Banco Mundial reduce previsión de crecimiento para Costa Rica en 2015

El origanismo proyecta que economía crecerá 3,4% este año, un pronóstico menos optimista que el 4,1% que hizo en enero


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El Banco Mundial (BM) redujo sus proyecciones de crecimiento económico para Costa Rica al 3,4% para este año, frente al 4,1% previsto en enero por la entidad.

Las estimaciones se desprenden del informe "Perspectivas Económicas Mundiales", publicado ayer y donde se  asegura que el escaso crecimiento de las inversiones en un clima complicado para hacer negocios y la falta de consolidación fiscal, fueron las principales causas que llevaron a la entidad a realizar una nueva proyección a la baja.

Pese a ello, el Banco Mundial prevé un repunte en el crecimiento del país en los próximos años, cuando aceleraría a 4,2% y 4,4% para 2016 y 2017,respectivamente.

Baja regional y global

Al mismo tiempo que el organismo internacional redujo sus previsiones para Costa Rica, lo hizo a nivel global y de América Latina.

Las proyecciones de crecimiento económico global fueron reducidas al 2,8%, cuando seis meses atrás el Banco Mundial previó el 3%.

Para el BM esta leve disminución de expectativas se debe a la contracción de Estados Unidos en el primer trimestre y la desaceleración verificada en la economía china, lo que a su vez conforma un impacto directo para las economías emergentes y en desarrollo.

Y es que el mayor recorte en las previsiones del BM se lo llevó América Latina, para cuya economía calcula ahora un crecimiento de solo el 0,4% para este año, frente al 1,7 % pronosticado en enero.

El organismo internacional sitúa los desafíos domésticos, entre ellos las extendidas sequías, la baja confianza de los inversores y la caída en los precios de las materias primas, como las razones de la caída en el pronostico de crecimiento de la región latinoamericana.

El banco recortó la previsión de crecimiento de Estados Unidos a la mitad, a 2,0%, elevó levemente su expectativa para la zona del euro a 1,5% y mantuvo su expectativa de 7,1% para China.

En general, la previsión para las economías emergentes fue recortada a 4,4%.

A su vez, un mejor o peor panorama dependerá entonces de la decisión de la Reserva Federal de elevar o no su tasas de interés en los próximos meses, gesto que podrá provocar aún más volatilidad en el mercado global.

Eso porque para las economías emergentes o en desarrollo será más caro conseguir dinero fresco y más difícil atraer inversiones, poniendo más presión sobre monedas que ya cayeron significativamente ante el dólar en el último año.

"Estamos alertando a las naciones, especialmente a las economías emergentes, a que se ajusten los cinturones", expresó Kaushik Basu, principal economista del BM.

Sostenbilidad y financiamiento