a la Tasa Básica Pasiva (7,20%) más cuatro puntos porcentuales.

La necesidad de adoptar las recomendaciones de Servicios Técnicos la reconocieron los actuales diputados desde antes de que el proyecto ingresara a su debate final en el plenario.

Empero, los jefes de las principales fracciones argumentaron que era mejor aprobar la propuesta de ley aún con esos errores antes de permitirse nuevos retrasos en su aval, debido al largo recorrido que ya había hecho el proyecto antes de ingresar al pleno, argumento que solo contó con la oposición del Movimiento Libertario. 

Fracciones como las de la Unidad Social Cristiana (PUSC) y Liberación Nacional (PLN) preparan sendos proyectos de ley para corregir los yerros con que se aprobó la reforma al SBD.

Aunque la bancada del Partido Acción Ciudadana (PAC) asegura que la intención del Gobierno es que las reformas se aprueben cuanto antes, aún no hay ningún acuerdo en firme para que ese objetivo sea una realidad.

El proyecto de reforma al SBD tomó auge durante la pasada campaña política, cuando la mayoría de los candidatos a la presidencia se pronunciaron a favor de los cambios, con tal de liberar recursos por el orden de los ¢300.000 millones para impulsar a pequeños y medianos emprendedores como mecanismo para reactivar la economía y generar empleo.

Una carrera de los diputados por aprobar el plan tal y como salió de la comisión podría complicar llegar a esa meta en el corto plazo.

Sostenbilidad y financiamiento